2016/11/14

Argentina a casi un año del inicio del plan de despegue de Mauricio Macri

El próximo 10 de diciembre el mandatario cumple su primer año en el poder, desde cuando enfrenta una constante lucha por reactivar la economía transandina y que recién podría traer resultados en 2017.Catalina Göpel  CATALINA GÖPEL | LATINOAMÉRICA www.pulso.cl

La semana pasada el FMI levantó finalmente la declaración de censura a Argentina por los datos estadísticos sobre macroeconomía. Además reveló las conclusiones de la revisión del Artículo IV, que no se realizaban desde 2006, y recomendó bajar el déficit fiscal y la eliminación de los subsidios a la energía. Este fue el último capítulo en un año de transformación para la economía argentina, que ha sido lenta, pero activa.
Cuando Mauricio Macri asumió la presidencia de Argentina en diciembre de 2015 tenía un gran listado de desafíos tras ocho años de administración kirchnerista.
“El gradualismo de Macri para enfrentar una situación tan delicada sirvió para evitar la ‘venezuelización’ de Argentina” dijo el economista José Luis Espert, y agregó que “está claro que dados los desequilibrios heredados en materia fiscal, en materia cambiaria y en materia monetaria, no ha sido ni es suficiente por los últimos datos de actividad para recuperar la economía”.
La eliminación al cepo cambiario, la resolución de los problemas de deuda, bajar la carga tributaria y disminuir la inflación son sólo algunas de las obligaciones a las que ha hecho frente la administración del mandatario argentino. 
Al haber eliminado el cepo cambiario, “Argentina ha recuperado alguna cuota importante de libertad” destacó Espert. Y es que tras la liberación del control de capitales, se hizo posible la compra y venta de dólares con un tope de US$2 millones mensuales, como regía en 2011 y se determinó un mercado único de cambios. 
“Otra política a destacar ha sido el blanqueo de capitales” comentó Mercedes Hoffay, Program Manager de Global Americans, de personas que tienen dinero efectivo en dólares en cuentas en el exterior sin declarar, “hasta el momento ha sido una medida muy exitosa, y ha incorporado en el sistema formal aproximadamente US$4.600 millones” dijo la experta. 
En octubre la inflación oficial anunciada por el Indec subió 2,4%, siendo el tercer registro más alto desde que el Gobierno volvió a difundir el IPC. 
Al parecer el ajuste de tarifas realizado en los meses anteriores al gas y la luz, el criticado “tarifazo” que sufrió un primer revés por la anulación de la Corte Suprema, habría generado un salto en la estadística. Si bien el número parece desalentador, si se miran las cifras de la era “K”, el shock en materia monetaria implementado por Macri, ha bajado la inflación sustancialmente. Además, gracias a las expectativas sobre el IPC, el banco central volvió a recortar la tasa de interés Lebac a 26,25%. 
Otro de los puntos que se anotó la administración macrista fue la realización del mini-Davos entre el 12 y 15 de septiembre en Buenos Aires. El encuentro histórico reunió a más de 1.500 empresarios trasandinos e internacionales y, según el ministro de Hacienda y Finanzas de ese país, Alfonso Prat-Gay, generó anuncios de inversiones por US$10.000 millones. La semana pasada, los ojos del mundo volvieron a estar sobre Argentina, donde se llevó a cabo la 50° Asamblea Anual de la Federación Latinoamericana de Bancos. La última vez que habían convocado a tantos hombres ligados a la banca fue en 1996, y tras la inauguración se reveló que volverá a ser anfitrión en 2018.
Todavía falta
Argentina tiene una situación fiscal complicada, con una presión impositiva récord histórica y entre las más altas del mundo, con una herencia de déficit fiscal de 8 puntos del PIB que amenaza con seguir subiendo este y el próximo año. 
“Ahí tenemos un foco grave que Macri debería atacar” señaló Espert. 
Dadas las restricciones políticas, el Gobierno decidió mantener una deuda similar a la de la administración anterior, con un déficit primario superior a 4% del PIB. “El déficit se debe financiar con deuda ya que la presión impositiva es de por sí alta”, dijo Javier Finkman, economista jefe de HSBC Sudamérica y agregó que “esto genera una dependencia alta de los mercados de capitales”. 
Sobre el despegue, “probablemente se comiencen a notar mejoras mensuales en el último trimestre del año y variaciones positivas interanuales durante el año que viene” comentó Ignacio Labaqui, de la consultora Medley Global Advisors. 

Ahora los desafíos en la transición de Macri serán mantener los niveles de aprobación, en un periodo de ajustes y reformas económicas, de cara a las presidenciales de 2019.
Publicar un comentario