2012/06/27

Retail ajusta negocio de tarjetas y número baja en más de cuatro millones desde 2009

Una mayor aversión al riesgo tras la crisis de 2009 y 2010, la mayor competencia por parte de los plásticos bancarios y el cambio en el modelo hacia tarjetas abiertas serían los mayores factores.


por j.c prado y m. villena



El caso La Polar, la Ley Dicom, la adecuación de los modelos de las multitiendas y el primer ajuste en el negocio ocurrido tras la crisis de 2008-2009, son las principales causas que explicarían la reducción en cerca de 4,1 millones en el número de tarjetas de crédito no bancarias emitidas en los últimos tres años.

De los grandes retailers, CMR Falabella es un caso relevante, pues es el que anota la mayor caída: 567.532 tarjetas menos entre marzo de 2009 y marzo de 2012. En la vereda opuesta, Cencosud ha logrado un incremento de 360.862 plásticos.

Eso sí, el mayor retroceso es ABCDIN, con 1,8 millones menos, lo que se explica principalmente por la baja que registró la tarjeta DIN antes que se sumara con la de ABC. 

Para La Polar, la SBIF no entrega los datos para los años 2011 y 2012 dado que están en proceso de revisión. Por ello, en el caso de las tarjetas vigentes se sumó un número promedio de los tres trimestres anteriores a marzo de 2011 y para marzo de 2012 el número que la multitienda entregó en sus EEFF a dicha fecha.



Las causas 


Si bien el primer ajuste se observó entre los años 2008 y 2009 con la crisis, ese factor parece no haber influido igual para todos. 
Y es que desde 2010, las tarjetas bancarias han crecido de una forma no menor, lo que además ha explicado parte importante del avance de las colocaciones de consumo del sector. Ese, es uno de los factores que explicaría la caída en el retail.

Para el experto de Humphreys, Gonzalo Neculman, efectivamente desde la crisis han tenido mayor aversión al riesgo lo que en un momento se visualizó a través de la disminución de los avances en efectivo, pero también hay que considerar que estas tarjetas apuntan a un determinado segmento, y “uno de los factores que puede haber incidido en el retroceso, es que ese estrato se vuelve bancarizable porque aumenta el sueldo promedio”.

En esa línea, el analista de Santander GBM, Adolfo Ortúzar, apunta que uno de los dos efectos en los cambios producidos en los últimos meses es la competencia bancaria, “que es cada vez mayor”, aunque también apunta que “ha bajado el porcentaje de compras por los problemas regulatorios y el caso La Polar, que ha afectado la disponibilidad de los clientes para usar los plásticos, como la línea de crédito que dan las compañías. Por ejemplo, tras la Ley Dicom muchas multitiendas, para dismuir el riesgo, bajaron las líneas de créditos a nuevos clientes”.



Causas estructurales


Más allá de las causales antes mencionadas, también estaría el hecho que los emisores no bancarios han tendido a implementar otro tipo de negocio. Falabella innovó con su tarjeta Visa CMR, mismo camino que están siguiendo otros retailers, como Ripley y Cencosud.

Según el experto de Fitch, Abraham Martínez, estas firmas “han estado haciendo varios ajustes, por ejemplo Falabella a nivel masivo hizo una reconversión de su tarjeta, pasando de ser un plástico cerrado a uno abierto, y éste último tiene un sistema de revolving automático, por tanto el nivel de usuarios que califica para ese tipo de tarjetas es distinto”.

“Pero las tarjetas también han caído porque luego de 2009 hay bastantes castigos, y a futuro esos clientes quedan bloqueados. Y si uno mira los últimos doce meses, hay un efecto relevante de La Polar, los clientes tienen una menor disposición a usar estas tarjetas no bancarias”, apunta Martínez.



www.df.cl
Publicar un comentario