2016/09/14

Valdés y Presupuesto 2017: "Los mayores aumentos serán en educación y salud, pero también hay gastos importantes en seguridad"

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, agregó que si bien el gasto fiscal total aumentará, algunos proyectos de inversión se reasignarán y otros no se iniciarán.

 
El Presupuesto de La Nación para 2017 limitará los proyectos de inversión pública en tanto el gobierno incrementa los fondos destinados a salud y a la reforma educacional, señaló el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés.

El gasto fiscal total aumentará respecto del año pasado y no necesariamente se reducirá la inversión, pero algunos proyectos se reasignarán y otros no se iniciarán, dijo Valdés en una entrevista con la agencia Bloomberg. 

El gobierno aplicó políticas expansivas de inversión en 2014, 2015 y 2016, pero tiene que limitar el gasto para cumplir con su objetivo de reducir el llamado déficit estructural 0,25 puntos anuales del Producto Interno Bruto (PIB) para alcanzar un equilibrio para 2020.

“Habrá cierta normalización de las políticas de inversión, de modo que haya margen para otros gastos”, dijo Valdés. “Los mayores aumentos serán en educación y salud, pero también hay gastos importantes en seguridad”.
La caída de los precios del cobre afecta los ingresos fiscales. Valdés anunció recortes del gasto en marzo, pero la brecha presupuestaria se amplió conforme cedían los efectos de un gravamen extraordinario a los ahorros repatriados. Chile vive un tercer año de crecimiento económico bajo. El Banco Central rebajó en septiembre su pronóstico de crecimiento para 2017 a entre 1,75% y 2,75%, mientras que la estimación de junio era de entre 2% y 3%.

“Toda regla fiscal es perfectible, pero la nuestra es una buena combinación de flexibilidad y disciplina”, dijo Valdés. “Nuestra política de atenernos de manera estricta a la regla fiscal es coherente con la calificación crediticia que tenemos”, agregó.

Chile tiene la cuarta mejor nota posible de Moody’s Investors Service y S&P Global Ratings, lo cual pone al país a la par de China y Taiwan y un nivel por debajo de Francia.

El gasto fiscal creció 2,7% durante el segundo trimestre, lo que contribuyó a compensar la caída de 0,4% del gasto de los hogares. El gobierno no recortará el gasto fiscal y espera que la inversión privada aumente e impulse el crecimiento en los próximos trimestres.

“El ajuste de la inversión relacionada con la minería ha sido más profundo de que habría podido estimarse, y aún no ha tocado fondo”, dijo Valdés. “Pero lo hará en algún momento, y eso dejará de afectar la inversión total”, indicó.

Las instituciones de Chile, sus regulaciones y los indicadores macroeconómicos son sólidos y hay motivos para ser optimistas, dijo Valdés. Pero incluso si la recuperación está cerca, el PIB potencial se ha desacelerado. Un síntoma es el desempleo de 7,1% en julio, el mayor en cinco años pero menor que el promedio de 8,1% de los últimos 30 años.

“Es ambivalente: el bajo desempleo siempre indica que las brechas de capacidad de la economía no son tan grandes, pero por otro lado el PIB potencial crece con más lentitud”, dijo Valdés. “¿Qué es preferible, un desempleo y un PIB potencial elevados o lo contrario?” Es complejo decidir”, añadió.
Bloomberg

Publicar un comentario