2016/08/02

Axel Christensen: "El desafío es transformar el malestar de 'No + AFP', en un cambio al sistema de pensiones"

El director de Estrategia de Inversiones de BlackRock para la región asegura que una AFP estatal satisfaría a quienes buscan competencia, pero no a quienes quieren mejores pensiones ahora.CECILIA ARROYO 

Tras un fin de semana de intenso debate en Twitter, en torno a los cambios que necesita el sistema de pensiones en Chile, Axel Christensen -director de Estrategia de Inversiones para América Latina e Iberia de BlackRock -, se atreve a realizar la defensa técnica de un sistema que, desde su perspectiva, requiere cambios integrales.
Desde BlackRock, Christensen ofrece hoy alternativas de inversión a las AFP, situación que podría ponerlo en una posición incómoda como defensor del sistema. Sin embargo, aclara que ésta es su visión personal, basada en su experiencia como ex gerente de inversiones de AFP Cuprum, entre el 2000 y 2002, y como ex miembro de la comisión Marcel de reforma previsional el 2006.
“El mejor antídoto frente a visiones interesadas es tener una multiplicidad de visiones y yo soy una más. Creo que hay que hacer cambios al sistema y en esa discusión debe haber una amplia cantidad de voces que, además empaticen con el malestar de la gente. Ojalá las decisiones difíciles no sean totalmente de costo del afiliado”, afirma.
El experto está convencido de que parte importante del malestar de hoy responde a que no se le dio la importancia que tenia al debate sobre las bajas pensiones.  Por ello, afirma que el mayor desafío de las AFP es “transformar el malestar desde un ‘No + AFP’ hacia una manifestación más numerosa de cómo mejorar el sistema de pensiones”. Un desafío en el que luego incluye al Gobierno y a todos los que entienden el trasfondo técnico, para buscar la forma de lograr mejores pensiones.
Ambos dice, “deben ayudar a que las medidas que son las que realmente tendrán impactos -más cotizaciones y retrasar la edad de pensión-, sean menos duras de modo que los afiliados no sientan que están haciendo un esfuerzo solos. Medidas para ello hay de sobra en los análisis de la Comisión Bravo y Marcel”.
Un primer paso en esta dirección, dice, es reconocer las voces detrás del movimiento anti AFP. Christensen detecta  tres: los que quieren cambiar el esquema porque idealizan el sistema anterior y sienten molestia por las altas jubilaciones que pagan en otras instituciones, como  las FFAA; los que si bien están de acuerdo con la existencia de un sistema de ahorro individual, están descontentos con los cobros de las AFP y con el hecho de que se lucre con una actividad que debiera ser parte de la seguridad social. Y, por último, los que están en la tribuna ideológica y ven al sistema como un esquema creado en dictadura. 
La dificultad, añade, está en buscar soluciones que convenza a los tres. “Una AFP estatal satisfaría al grupo que busca competencia, pero no a los que quieren pensiones mejores ahora. Menos a los más ideológicos”. 
Bajas pensiones Christensen atribuye las bajas a una multiplicidad de factores, siendo la más relevante las bajas cotizaciones. Aquí, explica hay personas con bajos sueldos, mujeres que han ahorrado menos, se pensionan más temprano y viven más años, y personas que deciden cotizar por menos de su ingreso real, lo que implica una responsabilidad propia. “En cualquiera de estos casos, podrías tener ‘No + AFP’, pero el problema persistiría. Hay un malestar y por eso se busca culpable (AFP), lo que hace a algunos cegarse respecto de su responsabilidad”, explica.
En este sentido, resalta la responsabilidad de las AFP en no educar a sus afiliados para comprender un sistema que es complejo. “Pudieron hacerlo mejor pero se han centrado en una información muy técnica, sin empatizar suficiente con los afiliados” dice. Una forma de aportar es explicar mejor cómo cobran y que eso sea comparable con otras alternativas de inversión. 

A la espera de la formula que José Piñera anunció para reformar al sistema hoy, si bien reconoce el aporte, afirma que el riesgo está en “creer que una sola persona puede bajar de la montaña con la solución escrita en tablas”. “El sistema actual es bien distinto al que se creó hace 30 años. Por otro lado, hay mucha gente, como Mario Marcel y David Bravo, que han aportado al análisis. Una voz como la de Piñera es importante, pero es una más en un proceso de discusión que requiere de mucha gente y análisis para llegar a soluciones”, señala.
Publicar un comentario