2016/07/23

Las 50 empresas más globales de América Latina

Los flujos de inversión extranjera directa caminan hacia economías con comportamientos más estables y castigan a aquellas en las que su potencial se centra en la producción y exportación de materias primas.
Las personas son el activo más valioso de las empresas.

Por Miriam Jiménez

El actual contexto de crisis económica mundial hace prever que los flujos de inversión extranjera Directa (IED) difícilmente llegarán al pronóstico del Banco Mundial (BM), que estima que crecerán 8.4% en 2016. El organismo estimó un incremento de 2.8% del PIB mundial para 2015 y de 3.1% para 2016.

Sin embargo, China ha reducido su ritmo de crecimiento en los últimos tres años, la economía de Estados Unidos no termina por despegar y la Unión Europea hace pericias para mantener el bloque económico unificado pese a que las fisuras parecen cada vez más evidentes.

De acuerdo con un estudio del Fondo Monetario Internacional (FMI), los precios de los commodities permanecerán bajos por tiempo prolongado, lo que prevé una reducción de los flujos de inversión a escala mundial. No obstante, el BM estima que los flujos mundiales de IED habrían crecido 11.4% en 2015. Al primer semestre, la inversión en todo el mundo ascendía a un billón de dólares, un incremento de 60% con respecto del mismo periodo de 2014, y el pronóstico era que los flujos para todo el año ascenderían a 1.4 billones de dólares.

El informe sobre Las 50 Globales en Latinoamérica, elaborado por Forbes, echa una mirada al comportamiento de los flujos de IED en los últimos años, que aunque se observan inversiones relevantes como las anunciadas por Cargill en México o por el Industrial and Commercial Bank of China en Brasil, la tendencia de captación de inversiones foráneas en América Latina no rebasa más de 13% del total de los flujos de inversión a escala mundial.

Te recomendamos leer: Las 10 empresas mexicanas que devoran al mundo

La región sigue por debajo de Asia, que capta 30% del total de los flujos de IED, detrás viene Europa, que capta 23% del flujo de inversiones extranjeras. Por países, al primer semestre de 2015 Estados Unidos había captado 26% y China 14% de los flujos de inversión mundial, de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“El escenario actual es complicado para el crecimiento, pues la demanda externa se ha desacelerado y las condiciones económicas están en un proceso de ajuste, mientras que la cuenta corriente de muchos países se ha deteriorado, incrementado con ello el déficit público, en especial de las economías en desarrollo”, señala Daniel Lederman, economista en jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

En su informe sobre inversión extranjera, el BM indica que la baja de los precios del petróleo, el cobre y la minería impactaron de manera directa en la disminución de los flujos de inversiones hacia América Latina; dicha tendencia marcó además un descenso de la economía de la región en su conjunto en 0.3% en 2015, de acuerdo con el informe sobre Perspectivas Económicas de las Américas del FMI; dicho informe señala que para 2016 la economía de la zona crecerá apenas en un débil 0.8%.

El estudio del FMI también proyecta que la economía brasileña registrará una contracción de 1% para 2016, mientras que Argentina, México y Colombia mantendrán crecimientos moderados.

“Las empresas multinacionales siguen encontrando oportunidades en la región y aunque efectivamente la caída de los precios en materias primas ha incidido para la llegada de más inversión, los inversionistas poco a poco comienzan a llevar sus inversiones hacia sectores de mayor valor agregado”, señala Juan Carlos Jiménez, gerente de promoción de inversiones en Invest in Bogotá.

Lee: Brexit empeoró el panorama de crecimiento global: FMI

“En realidad, los centros de producción de América Latina se encuentran lejos de los grandes núcleos de consumo, es decir que tanto las economías asiáticas, y europeas, así como China o Rusia por ejemplo, no son mercados de fácil acceso para países como Argentina, Chile, Perú o el mismo Brasil, pues les es más difícil transportar sus mercancías manufacturadas y competir con los proveedores de insumos de valor agregado de Asia con que tienen relaciones comerciales esos países y regiones”, afirma Daniel Lederman.

El año 2015 marcó el quinto año consecutivo de una desaceleración económica mundial que tiene traza de convertirse en una recesión prolongada en caso de que las economías de Estados Unidos y China no recuperen pronto el camino de crecimiento y la Comunidad Europea no logre resolver las presiones de recesión de algunos de los miembros del grupo como Grecia, Italia y Portugal.

También puedes leer: Las empresas mexicanas que buscan conquistar el desierto árabe

De acuerdo con el BM, el entorno actual está determinado por cuatro factores que están marcando las tendencias de la economía mundial:

En primer lugar, el debilitamiento del crecimiento de los países exportadores de petróleo; han perdido fuerza económica luego de la abrupta caída del precio del barril de crudo.

En segunda instancia, la desaceleración de China y la transformación de su economía que comienza a dejar de depender de sus inversiones foráneas en la producción y extracción de materias primas y virar hacia productos y de alta manufactura.

Un factor más es el final del auge del flujo de créditos e inversión que recibieron los países exportadores de materias primas, rubro en el que se encuentran varios países de América Latina.

Por último está el juego geopolítico, que genera tensiones en varias regiones del planeta y que podrían desembocar en conflictos bélicos, que conllevarían altos costos económicos y sociales en el planeta.

A continuación te mostramos el listado de las 50 empresas más globales de la región:


También lee: 15 empresas de Centroamérica quieren dar batalla al mundo

 

Perspectivas

Aunque México capta apenas 1.4% del total de la IED a escala mundial, la tendencia va al alza. Las reformas en telecomunicaciones y energía están por comenzar a dar resultados en cuanto a la atracción de inversiones foráneas. Datos de la OCDE señalan que, hasta septiembre de 2015, México había captado 11% más inversión que al mismo mes del año anterior, y las estimaciones de crecimiento del pib, aunque marginales, son positivas.

Para Brasil el panorama es distinto; el contexto político y de escándalos de corrupción frenan la entrada de capitales foráneos, lo que vaticina una contracción de 1% del PIB para 2016, mientras que en 2015 se estima que la caída de la economía fue de 3%, de acuerdo con datos del FMI.

Colombia es de los países que muestran un crecimiento aun con este contexto, y la llegada de IED en aumento en lo que resta del año. Hasta ahora, hay 160 empresas interesadas en invertir en ese país y las perspectivas de crecimiento del PIB para 2015 es de 3.8% y de 3.5% para 2016, señala Juan Carlos Jiménez.

“Estamos promoviendo sectores con alto potencial de inversión como el de industrias creativas, alimentos y vivienda, en donde hay una importante oportunidad de crecimiento para los inversionistas que deseen llegar a Colombia”, añade Jiménez.

Te puede interesar: México libra el efecto Brexit: crecerá 2.5% en 2016

Aunque los escenarios de crisis pueden ser una oportunidad para los inversionistas extranjeros debido a que algunas empresas entran en problemas de liquidez, ese escenario estaría limitado mientras la demanda mundial no se recupere, pues eso haría que la llegada de capitales foráneos sea más estratégica y lenta.

No obstante, en 2014 las operaciones de fusiones y adquisiciones en el mundo sumaron 223 transacciones, un incremento de 32% con respecto de un año antes; hasta el cierre de esta edición, el BM no tenía cifras disponibles de 2015, pero se estima un comportamiento similar al del año previo.

“Es importante que América Latina trabaje en el fortalecimiento del comercio intrarregional, abaratar los costos logísticos y burocráticos para agilizar el intercambio comercial entre sí, desarrollar infraestructura como puentes y caminos que dinamicen el intercambio económico de la región, pues de otra manera, el crecimiento económico seguirá limitando”, sentencia Lederman.

En conjunto, la economía de Sudamérica se habrá contraído 1.5% en 2015, de acuerdo con el informe del FMI, y se estima que para 2016 la caída sea de 0.3%, con Venezuela como el país con la mayor caída del pib en 2015, estimada en cerca de 10%, y de 8% para 2016. De hecho, Venezuela es el país latinoamericano que mayor contracción económica ha reportado en los últimos cuatros años.

Según las proyecciones del BM, el crecimiento de las economías avanzadas estaría cercano a 2% en 2015 y a 2.2% en 2016. El informe señala que el repunte está ligado a la recuperación económica, aunque modesta, de la zona euro, y al regreso de Japón a niveles de crecimiento positivo gracias a la caída de los precios del petróleo, al contexto de la paridad cambiaria global y a mejores condiciones financieras en el comercio mundial.

Por otra parte, las perspectivas de crecimiento de las principales economías emergentes tendrán variaciones dependiendo de cada contexto y región.

Pero de acuerdo con el informe del BM, en su conjunto se están debilitando en términos generales las perspectivas y proyecciones de crecimiento para estas economías como grupo, pues reportaron una disminución de 4.0% en 2015.

La recuperación dependerá en gran medida de la política de tasas de la reserva federal de Estados Unidos en los próximos meses. De acuerdo con algunos analistas, la expectativa es una próxima alza, aunque no se sabe cuándo sería esa nueva subida, sobre todo en un contexto en el que la misma Janet Yellen afirmó en meses pasados que el alza de las tasas en el pasado mes de noviembre podría revertirse, pues no descarta reducciones en su tasa de referencia.

Puedes leer el reportaje completo en la edición de mayo de Forbes México. - Read more at: http://scl.io/IJcldVcU#gs.yCsRFPw
Publicar un comentario