2016/04/26

La Polar: bonos convertibles en acciones ponen en duda llegada de un controlador

Hasta ahora sólo 10% ha pedido el cambio y en caso de llegar al 100% estos bonistas manejarán el 66,6% del retailer y como en su mayoría son bancos y AFP negociarían el traspaso de los papeles.

Por José Troncoso O.
La Polar: bonos convertibles en acciones ponen en duda llegada de un controlador
El mercado está nuevamente expectante sobre el futuro de La Polar.
La principal duda es si algún inversionista apostará fuerte por la empresa y buscará tomar el control.
No obstante, todo está en la nebulosa porque sólo el 10% de los bonos H han sido convertidos en acciones. En caso de que el 100% de los documentos sea transformado, estos bonistas manejarán el 66,6% de la propiedad de la firma de retail. En su mayoría estos títulos están en manos de bancos y AFP, los que negociarían el traspaso de sus papeles, según afirman fuentes al tanto.
En febrero del año pasado, se materializó el prepago parcial de la deuda senior y junior de la empresa, tras su reestructuración financiera, principalmente a través del denominado bono convertible serie H.
Este instrumento es equivalente a 1.997.235.044 acciones y, en caso de una conversión íntegra, representa el 66,6% de la propiedad de la compañía.
El remanente de bonos F y G modificados con valor nominal de $ 65 mil millones y $ 236 mil millones, respectivamente, quedan pagaderos en un sólo cupón con vencimiento al 31 de diciembre de 2113 sin amortizaciones ni intereses.
“Al cierre de los Estados Financieros de diciembre de 2015 se han convertido 197.199.216 acciones, equivalentes a $ 16.156.484.439 en bonos convertibles”, precisó la empresa en su memoria anual 2015.
Existe un plazo de tres años, a contar del 6 de febrero de 2015, para realizar la conversión de bonos convertibles en acciones de la empresa. Posterior a dicho plazo todo bono no convertido será pagado al 31 de diciembre de 2113 en un solo cupón, sin intereses ni amortizaciones.
Esto pone un manto de incertidumbre respecto a la propiedad de la multitienda, según comentan varios ejecutivos relacionados con inversiones en La Polar. Según se precisa, son pocos los inversionistas que están apostando por adquirir papeles del retailer ante las dudas sobre qué pasará con los bonos convertibles.
Esta situación estaría quedando en evidencia, por cuanto tomar el control de La Polar es relativamente barato: la capitalización bursátil de toda la empresa es de US$ 69,7 millones.
Pese a todo, la acciones han sufrido movimientos. Pequeñas compras que han movido el precio de la acción.
Según ha trascendido, los acreedores de La Polar han analizado una estrategia conjunta para detectar a eventuales inversionistas interesados en quedarse con el retailer.
La idea es vender de manera simultánea. No está entre las opciones un manejo permanente de los dos tercios de la compañía
Para algunos, este sería un movimiento relevante para La Polar, pues la empresa necesita recursos frescos para mantener su operación, principalmente para inyectar liquidez a su negocio financiero. Un accionista controlador, afirman conocedores, sería un espaldarazo.
Pero lo anterior no se ve fácil. El negativo escenario económico ha golpeado las ventas de las multitiendas y La Polar no ha sido la excepción, pese a que ha evidenciado mejores cifras tras el descalabro por el fraude de las repactaciones unilaterales, que incluso la llevó a sellar un convenio judicial con sus acreedores.
El año pasado, la compañía registró pérdidas por $ 48.557 millones. Fue su peor año desde 2013, cuando reportó pérdidas por $ 59.883 millones luego del cierre de su negocio en Colombia.
La compañía informó que, a partir de la sentencia del Segundo Tribunal Tributario del 24 de febrero del 2016, decidió provisionar $ 12 mil millones y, adicionalmente, una reversa de unos $17 mil millones asociado a una provisión de impuestos por recuperar. En todo caso, dijo que “aún quedan recursos judiciales pendientes”.
Diario Financiero consultó de manera oficial a la empresa por la situación de los bonos convertibles, pero no hubo respuesta. Hoy, la empresa no tiene un encargado de comunicaciones, y quien ve los temas con los medios de comunicación sería el investor relations.

EL FUTURO

Según el último reporte de la clasificadora Humphreys, La Polar requiere incrementar significativamente su escala de negocios y elevar sus niveles de eficiencia para generar los excedentes necesarios que le permitan responder a las obligaciones financieras.

Lo anterior también le permitiría acceder a nuevos créditos, algo que es vital para el crecimiento de su negocio financiero, dijo la entidad.

Añadió que el desafío de la compañía no es menor por cuanto requiere un aumento en sus ventas por metro cuadrado, junto con mayores colocaciones para acercarse a los estándares de los líderes de la industria, sumado a una mejora en la gestión de costos y gastos, de modo que sus márgenes se acerquen a los del mercado en que está inmersa.

"Más allá de la adecuada gestión llevada a cabo por la administración actual, La Polar presenta claras características y, por ende, riesgos propios de un proyecto aún no consolidado. Además, se debe considerar que la economía no ha presentado un desempeño dinámico, situación que no se espera que se revierta en el corto plazo", remató la agencia clasificadora.
www.df.cl
Publicar un comentario