2016/01/26

Disputa entre Hacienda y MOP traba proyecto de ley que crea fondo de infraestructura

Qué modelo de administración, quiénes pueden ser directores y por cuánto tiempo, son las principales dudas que retrasan envío de la iniciativa al Congreso.

Por Hernán Vargas S.
Disputa entre Hacienda y MOP traba proyecto de ley que crea fondo de infraestructura
Una larga discusión ha existido entre los ministerios de Obras Públicas y Hacienda para aterrizar el mandato presidencial de crear un fondo de infraestructura. Aunque ya se acordó la instauración de una empresa, todavía no se alcanza acuerdo en qué modelo de gobierno corporativo usar.
Por eso, si bien enero era el plazo para mandar el proyecto al Congreso, esto se dejaría, en el mejor de los casos, para marzo y así, dicen desde la industria, presentar una iniciativa robusta.
“El pasar desde un fondo similar al que tiene la Unión Europea, hacia el modelo de una empresa estatal no es fácil. Establecer una empresa nacional de infraestructura genera una discusión importante sobre cómo se administra, cómo es su gobierno corporativo y de qué manera se involucra en los proyectos con los privados”, dice un conocedor del proceso.
Una fuente del sector, que está al tanto de las discusiones entre el MOP y Hacienda, señala que “están entrabados en materias del gobierno corporativo, respecto a qué modelo se utiliza, a quiénes se designa y por cuanto tiempo”.
La misma fuente sostiene que , de todos modos, en el Ejecutivo está la voluntad de sacar adelante la empresa de infraestructura, por el importante rol que puede jugar este sector para enfrentar la desaceleración económica.
Los anteriores plazos
El 30 de septiembre de 2015 era el plazo fatal que se había autoimpuesto el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, para entregar a la presidenta Bachelet el borrador del proyecto, desarrollado en conjunto con Hacienda.
Sin embargo, el terremoto en la Región de Coquimbo desvió la atención de los ministerios, pero también las diferencias sobre cómo establecer el fondo, sin que afectara las cuentas fiscales, lo que finalmente derivó en la creación de una empresa.
El mes pasado, Undurraga señalaba respecto a los plazos que “esperamos durante diciembre tenerlo acordado para presentárselo a la presidenta. Básicamente, creemos que (en una empresa) están los elementos de gestión adecuados para poder desarrollarlo de la mejor forma y ha sido bien recibido por los distintos actores a quienes les hemos preguntado, tanto públicos como privados”.
La propuesta
La propuesta del fondo estableció que los activos que lo conformaran serían los del Estado en las concesiones, puesto a valor presente, provenientes del valor residual del activo físico al terminar una concesión y, por otro, los flujos futuros de la obra.
Aunque en primera instancia se habló de establecer una estructura de banco de segundo piso, con una administración al estilo del Banco Central, se optó por una empresa estatal.
Esto no tendría efecto en las cuentas fiscales y, también, aseguraría que el dinero de los activos no forme parte del presupuesto general de la nación. La empresa administrará un fondo de US$ 9.000 millones, lo que sería una disminución respecto a los primeros cálculos que cifraban el valor actual de los activos entre US$ 20.000 millones a US$ 30.000 millones.
CONCESIONES RETRASA OFERTAS DE OBRAS POR US$ 300 MILLONES
Un mes adicional es el que entregó el Ministerio de Obras Públicas (MOP) para que eventuales interesados puedan analizar si entregan o no ofertas económicas y técnicas en dos de las principales obras a concesionar durante 2016.
Se trata del Túnel el Melón y la ruta Nogales-Puchuncaví, las que, en un primer calendario, debían recibir durante enero las ofertas. No obstante, dado el reducido número de compañías precalificadas, se optó por posponer esta instancia, a fin de sumar interesados.
En primera instancia, Túnel El Melón recibiría ofertas el 15 de enero, mientras que Nogales-Puchuncaví lo haría este viernes.
Cabe recordar que a fines de 2015 el embalse Punilla, obra por cerca de US$ 500 millones, recibió sólo una oferta -de la italiana Astaldi-, pese a que casi una decena de empresas estuvo precalificada en el proceso.
Algunos conocedores de la industria dicen que existe un fuerte vínculo entre Túnel El Melón y la ruta Nogales-Puchuncaví, ya que se apuesta por las empresas estén interesadas en ambas iniciativas. De ahí, sostienen, la decisión del Concesiones de retrasar en simultáneo los procesos.
Túnel El Melón contempla un monto de inversión por US$ 128 millones, mientras que Nogales-Puchuncavía es de US$ 210 millones.
www.df.cl
Publicar un comentario