2015/12/14

Crecen dudas en la NM por “adecuaciones necesarias” y piden aclaraciones al gobierno

Legisladores plantearon que el Ejecutivo debiera precisar hoy el alcance de las últimas indicaciones al proyecto laboral antes de comprometer apoyo.
Por K. Peña y N. Vila
Crecen dudas en la NM por “adecuaciones necesarias” y piden aclaraciones al gobierno
Tras el ingreso de indicaciones al proyecto de reforma laboral, el sector más moderado de la Nueva Mayoría finalmente impondría sus términos en la discusión, al menos durante su tramitación en el Senado. Así lo vaticinan parlamentarios “del bando opuesto” que se autodefinen como promotores de entregar o asegurar mayores derechos a los trabajadores. De esta forma, perfeccionamientos claves, principalmente vinculados a la huelga, no podrían eludir la comisión mixta.
Según la lectura de legisladores de este “sector”, el eje más “conservador” del oficialismo, compuesto por los democratacristianos Patricio e Ignacio Walker, Andrés Zaldívar, Jorge Pizarro, Manuel Antonio Matta, Pedro Araya (independiente cercano a la falange); y los PPD Ricardo Lagos Weber, Eugenio Tuma y Felipe Harboe, respaldarán los ajustes del gobierno como el que faculta al empleador a realizar las “adecuaciones necesarias” de trabajadores durante la huelga, la que permite el descuelgue y la que exige un 50% de representatividad a los sindicatos de empresas con menos de 50 trabajadores.
El diagnóstico es que con algunos votos de la oposición los cambios están prácticamente asegurados. “El proyecto es moderado en su origen y se moderó aún más”, expresó la senadora PPD que integra la comisión de Trabajo, Adriana Muñoz, quien acusó al ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, y a la titular del Trabajo, Ximena Rincón, de realizar “bastantes concesiones” con un sector de la Democracia Cristiana y el PPD, que “no están de acuerdo con la huelga real y efectiva, es decir, sin reemplazo”.
Así, espacios para consensuar posturas al interior del oficialismo o realizar nuevos perfeccionamientos ya no quedan, concuerdan en el “ala progresista” de la Nueva Mayoría. O sea, ven que las indicaciones formuladas por el gobierno, que fueron categóricamente rechazadas por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y en términos más moderados por la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), avanzan hacia su aprobación.
Molestia en la CámaraLas diferencias no son exclusivas del Senado y se repiten en la Cámara de Diputados aunque con una correlación de fuerzas algo distinta.
El ala de diputados que dice “defender el derecho a huelga efectiva” parece ser mayor a quienes desean moderar el proyecto del Ejecutivo, con una indicación de “adecuaciones necesarias” que muchos acusan de ser sinónimo de un reemplazo interno en el caso de huelga.
La bancada compuesta por los seis legisladores del Partido Comunista y Sergio Aguiló (de la Izquierda Ciudadana), adelantó su voto en contra a este cambio, que asumen se aprobará en el Senado. También anticiparon un rechazo a todo el paquete de indicaciones del Ejecutivo y que buscarán trasladar el debate a la comisión mixta.
Son cambios “malos técnicamente, malos políticamente y malos socialmente”, expresó el diputado Aguiló.
Diputados de todos los partidos oficialistas afirmaron que se opondrán a “cualquier posibilidad de permitir el reemplazo en la huelga”, por lo que solicitarán aclaraciones al gobierno.
El diputado del PPD que integra la comisión de Trabajo, Tucapel Jiménez, se manifestó decepcionado con el Ejecutivo. “Siempre entendimos que en el Senado se iban a realizar cambios, pero también siempre sentimos un compromiso del Ejecutivo de no tocar el corazón del proyecto, que es titularidad sindical, huelga real y efectiva, extensión de beneficios con acuerdo del sindicato y ley de pisos”.
“Con las indicaciones, especialmente con la adecuación de funciones, siento que se altera ese compromiso de no tocar el corazón de la reforma”, expresó el parlamentario.
Jiménez puntualizó, eso sí, que las otras indicaciones no son el problema. “El descuelgue no me complica, porque tiene que existir libertad del trabajador, tampoco que los sindicatos de micro y pequeñas empresas deban representar al 50% de los empleados”.
La posición de un grupo importante de diputados estima que lo aprobado en junio por la Cámara es un buen proyecto, por lo que defenderán ese texto cuando retorne del Senado.
También hay quienes juegan al misterio. “Nunca mi postura va a ser el inmovilismo total, pero tampoco el entreguismo total”, sostuvo Pepe Auth, diputado del PPD de la comisión de Hacienda, quien el viernes señaló “no conocer” las últimas indicaciones presentadas por La Moneda.
La inminente comisión mixtaCon las voces del oficialismo que finalmente habrían logrado “moderar” el articulado y así “desalinear” a la NM, parece estar asumido entre los parlamentarios que materias sensibles del texto deberán ser zanjadas en una comisión mixta.
Esto, a pesar que reconocen que el apoyo al gobierno no está en jaque con estos ajustes y que inevitablemente pedirán las precisiones necesarias al gobierno en las reuniones que sostendrán durante esta semana para resolver las inquietudes que despertaron perfeccionamientos relacionados a la huelga, el descuelgue y la extensión de beneficios.
“Si la indicación efectivamente crea las condiciones para que exista un reemplazo solapado yo no estoy por votar favorablemente aquello, porque debilita el poder negociador de los trabajadores”, lanza de entrada el diputado DC Patricio Vallespín. Además, dice, “si la extensión de beneficios es sólo unilateral por parte del empleador sin ninguna condición o requisito claro y pertinente, también tengo mis dudas respecto a su aprobación”. Por esto, señala que si estas preocupaciones no son aclaradas por el gobierno “yo estaría con que eso terminara mejor en comisión mixta para perfeccionarlo”.
El diputado René Saffirio apunta que el principio hasta el minuto es que “vamos a votar en la Cámara favorablemente lo que ya se aprobó en la Sala” y que la regla general es que no vamos a ceder en aquello que signifique rebajar el estándar de protección. “Si lo hace, no lo vamos a aprobar y tendremos que resolverlo en una comisión mixta”, sostiene.
Por esto, es claro en afirmar que ante ajustes que podrían abrir la ventana al reemplazo “lo más probable es que se termine en comisión mixta”.


Andrade: "Tal cual está la indicación, hay espacio para el reemplazo interno"
Ex ministro del Trabajo asegura que esta materia "inevitablemente nos va a llevar a tercer trámite, salvo que en el Senado se pueda arreglar mejor".
Si bien reconoce que hay algunos ajustes ingresados por el Ejecutivo al proyecto de reforma laboral que deben perfeccionarse, el ex ministro del Trabajo e integrante de la comisión del área de la Cámara de Diputados, Osvaldo Andrade, dice no alarmarse antes de tiempo. "No me desespero, son propuestas, hay que discutirlas", asegura
- ¿Los ajustes representan un avance o un retroceso?
- En algunas cosas se mejora, por ejemplo, en los pactos hay mejorías, en algunas precisiones en evitar que se puedan contratar trabajadores para eventuales reemplazos. Todo eso me parece bien. ¿Qué preocupación tengo? Tengo dos tipos. Una, me preocupa que no quede bien planteado el tema de las adecuaciones necesarias. Tal cual como está, si no hay un acotamiento más nítido, creo que eso tiene mucho olor a reemplazo interno más elaborado y claramente eso atenta contra la base del proyecto.
- ¿La indicación propuesta encamina de plano el reemplazo?
Tal cual como está la indicación presentada por el gobierno, creo que hay un espacio para reemplazo interno efectivamente. Ahí hay que tomar alguna providencia, hay que mejorar mucho esa redacción y eso inevitablemente nos va a llevar a tercer trámite, salvo que en el Senado se pueda arreglar de una mejor manera. Pero a estas alturas eso nos va a llevar a mixta. Tal como está, con la indicación que se elimina puestos de trabajo y además se establecen estas adecuaciones necesarias, tal cual como está, el espacio para el reemplazo interno existe.
¿Cuál es la segunda preocupación?
- También tengo una cierta preocupación respecto al tema de los descuelgues. Se está manteniendo la teoría de los 15 días, pero en materia de pequeña y mediana empresa el descuelgue es a los cinco y ahí hay un retroceso.
- ¿Qué ajustes valora?
- Desde el punto de vista de las iniciativas del gobierno, hay un buen paquete de indicaciones que son más bien cosas de resolver situaciones, precisar cosas (...) Todo eso me parece bien, no tengo mayores inconvenientes. El gobierno decidió además no innovar en materia de extensión, de sindicato interempresa, todo eso mantiene la matriz de la Cámara en donde creo que habíamos hecho un buen trabajo.
- ¿Cómo se explica que la CUT esté en "picada" contra el gobierno a partir de las indicaciones?
- No me siento en condiciones de interpretar a la CUT. Me gusta mucho que la CUT haya reconocido que en la Cámara hicimos una buena tarea, no se lo había escuchado, así que bienvenido sea y entiendo que esté incómoda porque si no se hacen estas correcciones puede desestabilizarse un poquito la matriz del proyecto, pero para eso está el tercer trámite y está la mixta. Es el momento oportuno, ya que ésta es una controversia que tenemos al interior de nuestra coalición, que el gobierno tomara la iniciativa -algo que sugería hace tiempo- de juntar a los senadores y diputados del ámbito y conversar. Si tenemos un tercer trámite conversado, no es lo mismo que un tercer trámite en controversia, sobre todo porque la reforma laboral está en la agenda prevista para que la culminemos el 31 de enero y con mixta eso se hace muy difícil. Lo que sí invito es que si queremos ganar tiempo, y el gobierno entiendo que está interesado en eso, sería interesante que tomara una iniciativa al respecto.
- ¿Es preocupante que la DC desordene la Nueva Mayoría?
- No me hago problema. Lo que a veces me provoca cierto desaliento es cuando escucho a gente nuestra con los mismos argumentos que le escucho a la gran empresa.


"Las indicaciones no son un retroceso; son un avance, pero muy tímido"
La ex ministra del Trabajo descartó que la fórmula que permite "adecuaciones necesarias" de trabajadores durante una huelga sea un mecanismo de reemplazo interno.
POR NARAYAN VILA
Como un "avance muy tímido" calificó, la ex ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, el paquete de indicaciones presentado por el gobierno a la reforma laboral. Si bien la actual candidata a alcaldesa de Providencia reconoció que los perfeccionamientos propuestos por el Ejecutivo "no son un retroceso, tampoco son un gran avance", expresó. Sobre uno de los puntos que ha despertado mayor polémica -la posibilidad que el empleador realice "adecuaciones necesarias" entre sus trabajadores durante la huelga-, Matthei afirmó que "es lo mínimo" que se puede hacer por alguien que administra una empresa. "Lo que se permite es sólo que los trabajadores hagan aquello que está en sus contratos, pero que realizan de forma más o menos habitual", agregó la ex colaboradora de Piñera. Y, en seguida, puso el siguiente ejemplo: "Si hay una secretaria en huelga y otra no, la segunda tendrá que atender los dos teléfonos, eso es todo". Como conclusión, Matthei señaló que la indicación sugerida por el gobierno "no es un reemplazo interno". Para la ex ministra del Trabajo, la corrección del gobierno "tampoco es un avance importante, porque siguen existiendo trabas para que la empresa funcione", desconociendo un principio básico de la OIT, que considera una huelga como "toda suspensión del trabajo, por breve que sea ésta".
- ¿Habría destacado una fórmula más explícita de reemplazo?
- Yo hubiese preferido una fórmula más amplia de reemplazo interno, no más explícita. Acá lo único que se permite es que alguien que ha realizado la función, pueda cumplir la labor del huelguista. Es enormemente limitado.
- ¿Se está moderando el proyecto?
- Hay que mirar todavía qué pasará con las indicaciones de extensión de beneficios, sobre huelga calificada como violenta o pacífica. Pero el proyecto aún es muy ideológico.
- Pero, ¿no hay nada que destacar?
- Los ajustes son tan pequeños e insignificantes que no hay mucho que destacar en ningún sentido. Si tenías que avanzar 10 pasos, diste medio paso.
- ¿Y la posibilidad de descuelgue en la huelga?
- Es razonable. Es un derecho mínimo que tienen los trabajadores.
- ¿Los trabajadores quedan en mejor posición para negociar con o sin reforma laboral?
- Los trabajadores quedan mucho peor. Quedan mejor los dirigentes sindicales, la Central Unitaria de Trabajadores y el Partido Comunista.
Acuerdo de Voluntades
Matthei respaldó, calificándolo como "histórico", el Acuerdo de Voluntades firmado, en 2012, por la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) y la CUT. Ese documento, entre otros puntos, apoyó "fortalecer el sindicato como el principal sujeto de la negociación colectiva" y que los nuevos contratos colectivos "deben mantener las condiciones de la anterior negociación".
- Dado lo anterior, ¿por qué ahora se opone al proyecto del gobierno?
- El acuerdo era muy general, nunca se llegó a los detalles, que es donde te juegas la vida. La titularidad sindical, por ejemplo, algunos la entienden como que un sindicato tiene preferencia, otros como que tiene el monopolio. Los acuerdos fueron bastante vagos e imprecisos. Cuando se buscaron precisiones, Arturo Martínez (entonces presidente de la multigremial) no estuvo de acuerdo.
Publicar un comentario