2015/12/14

Sector de la construcción volvió a sumergirse en el pesimismo en noviembre

Este deterioro no arrastró la medición general del Índice de Confianza Empresarial CEEN-UDD, que siguió en nivel neutral.
A escasas semanas de que termine un nuevo año, el estado de ánimo de los empresarios no termina de mejorar y, por el contrario, en algunos sectores definitivamente volvió a deteriorarse.
Ejemplo de ello es la construcción, rubro que volvió a sumirse en el desencanto en noviembre según mostró el Índice de Confianza Empresarial (ICE) que elabora que elabora el Centro de Estudios en Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo en conjunto con Diario Financiero.
El ICE del citado sector se desplomó en 20,3 puntos, pasando de un nivel neutral a uno moderadamente pesimista, debido a que todas las percepciones de confianza en el área retrocedieron, con más fuerza en lo relativo a la situación económica y del negocio, frenando el moderado optimismo observado en los meses anteriores.
Este comportamiento coincidió con la cercanía de la entrada en vigencia del cargo del IVA en la construcción a raíz de la reforma tributaria, los que se materializaría a partir de enero de 2016.
Sin embargo, la medición no alcanzó a incorporar los cambios anunciados el 1 de diciembre por el Ministerio de Hacienda, que permitirán que las viviendas que hayan comenzado a construirse este año y cuya entrega sea antes de fin de 2016, no pagarán el tributo.
Otro rubro con un movimiento importante fue agricultura, que registró el mayor avance entre todas las ramas económicas que componen el ICE (37,9 puntos). Pero, a pesar del salto, la confianza del sector permanece en terreno negativo (-10,1 puntos)
En los restantes ámbito -industria, comercio, finanzas y minería- la confianza solo mostró variaciones leves, manteniéndose en un estado también de carácter neutral.
¿La confianza se estabiliza?
En términos globales, y en el marco de un mes donde la inflación sorprendió levemente al alza, el desempleo anotó un leve retroceso y la actividad sectorial exhibió desempeños mixtos, el ICE general se mantuvo en un nivel neutral de confianza, tras una variación marginal de 0,7%.
Esto, a pesar de que la percepción de la situación de la economía pasó de neutral a un escenario levemente pesimista, mientras que el panorama previsto por los empresarios para el número de trabajadores persistió en un terreno levemente pesimista.
La estabilización de la tendencia fue confirmada por el promedio móvil trimestral, que alcanzó -2,4 puntos, similar a los resultados que se observaron en los tres meses previos.
Durante noviembre, tanto la percepción de los empresarios sobre la demanda en el país, el nivel de inventarios y la proyección de la situación del negocio, se mantuvieron en el rango neutral de confianza.
A su vez, la visión para el precio de los insumos transitó de un estado de confianza levemente pesimista a uno neutral.
Imagen foto_00000001Imagen foto_00000002


EMPRESAS: ¿CÓMO ESTÁ EL ÁNIMO?
A diferencia de la situación registrada durante meses anteriores, el ánimo no mostró diferencias en función del tamaño de las empresas en noviembre y, de hecho, se ubicó en un terreno neutral. Es decir, no hay ni optimismo ni pesimismo sobre lo que se espera para la demanda nacional, inventarios y situación del negocio tanto en las pequeñas como medianas y grandes compañías. La única excepción en este panorama se relacionó con el número de trabajadores en firmas grandes, ya que el índice se ubicó en un nivel levemente pesimista. Todo esto en mientras la reforma laboral experimenta momentos cruciales en el parlamento y mantiene el panorama incierto en ese mercado , al tiempo que la tasa de desempleo sigue mostrando resilencia en relación al menor crecimiento que ha registrado la actividad económica durante todo el 2015.

Publicar un comentario