2013/09/07

Las AFP contraatacan

Actuar rápido o trabajar por muchos, muchos años más...

Felipe Ramírez
Felipe Ramírez

El presidente de la Asociación de AFP volvió a encender la mecha de un debate que había bajado sus decibeles entre campañas electorales y revisiones históricas. Si sirvió para algo, fue sin duda para recordar que la jubilación es uno de los principales temas que quita el sueño a los chilenos de hoy. Cómo prepararse para ese momento.

Desde Colonia del Sacramento, Uruguay

Todo arrancó a fines de la semana pasada cuando el vespertino La Segunda publicó las tablas de expectativa de vida que las Administradoras de Fondos de Pensiones y aseguradoras utilizan para calcular los montos de jubilaciones de las personas una vez que terminen con su etapa laboral activa.

Bueno, la sorpresa del asunto fue constatar que, según estas entidades, los chilenos viven -en promedio- hasta la avanzada edad de 110 años...

Pero como al mismo tiempo la OCDE dice que la expectativa de vida en Chile es de 81 años, entonces le fueron a preguntar por este tema al mismísimo presidente de la Asociación de AFP, Guillermo Arthur.

¿Y cuál fue su respuesta?

"Yo no soy técnico pero tengo que confiar en que esas son las expectativas de vida reales; de hecho las personas hoy se mueren mucho más tarde que antes...".
Creo que ahora nos queda claro, ¿o no? Siendo así la cosa, es a esto a lo que deberíamos atribuir los bajos montos de las pensiones a las que se está accediendo hoy en día.

¿Y cuál fue la solución propuesta por Arthur? Porque aunque usted no lo crea, el hombre va más allá y diseña políticas con altura de hombre de Estado. Según él, las personas deberían tener un mínimo de años cotizados para poder pensionarse.

De no tenerlos, ¡a trabajar hasta el último día de sus vidas!

La verdad, no sé si reír o llorar.

¡110 años! Yo no conozco a nadie que haya vivido hasta esa edad.

¿Usted?

"DESINFORMA, DESINFORMA, QUE ALGO QUEDA"

Lo bueno de las palabras de Arthur fue que trajeron de vuelta al ruedo el debate en torno a las pensiones y las AFP. Entre la atención que suscitó la campaña electoral dentro de la Alianza por Chile, la gran cantidad de información que ha estado surgiendo debido al 40 aniversario del golpe de Estado de 1973 y, finalmente, el advenimiento de las Fiestas Patrias, lo cierto es que el tema había salido un poco de la agenda pública.

Algo nada positivo para las 9 millones de personas que cotizan en el sistema chileno de pensiones, y que hace rato que están esperando una respuesta...

En este sentido, también se publicaron sendas notas, en casi todos los medios, sobre las tasas de reemplazo a las que están accediendo los chilenos actualmente. Y para hablar de este tema me gustaría recoger un pequeño "análisis de medios" que realizaron nuestros amigos de Felices & Forrados en su sitio de Facebook:

¿Cómo funciona la DESINFORMACIÓN?

Hoy titular económico en la mayoría de los medios: "Los hombres se jubilan con un 87% de su sueldo y las mujeres con un 58%..."

Debería ser:

La Asociación de AFP encargó estudio a Ricardo Paredes del DICTUC, y él concluye que la tasa de reemplazo PARA QUIENES COTIZARON MÁS DE 10 AÑOS, fue de 87% para hombres y 58% para las mujeres.

Claramente, si excluyó del promedio a todos quienes ahorraron menos de 10 años, se pueden malinterpretar las conclusiones del riguroso estudio del DICTUC.

Otros titulares posibles del mismo estudio:

1) El promedio de jubilaciones no supera los $400.000 aunque trabajes más de 40 años.

2) Apenas un 0,3% de las mujeres se jubiló anticipadamente.

¿Quieres informarte? Acá está el estudio del DICTUC para que lo analices y saques tus propias conclusiones:

CLICK ACÁ PARA VER EL VIDEO

Recuerda, para evitar la desinformación SIEMPRE CONFIRMA LA FUENTE....

Es interesante lo que plantean. Porque efectivamente los medios, claramente partidarios de una visión del "deber ser" del sistema de pensiones, llevan constantemente agua al molino de las AFP en contra de miradas alternativas a la hora de pensar en otra fórmula que no sea la actual.

Y hay que tratar de estar atentos a estas "jugadas" de los medios de comunicación. Porque entender la forma a través de la cual se construye la realidad, es uno de los caminos más útiles para separar la paja de la desinformación del trigo de los hechos.

Y un hecho es que hoy son miles los chilenos que se están pensionando muy por debajo de los niveles de 85% respecto del último sueldo, que se habían prometido aquellos días en los que el sistema fue instaurado a comienzos de los años '80.

Entonces, sobre todo pensando en que por ahora el sistema se mantendrá como está, es necesario comenzar a buscar alternativas. Por un lado, tratar de maximizar el dinero que va obligatoriamente hacia las AFP, donde el trabajo de F&F puede ser una herramienta que lo ayude en ese sentido.

Pero eso no puede ser lo único.

De esta forma, entra en juego la necesidad de armar, de alguna forma, un "fondo alternativo" que, llegado el momento de la jubilación, pueda complementar lo que reciba de su AFP o aseguradora, dependiendo del modelo de retiro que escoja.

Y tal como a través de F&F usted puede aprovechar los movimientos del mercado a su favor, este "fondo alternativo" no debería ser sólo plata debajo del colchón, sino que dinero activo que también aproveche los movimientos de los mercados financieros para avanzar en el mismo sentido.

Acciones, bonos, monedas, fondos mutuos, ETFs, real estate... El abanico de cartas es enorme.

Aprender a elegir las mejores, la tarea.  

UN COMENTARIO ADICIONAL...

Despacho estas líneas a punto de que comience la Conferencia Anual de Inversor Global.

El martes expliqué un poco de qué trataba, por lo que sólo me queda contarles algo sobre el ambiente: 300 inversores de distintos puntos de Argentina, ávidos de aprender más sobre inversiones, intercambiando opiniones y puntos de vista sobre las mejores formas de manejar su dinero. Todo el mundo parece muy estimulado.

Incluso, infaltables, hay un par de chilenos que han venido para decir "presente".

Esperemos que el año que viene nos podamos ver en el Pacífico.

Hasta el martes,

Felipe.  

Publicar un comentario