2017/12/14

Yellen se despide con alza de tasas. La Fed espera otros tres incrementos en 2018

Janet Yellen

Francisca Guerrero  14/12/2017
Pese a que en febrero se va, la de ayer fue vista como la última aparición oficial de la líder del central. Anticipó una expansión de 2,5% en EEUU en 2018, sobre el 2,1% previsto en septiembre.
Por última vez, tras una reunión de política monetaria, Janet Yellen respondió las preguntas de los periodistas. Y es que pese a que se retira en febrero, la de ayer era la última conferencia oficial de la economista. Su adiós vino de la mano de una nueva alza de la tasa de interés de EEUU, hasta entre 1,25% y 1,5%, un broche de oro para el proceso de normalización de la política monetaria que ha sellado su mandato.
La determinación da cuenta de la positiva evaluación que hace el banco central sobre la primera economía mundial, para la cual elevó su pronóstico de crecimiento en cuatro décimas para 2018, desde el 2,1% anticipado en la reunión de septiembre hasta 2,5%. Asimismo, mejoraron sus perspectivas para el desempleo, que el año que viene caería a 3,9%, mientras que se mantuvieron prácticamente intactas en materia de inflación, proyectadas en 1,9% en el próximo ejercicio, levemente por debajo de la meta de 2%.
Con esas estimaciones sobre la mesa, el organismo espera poder mantener el ritmo de tres alzas anuales en la tasa de interés, con las que quedaría entre 2% y 2,25% dentro de un año. En tanto, en el largo plazo el central espera llevar la tasa hasta el rango de 2,75% y 3%, donde se ubicaría la “nueva normalidad”.
“El Comité sigue esperando que, con los progresivos ajustes de su política monetaria, la actividad económica y las condiciones del mercado de trabajo sigan sólidas”, precisó el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) en un comunicado publicado tras su reunión de dos días.
Parte de los buenos pronósticos para EEUU provienen de la reforma fiscal, impulsada por la administración de Donald Trump y actualmente en discusión en la cámara alta.
“Muchos miembros de la Reserva Federal ven los cambios impositivos dando un modesto impulso al PIB”, reconoció Janet Yellen, aunque detalló que se desconocen otros impactos que pueda tener la reforma en la macroeconomía.
El incremento en la tasa era ampliamente esperado por los mercados, que en Estados Unidos alcanzaban máximos históricos por la mañana a la expectativa de que se oficializara la decisión de la Fed.
Sin embargo, sólo el Dow Jones cerró la jornada en récord, con un alza de 0,33%, mientras que el S&P 500 sucumbió a la caída del sector financiero, registrando una baja diaria de 0,05%. En tanto el Dollar Index retrocedió 0,7% (ver página 21).

Con sabor a despedida

Aunque la partida de Janet Yellen está agendada para febrero de 2018, esta reunión marca el comienzo de su despedida y así se lo hicieron sentir los periodistas que preguntaron en múltiples ocasiones por auto evaluaciones y proyecciones personales.
“He servido por un largo tiempo en cargos senior de la Fed (…) Ha sido una experiencia tremendamente enriquecedora. Siento un gran aprecio por la institución”, señaló la sucesora de Ben Bernanke.
En ese marco, la jefa del banco central más importante del mundo señaló no tener claro a qué se dedicará en el futuro, aunque afirmó que espera permanecer en Washington.
Además, entregó positivas referencias sobre Jerome Powell, actual gobernador de la Fed y su más probable reemplazante. “Es alguien que entiende muy bien la Fed y comparto sus valores. Está comprometido con la independencia de la institución”, dijo Yellen.

Bitcoin

La presidenta de la Reserva Federal también tuvo comentarios sobre el tema de moda: bitcoin.
“No es una fuente estable de valor y no se constituye como una moneda de curso legal. Es un activo altamente especulativo”, indicó tajante la autoridad monetaria, quien de todas maneras sostuvo que “el bitcoin en este momento juega un papel muy pequeño en el sistema de pago”.
Por otra parte, dijo que hay discusiones entre los bancos centrales sobre los posibles méritos de adoptar una moneda digital, destacando que no es algo que la Reserva Federal esté considerando seriamente. Hay “beneficios limitados y necesidades limitadas y preocupaciones sustanciales”, subrayó.
Publicar un comentario