2017/12/18

Piñera busca ser el Presidente de la unidad y Chile Vamos llama al oficialismo a colaborar

Sebastian Piv±era da su discurso como presidente electo

A. Sepúlveda / J. M. Ojeda  www.pulso.cl
El candidato consiguió llegar por segunda vez a La Moneda. Con un resultado sorpresivo, logró ser el tercer mandatario más votado. A pesar de lograr un gran respaldo, desde el bloque adelantaron que necesitarán llegar a grandes acuerdos políticos.
“Chile se salvó, Chile se salvó”, gritó una y otra vez una multitud instalada a una cuadra de Plaza Italia al recibir al Presidente electo, Sebastián Piñera. El abanderado de Chile Vamos subió a un escenario instalado en plena Alameda mirando, a propósito, hacia La Moneda, para dar su discurso de triunfo.
Pese al claro escenario de división, en que el público abucheó cuando fueron mencionados su adversario Alejandro Guillier y la Presidenta Michelle Bachelet, Piñera hizo un llamado a la unidad. “Podemos pensar diferente, viva la diferencia, viva el pluralismo de ideas, pero nunca esas diferencias nos deben convertir en enemigos”, dijo el futuro mandatario.
E incluso hizo un gesto a los presidentes anteriores. “Voy a invitar a todos los ex Presidentes de Chile para recibir su sabio consejo y valiosa experiencia. Y voy a proponer a todas las fuerzas políticas y a todos mis compatriotas acuerdos nacionales para abordar los grandes problemas que afectan a los chilenos”, aseguró. Un tema que también mencionó minutos antes junto a su contendor, Alejandro Guillier, cuando éste llegó hasta el hotel para saludarlo.
“Chile necesita acuerdos más que enfrentamientos, diálogo y colaboración porque así los países progresan sobre bases sólidas”, dijo en una conferencia de prensa en la que participó junto al senador oficialista y las esposas de ambos.
El abanderado de Chile Vamos, aclaró que tomará algunas de las propuestas del programa de Guillier y lo invitó a conformar una oposición constructiva.

Celebración en el comando

Los festejos en el comando de Piñera habían comenzado cerca de las 18:30. Los aplausos, abrazos y gritos de alegría iniciaron poco después de que partiera el conteo de votos y se conocieran las primeras proyecciones. El optimismo que se sentía desde temprano en el salón del Hotel Crowne Plaza donde se reunían sus adherentes se convirtió en una verdadera fiesta que fue aumentando a medida llegaban los cómputos.
“Así como no esperábamos estar por debajo del 40% en la primera vuelta, siendo muy sinceros, tampoco esperábamos tener una diferencia de ocho puntos en la segunda”, explicó el diputado electo de Evópoli, Luciano Cruz-Coke. El resultado fue sorpresivo para el comando que, según sus propios cálculos, proyectaban ganar con una diferencia de 2% o 3%.
“Estamos en una posición extraordinaria. No sólo porque tenemos un mandato popular, claro e inequívoco, sino que porque además tenemos una representación parlamentaria muy sólida”, dijo el senador de RN, Andrés Allamand.
Una opinión similar tuvo la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, quien agregó que “la gente castigó las reformas” y precisó que “lo importante es que hay una voz clara por parte de la ciudadanía que lo que quiere es que seamos nosotros, nuestras ideas las que gobiernen el país”.
Por su parte, el senador RN, Manuel José Ossandón, aprovechó de referirse a lo que según él fue la clave del triunfo. “La derecha social le dio el triunfo a esta campaña porque si el ex Presidente no hubiera tomado la bandera de la gratuidad, no gana”, afirmó Ossandón.
Mientras los cánticos de triunfo se tomaban el salón del hotel, en el piso 22 -donde estaba Sebastián Piñera con su familia y algunos miembros de su equipo como el senador Alberto Espina, Gonzalo Blumel, Cecilia Pérez y Andrés Chadwick- la revisión de los resultados fue más sobria, sin gritos ni grandes celebraciones.
“Lo vi sereno, calmado, lo vi con aplomo, lo vi asumiendo el desafío que tenía. Estábamos un grupo pequeño con él y estaba súper tranquilo, sereno, sin estridencia, con mucha humildad”, narró Espina.

Preparación del gobierno

El mismo concepto de “unidad” que tanto repitió el Presidente electo, fue utilizado por los dirigentes de Chile Vamos al ser consultados por sus próximos pasos como futuro gobierno. “Tenemos que prepararnos para gobernar en un escenario complejo, pero más unidos que nunca para sacar adelante un gran programa de Gobierno”, explicó el secretario general de RN, Mario Desbordes.
Durante la noche de ayer personeros de la coalición destacaban tres elementos que dan muestra de cómo inician su nuevo ciclo. Uno de ellos es la votación “sólida” obtenida, otra la representación parlamentaria -a pesar de no tener mayoría simple en ninguna cámara- y el hecho de tener una coalición ordenada.
“Nosotros vamos a gobernar para los votantes de Guillier, de Beatriz Sánchez, para los votantes de Piñera, y para el país en general”, comentó Cruz-Coke. Sus palabras son reflejo de que Chile Vamos ya está poniendo el ojo en lo que será la futura oposición.
El ex ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, aseguró que “para gobernar también se necesita una oposición” y la emplazó a que se defina como constructiva y que entienda que debe “ayudar al gobierno de turno”. Sus palabras fueron secundadas por el también ex ministro, Cristián Larroulet, quien dijo que espera que tanto la Nueva Mayoría (NM) como el Frente Amplio (FA) se “comporten con un espíritu nacional”.
En relación a este desafío, de los cuatro partidos de la coalición, Evópoli es el que aparece como el llamado a generar puentes con la NM y el FA. Así lo comentaron integrantes de la directiva de la tienda, quienes aclararon que su posición como una colectividad de centro liberal, más nueva y renovada los hace ser los más indicados para generar el diálogo con el resto de las fuerzas políticas con representación parlamentaria.

Formación de equipos

En el bloque opositor nadie quiso referirse en concreto a cómo van a proceder en la tarea que se viene sobre la conformación de equipos y el futuro gabinete.
Ad portas de la primera vuelta, partidos como la UDI y RN ya habían empezado a hablar de los ministerios que querían. La actitud de la tienda gremialista fue fuertemente rechazada por el piñerismo y más de algún integrante del equipo cercano a Piñera dijo que ese episodio les jugará en contra.
Con todo, ayer Chadwick dijo que “no hay nada” avanzado sobre el futuro gabinete. Además agregó que “no se ha conversado” y aclaró que el mismo Piñera “no lo ha hablado con nadie”.
Hasta el momento Piñera no tiene aún agendada una reunión con los partidos de centroderecha y mañana se espera que tenga el tradicional desayuno con Bachelet en su casa.
Publicar un comentario