2017/03/29

Tendencia a la baja del dólar llegó para quedarse ante golpe de realidad sobre Trump

Francisca Guerrero www.pulso.cl

La moneda estadounidense, medida en el Dollar Index, interrumpió su caída en medio de la euforia que generó el nuevo mandatario, pero volvió a ceder ante la mirada cauta de la Fed y los traspié del ejecutivo en el Congreso.
Una historia diferente se contará este año sobre el dólar en relación a la fortaleza que mostró en 2016. El repunte observado en febrero y parte de marzo habría sido un asunto transitorio en medio de la euforia por los “Trumponomics”, pero la moneda estadounidense ya regresó a la senda de descensos que la caracterizará el resto del año.
“El mercado ya se dio cuenta de que Trump no es capaz de impulsar sus propuestas y que sus políticas pro crecimiento no eran realmente muy sólidas, es por eso que vemos un dólar más débil y esperamos que siga cayendo el resto del año”, señaló a PULSO Lutz Karpowitz, estratega de divisas de Commerzbank.
Este balde de realidad contribuyó a que la divisa más utilizada en los mercados internacionales retomara la tendencia a la baja que se comenzó a observar a finales del año pasado y que a juicio de Vasileios Gkionakis, jefe Global de Estrategia de Divisas en Unicredit Research, obedece a una corrección.
Con un avance de 3,6% en 2016 y un cierre en 102,210 puntos, Gkionakis destaca que “hubo un momento en que el dólar estaba demasiado alto, en territorio de sobrevaloración. Lo que empezamos a ver a fines de 2016 corresponde a un proceso de corrección”.
Pero a pesar de que el Dollar Index partía a la baja el 2017, se alimentaron esperanzas de una nueva apreciación con la llegada de la nueva administración en la Casa Blanca. “Donald Trump comenzó a hablar de enfocarse en el crecimiento y de políticas como la reforma tributaria y diminución de la regulación, todo lo cual probablemente resultaría en una mayor inflación, lo que a su vez requiere de una postura más agresiva del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed (FOMC) en términos de política monetaria y alza de tasas”, relató Sireen Harajli, estratega de divisas en Mizuho Bank, agregando que “los momentos que vimos de alza (en el dólar) se basaron en las expectativas que generaba todo eso”.
A esto también contribuyeron las declaraciones ‘hawkish’ de los funcionarios de la Fed durante el mes pasado, que finalmente no tuvieron total consonancia con lo ocurrido en la reunión de marzo. Si bien el central determinó el alza de tasas, no se mostró todo lo agresivo que querían los mercados. “Las declaraciones de la Presidenta de la Fed, aunque no fueron ‘dovish’, sí resultaron ser más cautas en relación a las expectativas de un aumento de las perspectivas de alza de tasas que no ocurrió”, agrega Harajli. Sin embargo, desde su punto de vista, las bajas que vemos no se tratan exactamente de una corrección. “Esto es más bien una consolidación, ahora que los mercados tienen mayor claridad de lo que se viene hacia adelante, en términos de políticas, crecimiento económico y sobre lo que hará el FOMC en función de eso”, precisó la estratega de Mizuho.
En lo que va del año, el Dollar Index ya registra una caída de 3% y Gkionakis estima que desde su punto actual podría registrar un descenso de hasta 5% para fines de año, sobre todo considerando la política monetaria estadounidense. “La Fed nos ha dicho en varias oportunidades que habrá otros dos aumentos de tasa en el año, lo que se alinea bastante con la realidad. En tanto no sean agresivos con el ritmo del ajuste, no creo que logre afectar el curso actual del dólar”, señaló.

El euro pasa al lado ganador

Y mientras el dólar se alinea con perspectivas más realistas sobre el desempeño de la economía estadounidense, tanto por las proyecciones de política monetaria como por la debilidad negociadora de Trump en el Congreso, las expectativas están creciendo para el euro.
En medio de la euforia de los “Trumponomics” se pensaba que la moneda del bloque europeo llegaría a la igualdad con su par del otro lado del Atlántico, pero su avance iría más allá. De hecho ayer registró un avance hasta US$1,085, su nivel más alto en lo que va transcurrido del año, y mientras el mercado de futuros apunta a un cierre de 2017 en US$1,10 en Monex Europe se la juegan por más, apostando por un rango entre los US$1,20 y US$1,25.
Y es que la incertidumbre política se comenzaría a disipar en el viejo continente, al mismo tiempo que continua el fortalecimiento económico del bloque, en medio de una permanente política expansiva de parte del Banco Central Europeo.
“Tras las elecciones (de Francia) se fortalecerán las posturas pro europeas lo que podría fortalecer al euro. Además, el Banco Central Europeo está más optimista, por lo que no esperamos más flexibilización”, acotó Sireen Harajli.
Publicar un comentario