2017/02/23

Fondo extranjero sondea a controladores de Falabella para comprar 1% de la firma

B. Sifon y M. Villena  www.pulso.cl
El año pasado Bethia, Corso, la familia Del Río y Juan Cúneo se desprendieron de parte de la compañía en varias operaciones por las que recaudaron -en total- US$586 millones.
Con un alza de 19,22% cerró Falabella en 2016, año en que la mayor compañía chilena por capitalización bursátil y uno de los mayores retailers del continente protagonizó una serie de remates en Bolsa. En ellos, las familias controladoras “hicieron caja” a través de una serie de operaciones en las que se desprendieron de parte de la propiedad, recaudando US$586 millones. Para este ejercicio, la situación se podría repetir.
Hoy en día son varios los bancos de inversión que mantienen conversaciones con quienes forman parte del pacto controlador de la compañía, para sacar al mercado un paquete que podría llegar a US$120 millones (cerca del 1% de la propiedad).
En marzo de 2016 la familia Del Río remató un 0,2% por US$33 millones, y en septiembre se desprendió del 2,7% por US$380 millones. Corso, de Teresa Solari, vendió en diciembre 0,57% de la compañía en US$111 millones, Juan Cúneo un 0,16% en US$27 millones, y Bethia de Liliana Solari, el 0,19% por US$35 millones durante junio.
Justamente dichas operaciones y el desempeño de la firma llevaron a que en las últimas semanas un fondo internacional, que ya participa en la propiedad, se acercara a los bancos de inversión locales para explorar la posibilidad de adquirir un paquete de acciones relevante.
“Uno puede comprar en la Bolsa, pero Falabella transa cerca de US$2 millones diarios, es decir que se puede comprar hasta US$500 mil por día sin mover el precio”, dice un actor del mercado.
En este escenario, los bancos de inversión se acercaron a los miembros del pacto controlador para conseguir que se desprendieran de parte de sus acciones, algo que a lo que ya habrían accedido por cerca de US$50 millones.
Sin embargo, las conversaciones siguen. Los inversionistas buscan conseguir otros US$70 millones para completar la cantidad de papeles que quieren.
En el mercado, además apuntan a que para los propios dueños del retailer la transacción sería atractiva. Esto, pues en los últimos años han salido a “hacer caja” para invertir en otros rubros, siendo uno de los ejemplos más mencionados el de Bethia. Este último family office es dueño de Mega, Ancali, Sotraser y maneja posiciones relevantes en acciones, más allá de su participación en Falabella.
En lo que va del año, la acción ha subido 1,61% y tras el remate, podría seguir al alza, tal como ocurrió el año pasado tras los remates al aumentar el free float.
Además, está el tema de la demanda. En 2017 se habían transado 26,4 millones de acciones Falabella, cifra 38,6% superior a los papeles negociados en el mismo período del año pasado. El precio, en tanto, ha sido 17% superior al que registraban los títulos en 2016.
El pacto controlador de Falabella suma el 77% de la propiedad. El restante 23% está en manos de diversos inversionistas. Inversiones Los Olivos, de la familia Cúneo, tiene un 11,98%; Lucec Tres, correspondiente a sucesión de María Luisa Solari, otro 10,64%; Bethia maneja un 10% e Inversiones San Vitto, de la familia Solari Donaggio, un 10,01%. Corso, a través de Inv y Rentas Don Alberto Cuatro y Mapcor Cuatro, suma un 10,64%; mientras que la familia Del Río Goudie tiene un 5,64% a través de Dersa.
Con todo, de concretarse, la transacción se realizaría después del 7 de marzo, día en que Falabella entregaría sus estados financieros a 2016.
Publicar un comentario