2017/01/03

El 60% de empresas niponas espera que la economía japonesa crezca en 2017

Un 60% de las grandes empresas niponas cree que la economía de Japón crecerá en 2017 gracias a una recuperación del consumo y con la esperanza de que Donald Trump impulse la economía estadounidense, según un sondeo publicado hoy.
Entre las 108 grandes compañías encuestadas por la agencia Kyodo entre finales de noviembre y principios del pasado diciembre, 63 consideraron que la tercera economía mundial se expandirá de manera moderada este año, al tiempo que 41 dijeron que no esperan crecimiento.
Entre las razones argumentadas por las empresas que prevén crecimiento, destacan la recuperación del consumo o una mejora de la demanda externa derivada de las promesas de Trump de recortar gravámenes en EE.UU. o incrementar la inversión pública en infraestructura y obra pública.
No obstante, las cifras de la encuesta para 2017 contrastan con las del año anterior, cuando el 90 por ciento de las empresas pronosticó crecimiento.
Los analistas de Kyodo consideran que esto responde a las dudas que a su vez levanta el impredecible Trump al frente de la primera economía mundial.
De hecho, un 41,6 por ciento de compañías respondió que esperan más medidas proteccionistas en Estados Unido impulsadas por su nuevo Gobierno.
La encuesta mostró que apenas una quinta parte de las empresas consultadas planea incrementar su inversión de capital este año, lo que subraya la actitud cautelosa que impera a su vez en el sector privado nipón.
Entre las medidas que los empresarios ansían que el Gobierno del primer ministro Shinzo Abe logre implementar, casi la mitad destacó el paquete de medidas desregularizadoras prometido por el Ejecutivo hace ya 4 años.
En torno a un 40 por ciento reclamó una reforma fiscal, y un tercio pidió una mayor rebaja del impuesto de sociedades.
Un 38 por ciento pidió además que se legisle para evitar el exceso de horas de trabajo después de que la semana pasada se remitiera a la justicia el caso de una mujer que se suicidó en 2015 al sufrir una depresión motivada por el ingente número de horas extraordinarias que realizó para el gigante publicitario Dentsu.
Publicar un comentario