2016/12/06

La Polar y PwC llegan a acuerdo para poner fin a cinco años de disputa judicial

El acuerdo es mantenido bajo absoluta reserva entre las partes, pero obligaría a la auditora a prestar servicios con una rebaja importante en las tarifas para volver a tener un nexo comercial.Leonardo CárdenasLEONARDO CÁRDENAS | EMPRESA www.pulso.cl

El miércoles 22 de noviembre llegaron hasta las oficinas del 20° Juzgado Civil de Santiago los representantes legales de La Polar y PwC. ¿La razón? Poner fin a una disputa judicial desatada hace cinco años, al estallar el denominado caso de las repactaciones unilaterales.
Por el lado del retailer, se presentaron el presidente Gonzalo de la Carrera y Anselmo Palma. Al otro extremo: Luis Enrique Álamos, socio principal de la auditora que analizaba a la compañía cuando estalló el caso, en 2011.
“Empresas La Polar S.A. e Inversiones SCG S.A. vienen por este acto en desistirse de la demanda presentada en esta causa, desistimiento que PricewaterhouseCoopers Consultores Auditores y Cía. Ltda. acepta para todos los efecto legales, acordando ambas partes que cada una pagará sus costas”, señala el escrito.
“Con un mejor análisis de los antecedentes, y en particular, el tiempo transcurrido desde que se originaron los hechos sobre los cuales versa este juicio, los comparecientes han convenido en ponerle término al juicio”, añade el documento que hiciera público el tribunal de primera instancia.
El desistimiento recíproco involucró un acuerdo que se concretó en una transacción que no se presentó al tribunal. Pero que no goza de confidencialidad. 
Altas fuentes conocedoras del proceso confirmaron a este medio que el acuerdo firmado consiste en buscar un camino para que PwC  -representada por el estudio Rodríguez, Vergara y Cia.- pueda volver a prestarle servicios a la multitienda, pero a cambio de una tasa de descuento “importante”, señala una de las partes involucradas que pidió reserva de su nombre.
¿Cuándo se podrían retomar las relaciones entre PwC y La Polar? Podría ser en la próxima junta ordinaria de accionistas. Sin embargo, el acuerdo no sólo de ajustaría a la prestación de servicios de auditoría, que eventualmente puede entregar con esta tasa de descuento, sino que también otro tipo de asesorías. “Es muy probable y la idea es que vuelva a prestarle servicios PwC a La Polar”, confirma otra fuente consultada por este medio. 
No es la primera vez que La Polar cede en sus intenciones de avanzar en tribunales. De hecho, el acuerdo logrado con PwC se une al que alcanzara con las clasificadoras Fitch y Feller.
Incluso, los abogados de La Polar del Estudio Harasic & López podrían acompañar el acuerdo alcanzando con PwC en otros procesos judiciales, pues el objetivo de la nueva administración es cerrar todos los frentes judiciales generados a raíz de la debacle sufrida en 2011.
Fuentes consultadas señalan que la fórmula para cerrar el acuerdo no tomó muchos meses.
Contactados en PwC y en La Polar, no estuvieron disponibles para referirse al tema.
Origen
A inicios de mayo de 2012, la auditora PwC presentó una demanda de indemnización contra La Polar por la pérdida de clientes y multas que recibió luego que quedara al descubierto el escándalo por las repactaciones unilaterales de las deudas de los usuarios de tarjetas de crédito de la tienda de retail.
PwC, que tenía a su cargo auditar a La Polar, acusó a esta última de haber incumplido “gravemente los deberes de información” que había contraído cuando fue contratada para las auditorías de los años 2007, 2008, 2009 y 2010.
“La auditoría de los Estados Financieros requiere, como requisito sine qua non, que la propia empresa auditada entregue toda la información relevante, la cual es revisada, con un alcance determinado, por la firma de auditoría”, señaló PwC en su demanda.
Treinta días después La Polar hizo lo mismo. El 20 de junio de 2012, presentó una demanda de indemnización de perjuicios por más de $31.000 millones en contra de su ex auditora.
La acción civil apuntó al negligente desempeño de la ex auditora de La Polar, pese a que tuvo acceso a todos los datos necesarios para descubrir un fraude, “bastando la realización de un análisis medianamente diligente para evidenciarlo, lo que no hizo”, indicó en su demanda el retailer. La Polar planteó que “pese a la evidencia de su falta”, la auditora “lejos de asumir los errores cometidos y tomar las medidas pertinentes para evitar su reiteración, ha decidido intentar excusarse de toda responsabilidad, y en un acto insólito y lamentable, ha pretendido culpar de su propia negligencia a la principal víctima de la misma: nuestra representada”, declaró la demanda en su introducción.

La Polar fundó su demanda en los distintos perjuicios económicos sufridos, así como los costos asumidos por la actual administración de la empresa para sacar  adelante a la compañía.
Publicar un comentario