2016/09/01

Senado declara culpable y destituye a Dilma Rousseff poniendo fin a la era PT

Con 61 votos a favor y 20 en contra la Cámara Alta despojó de su cargo a la primera mujer en ejercer la presidencia de Brasil, poniendo fin a 13 años de gobierno del Partido de los Trabajadores, mientras que Michel Temer cumplirá el mandato hasta 2018.Catalina Göpel  CATALINA GÖPEL www.pulso.cl

Jornada histórica para Brasil. Luego de seis días de intenso juicio político, y más de tres meses apartada de sus funciones como jefa de Estado, finalmente con una amplia mayoría de 61 votos a favor y 20 en contra, el pleno del Senado brasileño declaró culpable y destituyó permanentemente a Dilma Rousseff. 
La salida de la primera mujer en gobernar Brasil marca el fin de la era del Partido de los Trabajadores (PT), luego de 13 años al mando del país.
En tanto, en una segunda votación aceptada por el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), Ricardo Lewandowski, sobre la inhabilitación de Rousseff para el ejercicio de cualquier función pública por un plazo de ocho años, los parlamentarios definieron por 42 votos a favor, 36 en contra y 3 abstenciones, que tras cinco años de gobierno, la ahora ex presidenta de Brasil no sería castigada en esos términos. 
“Es el segundo golpe de Estado que enfrento en mi vida”, fueron las declaraciones de Rousseff después de conocer la sentencia del Senado.
Tras una maratónica sesión, llegó el turno de Michel Temer. El líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) llegó hasta el Senado para realizar el juramento como nuevo mandatario en pleno ejercicio y tomar posesión hasta el 31 de diciembre de 2018, fecha en que finalizaba el mandato para el que Rousseff había sido reelecta en octubre de 2014. 
“Prometo mantener, defender y cumplir la Constitución de la República, observar sus leyes, promover el bien general del pueblo brasileño y sustentarle la unión, la integridad y la independencia de Brasil”, dijo Temer, quien hasta el 12 de mayo pasado desempeñaba el cargo de vicepresidente de ese país. 
En un acto breve y sencillo, Temer estuvo acompañando en la mesa de dirección del Congreso por el presidentes del Senado, Renán Calheiros, quien finalmente votó a favor del impeachment, el de la Cámara de los Diputados, Rodrigo Maia, y Lewandowski.
Pese a que en el año el Ibovespa ha subido 63%, la mayor alza entre los 90 índices medidos por Bloomberg, ayer la bolsa cayó 1,15%.
CRÍTICAS. Tras conocerse la caída de Rousseff, las reacciones de los líderes latinoamericanos no se hicieron esperar. Desde Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que congelaría las relaciones con Brasil, destacando que su país “condena categóricamente el golpe de Estado parlamentario consumado en Brasil contra la Presidenta Dilma Rousseff”. 
Por su parte, Michelle Bachelet señaló que “el Gobierno de Chile expresa su preocupación por los acontecimientos de los últimos tiempos en esa nación hermana, lo que ha generado incertidumbre a nivel internacional, considerando la gravitación de Brasil en el ámbito regional”.
En los próximos días, Temer tiene previsto viajar a China para asistir a la cumbre del G-20, donde realizará su debut a nivel internacional.

Economía de Brasil se contrae por sexto trimestre consecutivo

En medio de la crisis política que determinó la salida de Dilma Rousseff, la economía de Brasil se contrajo por sexto trimestre consecutivo entre abril y junio. El PIB brasileño se redujo 0,6% en el segundo trimestre, según informó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), mientras que en la comparación interanual, el PIB cayó un 3,8% en el segundo trimestre. 
Las proyecciones de mercado apuntan a una contracción sobre el 3% para la economía brasileña en 2016, un retroceso por segundo año seguido, antes de una expansión estimada de 1,2% para 2017.
Por otro lado, la inversión creció por primera vez desde 2013, lo que avivó las expectativas de una recuperación, un 0,4% en el segundo trimestre, su primer avance luego de 10 trimestres consecutivos de contracción.
DIFÍCIL MOMENTO. Por su parte, ayer el banco central de Brasil tuvo su reunión de política monetaria de agosto, en la cual decidió por unanimidad mantener la tasa Selic a 14,25%. El organismo aseguró, que si bien el país ha manifestado signos de una posible recuperación gradual, la economía continúa operando con un alto nivel de ociosidad. La inflación es uno de los principales riesgos a corto plazo, en gran parte debido a los precios de los alimentos, lo que podría manifestarse de manera persistente. 
En tanto, una mayor flexibilidad monetaria dependerá de factores que permitan una mayor confianza en el logro de la meta de inflación.
El presidente del organismo, Ilan Goldfajn, ha prometido mantenerse firme en su misión de frenar la inflación hacia la meta oficial del 4,5% en el 2017, pero el BC no cumple con ese objetivo desde agosto de 2010, tras años de fuerte gasto público y estímulo al consumo.

Tras su reciente juramento como mandatario en pleno ejercicio, Michel Temer prepara un paquete de reformas para impulsar la economía del país, entre las que se baraja una enmienda que permita establecer un límite al gasto público, que se limite en función de la inflación del año anterior, una nueva legislación laboral que contemplaría la eliminación de ciertos derechos y una reforma al sistema de pensiones.
Publicar un comentario