2016/07/19

Lira turca se recupera pese a que mercado aún resiente intento de golpe de estado

Pese a que autoridades de Turquía dijeron que los bancos contarían con liquidez ilimitada y que tomarían medidas para apoyar a su moneda, analistas concuerdan en que la nación podría experimentar una desaceleración y dificultades para atraer inversiones.Leonardo Ruiz LEONARDO RUIZ | INTERNACIONAL

La moneda de Turquía, la lira, recuperó un poco de terreno contra el dólar, tras desplomarse el viernes después de que un grupo de las fuerzas armadas y el poder judicial de ese país intentara un golpe de Estado. Mientras, las acciones del país cayeron más de 7%, el mayor retroceso en tres años, en momentos en que aumentan las dudas por la represalia que tomará el presidente Recep Tayyip Erdogan, que prometió que los que intentaron el golpe de estado “pagarían un alto precio por su traición”.
La caída de 7,1% en el índice Borsa Istanbul 100 del mercado bursátil turco fue la peor desde el 3 de junio de 2013, cuando una serie de protestas contra el gobierno dieron pie a que el presidente Erdogan, que en esa fecha era primer ministro, tomara una serie de medidas severas contra los manifestantes.
En tanto, las alertas internacionales por el efecto que tendrá el intento de golpe en la economía de Turquía, no se hicieron esperar, pese a que a las autoridades de la nación dijeron que los bancos contarían con liquidez ilimitada y que tomarían medidas para apoyar a la lira. 
Antes del golpe, Turquía ostentaba el título de ser el segundo mercado de valores más fuerte de Europa del Este, en lo que va del año, con un avance de 15%, ayudado por las especulaciones de que las tasas de interés de los principales bancos centrales se mantendrían bajas y el optimismo de que Erdogan estaba intentando mejorar sus relaciones con Rusia e Israel. Pero eso cambió.
“La situación en Turquía podría generar más incertidumbre”, dijo el estratega de Barclays en Singapur, Mitul Kotecha, a Bloomberg. “Aún hay interrogantes por el impacto en el crecimiento y la seguridad, tanto interna como externamente”, agregó.
Los analistas concuerdan en que Turquía podría experimentar una desaceleración de su crecimiento y dificultades para atraer a inversionistas internacionales, apuntando al posible efecto en la industria del turismo, sector clave para la economía local. Esto se suma a la mayor volatidad financiera que se espera en los próximos meses.
Por su parte, la OCDE publicó una encuesta económica sobre el país, aconsejando que se tomen medidas para elevar la productividad y avanzar en el cambio a una expansión económica más equilibrada, sostenible y sólida, que mejore la calidad de vida de toda la población. “Futuras reformas debieran orientarse a fortalecer la resiliencia económica y la cohesión social, mejorar el ambiente de negocios y extender la capacidad turca de participar en cadenas de valor globales”, dijo la organización.
Por su parte, la consultora Capital Economics, dijo que por la posición de su balanza de pagos, y la alta inflación, la lira debiera continuar su tendencia de depreciación contra el dólar y llegar hasta 3,75 dólares a fines del 2018, con lo que sería una de las divisas con peor desempeño en los mercados emergentes.
Tensión social. Hasta ahora el gobierno turco ha arrestado a más de 6.000 personas vinculadas al golpe, lo que podría intensificar las divisiones políticas en la nación, que vio su institucionalidad amenazada. Mientras, unos 20.000 miembros de la Policía, la Administración pública, la Justicia y el Ejército han sido detenidos o suspendidos desde el fallido golpe del viernes.
Las duras medidas, así como los llamados a reinstaurar la pena de muerte para los responsables, generaron preocupación entre los aliados occidentales de Turquía, que aseguraron que Ankara debe preservar el estado de derecho en el país, un miembro de la OTAN que es el aliado musulmán más poderoso de Washington.

Otros mostraron su temor a que el presidente Tayyip Erdogan esté aprovechando la oportunidad para consolidar su poder y profundizar en un proceso de represión a la disidencia que ya ha causado tensiones con Europa.

Publicar un comentario