2016/07/14

China y petróleo, el talón de Aquiles de la economía mexicana

China y petróleo, el talón de Aquiles de la economía mexicana/Imagen:Archivo

Luego de que la BMV alcanzara máximos históricos y de que esta situación durara apenas un día, China y los petroprecios se apuntan como un obstáculo para la economía mexicana.

*

China

En los últimos 30 años, China ha tenido un crecimiento superior al 7 por ciento, un porcentaje que supera el de cualquier otro país en el mundo.
Sin embargo, en los últimos tiempos el gigante asiático vive un proceso de desaceleración, esto, como estrategia para transformar su modelo económico.
Dentro de sus estrategias, el anuncio de la devaluación de su moneda, el yuan, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cayó con fuerza.
El peso fue arrastrado a un nivel que provocó que el Banco de México activara una subasta de 373 millones de dólares.
La pérdida de valor de la moneda asiática podría provocar un abaratamiento de las exportaciones chinas.
De acuerdo con el Centro de Estudios Multidisciplinarios de la UNAM, los productores de ese país importarán más productos chinos debido a sus bajos precios.
Este contexto provocará el quiebre de cientos de PyMEs mexicanas. Los propios chinos podrían adquirir estas firmas, principalmente las relacionadas con los sectores minero, farmacéutico, electrónico y de telecomunicaciones.

Petróleo

Durante el primer trimestre del año, los ingresos de México cayeron alrededor de un 40 por ciento interanual en términos reales, principalmente por los menores precios del crudo y de la caída en la producción.
Los “petroprecios” se encuentran en a alrededor de la mitad de lo que cotizaba en 2014 y no se ven señales claras de que se produzca un retorno a los 100 dólares por barril, al menos en los siguientes dos años.
La Secretaría de Hacienda del Gobierno de México informó que el país posee coberturas petroleras para afrontar la caída de los precios internacionales, pero únicamente ofrecen un espacio de un año para la recuperación.
La caída de los ingresos petroleros requerirá un ajuste estructural de las finanzas públicas mexicanas mediante dos vías: una subida de impuestos o una reducción permanente del gasto.
En definitiva, México se encuentra ante un escenario de consolidación, que podría reducir el gasto público en un 9 por ciento interanual en términos reales en el segundo semestre de 2016 y en más de 2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para finales de año.
http://elsemanario.com/

Publicar un comentario