2016/06/01

Ángel Gurría sube tono de apoyo a reformas: “Con la falta de ellas viene la caída de la confianza”

Por Denisse Vásquez H.
Ángel Gurría sube tono de apoyo a reformas: “Con la falta de ellas viene la caída de la confianza”
Chile está batallando con un entorno difícil y con un vecindario complicado. Así se resume la visión que tiene el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurría, para el momento actual de la economía chilena.
Desde París, el anfitrión del encuentro anual de la OCDE señala que la recuperación global tardará más de lo previsto. La entidad pronostica un PIB mundial de 3% por segundo año consecutivo, el comercio mundial está creciendo al 2,5% en lugar del 7% -su velocidad normal-, países emergentes como China, Rusia y Brasil, se están expandiendo menos o en recesión.
“No estoy proponiendo que vaya a haber una recesión, simplemente digo que las condiciones son muy difíciles. Pilares para el crecimiento como el comercio, inversión, crédito y crecimiento de los países emergentes no está”, postula.
- ¿Chile está enfrentando adecuadamente este escenario, teniendo al mismo tiempo en marcha reformas que han frenado la inversión y deteriorado las confianzas?
- No estoy de acuerdo con esa afirmación. La pregunta tiene un juicio de valor que no es válido.
- ¿Cómo ve usted la situación, entonces?
- Hacer una reforma del mercado laboral, de la educación, iniciar un proceso de reforma constitucional para poner al día el marco jurídico en Chile, son iniciativas absolutamente legítimas. Nunca es el mejor momento para estas cosas porque todas generan resistencia.
- La reforma laboral en Chile ha generado gran resistencia...
- Yo no conozco ni un solo país donde las reformas no generen resistencia, está pasando ahora en Francia, pero también vimos lo que pasó en casos como el de España, Irlanda o Portugal.
En España ya se están creando 500 mil o 600 mil empleos al año, pero claro tres o cuatro años después de la reforma. En Italia, el nuevo presidente del consejo de ministros, el señor Renzi se la jugó y dijo “ahí va la reforma laboral y va mi gobierno de por medio”. Le puso todo el capital político, pasó y ya la confianza que está generando la reforma laboral en Italia está empezando a dar sus resultados.
- ¿Lo mismo podría pasar en Chile?
- En ninguna parte, por cualquier razón, las reformas son fáciles. Cuando uno quiere reformar la competencia, los grupos que ya están adentro, que están privilegiando su posición, no quieren que haya más competencia. En Chile acabamos de ver los escándalos del pollo, los medicamentos y del papel de baño. Todas las reformas siempre generan resistencia, pero no es que esas reformas den como resultado la falta de confianza, es por la falta de reformas que viene la caída de la confianza.
- ¿Vamos por buen camino al tener estas reformas?
- Pero claro.
- El aumento de la tasa de desempleo está comenzando a preocupar. ¿Usted ve un deterioro del mercado laboral?
- Prácticamente todos los países que han introducido una reforma laboral, en el muy corto plazo se generan algunos aumentos (del desempleo). Algunas empresas aprovechan para poder ajustar la planta de trabajadores, entonces, puede haber algunos casos ya sea aislados, regionales, por sectores o por empresa donde puede aumentar el nivel del desempleo.
Situación fiscal y el segundo tiempo
- Dado el aumento en el nivel de deuda, se está comenzando a hablar de una posible rebaja en la calificación de riesgo en Chile. ¿Ve usted eso probable?
- Después del 2009, muchos países aumentaron la deuda para inducir el crecimiento, pero Chile tiene una deuda baja respecto de los grandes promedios de los demás países de la propia OCDE, además, mantiene un déficit por debajo del 3% y una cuenta corriente perfectamente financiada con capital que llega.
Esto va a producir un crecimiento (en el PIB) de 1,5% este año, 2,5% el año que viene, pero sin forzar la máquina y sin poner en riesgo la clasificación de Chile por ese aspecto.
Claro que el tema de la caída del precio del cobre a un país como Chile lo hace más vulnerable, pero entonces lo que hay que hacer es reforzar las medidas internas: ¡la reforma, la reforma, la reforma!
- ¿Cuál es la visión que tiene para el segundo tiempo del gobierno?
- La verdad es que eso lo definen tanto las decisiones de política interna como las circunstancias de la política externa y de la economía externa. Entonces, uno puede tener ciertas prioridades, pero no siempre la realidad lo permite.
Lo que es muy importante es tener clara la película, tomar las decisiones que sean necesarias para poder seguir adelante con las reformas y, como digo, como no puede uno controlar ni los precios de las materias primas ni los precios del petróleo, entonces lo que hay que hacer es controlar el proceso interno: fortalecer el país internamente, hacerlo más resiliente, más resistente.
En ese sentido, todas estas reformas que se han planteado, la laboral, la educativa y ahora la reforma constitucional, pues son el camino.
De repente hay que hacer cosas que van más allá que la política económica y que tienen que ver -en este caso-, con los contenidos de la reforma constitucional, que hemos seguido con mucho interés y para cuyo proceso le deseamos a la Presidenta el mayor de los éxitos.
www.df.cl
Publicar un comentario