2016/05/02

Petrobras: demora en venta saca al grupo Luksic de carrera por operación de Uruguay y Paraguay

Conocedores del tema dijeron que aunque las distintas negociaciones están cerradas en la brasileña, nadie estaría dispuesto a tener el “poder de firma”.

Por Jéssica Esturillo
Petrobras: demora en venta saca al grupo Luksic de carrera por operación de Uruguay y Paraguay
Petrobras está sumida en la inmovilidad a causa de los escándalos de corrupción en los que está involucrada y eso está afectando seriamente el proceso de venta de su negocio de distribución de combustibles en la región, que bordea las mil estaciones de servicio en cinco países.
Así al menos lo deja en evidencia la decisión que habría tomado el grupo Luksic que, interesado por internacionalizar este negocio, que en Chile desarrolla a través de su filial Enex y usando la marca Shell, entró en carrera por la operación de la gigante brasileña en Uruguay y Paraguay.
Y pese a que las negociaciones estaban avanzadas, la demora del proceso los desalentó y habrían abandonado la puja, retirando su oferta, según comentaron conocedores del proceso que lleva adelante la petrolera y que ya excede el año.
Al interior de la matriz de Enex, Quiñenco, prefirieron no comentar respecto de este tema.
Lo anterior, considerando que la enajenación, que lleva adelante el banco Itaú, comenzó a inicios de 2015 y en abril de ese año hubo una primera entrega de ofertas por parte de los interesados en las estaciones de servicio de Chile, Colombia, Paraguay y Uruguay.
Posteriormente, recién en enero de este año, la petrolera estatal inició la venta del negocio en Argentina, donde las negociaciones se están dando con la local Pampa Energía, ligada al empresario Marcelo Mindlin. Esta, que es la única venta que Petrobras oficializó y de la cual informa, también se ha dilatado y las conversaciones han sido extendidas en dos oportunidades por plazos de treinta días. El último concluye en los próximos días, pero no hay luces de que no habrá otra dilación.
En las otras negociaciones la situación no es muy diferente. Por ejemplo, en Chile, donde el fondo Southern Cross estaría corriendo con ventaja, tampoco se ve un desenlace cercano, al igual que en Colombia, donde entre los interesados está Copec, a través de su filial Terpel.
“Poder de firma”
Hasta ahora la teoría que ha circulado para explicar la demora en la venta, es la definición de algunos puntos específicos de las transacciones o bien situaciones judiciales específicas que estarían entrampando la venta, como ha trascendido por ejemplo en el caso de los puntos de venta en Chile.
Sin embargo, conocedores de las tratativas comentan que en todos los países las negociaciones ya estarían listas, con definiciones y acuerdos en todos los puntos posibles y tampoco hay materias que estén impidiendo materializar la operación, sino que es la situación de la propia Petrobras la que bloquea estas ventas.
¿La razón? dicen las fuentes que en la petrolera nadie tiene ni estaría dispuesto a tener el poder de firma para sellar estas operaciones.
En algún momento el proceso llegó a tener un cronograma, donde la venta de Chile, donde está el mayor número de estaciones, sería la primera. Sin embargo, actualmente no hay nada de eso e incluso hasta el contacto con las contrapartes brasileñas se habría perdido.
Freno a las inversiones
La demora está afectando a tal punto este proceso que incluso podría llevarlo al fracaso, ya que a medida que pasa el tiempo, el valor de los activos se va reduciendo.
En esto también influye que la situación interna de Petrobras ha derivado en un congelamiento de las inversiones, que en el caso de Chile por ejemplo no sólo involucran un eventual crecimiento, para mantener los niveles de participación de mercado, sino que también los desembolsos de régimen de la compañía, que tampoco se estarían produciendo, incluso en las instalaciones que la industria opera en conjunto.
A nivel local y en lo que respecta al peso de la brasileña en el mercado local de combustibles, el año pasado Petrobras perdió un punto, situación que se replicaría con distinta magnitud en los otros mercados.
Otro factor que estaría desmotivando a los potenciales compradores del negocio de distribución de combustibles de la brasileña en la región, es el peligro de terminar involucrados en el escándalo político en que está metida. Esto en caso de que esas operaciones pudieran estar vinculadas a la triangulación de dineros u otro tipo de imputación.
Todo esto tendría a los diversos interesados revisando no sólo los montos que estarían dispuestos a poner sobre la mesa, sino que incluso su participación en el proceso.

Imagen foto_00000002www.df.cl
Publicar un comentario