2016/05/26

La generación del milenio ahora también sueña con la seguridad laboral

Los trabajadores jóvenes buscan contratos permanentes para acceder a las necesidades de la vida.

Por Sarah O'Connor, Financial Times
La generación del milenio ahora también sueña con la seguridad laboral
Solía pensar que yo era un mal ejemplo de la generación del milenio. Constantemente escuchaba que mi generación estaba compuesta por almas inquietas e impacientes, ávidas de autonomía e incapaces de aferrarse a un empleador. Sin embargo yo sigo trabajando para la misma empresa que me contrató como aprendiz hace casi diez años.
Ahora estoy empezando a sospechar que no soy una mala "milenaria" en absoluto. De hecho, tal vez esté viviendo el sueño de la generación del milenio.
Una encuesta realizada por ManpowerGroup publicada el martes con una muestra de 19.000 personas de entre 21 y 36 años en 25 países sugiere que la generación del milenio anhela la seguridad laboral por encima de casi todo lo demás.
Alrededor de 87% dijo que la seguridad laboral era una prioridad en la búsqueda de empleo, sólo superada por el dinero (92%) y muy por encima de cosas como "metas" y "flexibilidad" con las que la generación del milenio está supuestamente enamorada. Casi dos tercios desean permanecer con sus empleadores actuales durante varios años o más.
A pesar de todos los mitos sobre la rotación laboral de la generación del milenio, estos resultados resuenan con la verdad. Alcanzar la mayoría de edad durante una recesión profunda deja profundas marcas psicológicas.
Un profesor asociado en una escuela de negocios internacionales dice que constantemente les recuerda a sus estudiantes que deben preocuparse menos por sus carreras.
"Si bien son algunas de las mejores personas que he conocido, el miedo es palpable", dijo. "El deseo de formar parte de la economía, idealmente con un buen empleo, es fuerte".
Los datos de movilidad laboral corroboran esto. La frecuencia con la que personas de 18 a 29 años cambian de empleo en el Reino Unido se ha reducido en un tercio desde su máximo previo a la crisis, según el centro de estudios Resolution Foundation.
Mientras tanto, aquellos jóvenes que quieren unirse a la "economía gig" (trabajos esporádicos y flexibles) o convertirse en empresarios enfrentan un problema práctico que es difícil de superar sin la ayuda de padres ricos.
Un contrato de trabajo fijo tradicional sigue siendo una llave que abre la puerta que accede a una amplia gama de necesidades de la vida. Sin él, en muchos países uno tiene que luchar para obtener un préstamo, una hipoteca, un contrato de telefonía móvil o incluso una habitación para alquilar.
A una doctora de 30 y tantos años recientemente se le rechazó una solicitud para alquilar una habitación en un apartamento en Londres porque tenía un empleo temporal en ese momento. Ella estaba ganando suficiente dinero pero el agente de bienes raíces exigió que sus padres jubilados actuaran como sus garantes legales (y además le cobró una tarifa adicional).
McDonald's, que emplea a su personal en Reino Unido con flexibles "contratos de cero horas" que no garantizan una mínima cantidad de horas de trabajo por semana, recientemente descubrió que sus empleados estaban teniendo dificultades para obtener préstamos de automóviles, contratos de telefonía móvil e hipotecas. Ahora, la compañía planea ofrecer a los trabajadores la opción de un contrato por horas fijas.
Pero mientras que la generación del milenio puede querer seguridad en el empleo, se ha vuelto más difícil de encontrar. Dejando de lado el ejemplo de McDonald's, los empleadores están cada vez menos dispuestos a brindar contratos de trabajo permanentes con todos sus derechos asociados como pensiones, pago por enfermedad, indemnización por despido y similares. Muchos están construyendo un colchón con los llamados trabajadores eventuales para amortiguar las caídas inesperadas de la demanda.
Inevitablemente, esta carga ha caído sobre todo en los nuevos trabajadores, especialmente en zonas de Europa continental, donde las rígidas leyes protegen a los trabajadores que ya forman parte del mercado laboral.
Incluso aquellos jóvenes que aseguran puestos permanentes saben que los "empleos de por vida" son una cosa del pasado. Se dan cuenta de que podrían ser despedidos en otra crisis y saben que la tecnología alterará el mercado laboral de manera impredecible. También saben que tendrán que trabajar durante más tiempo que sus padres ya que las pensiones no van a ir tan lejos.
Mara Swan, una vicepresidenta ejecutiva de ManpowerGroup, plantea que la generación del milenio enfrenta estas realidades mediante la búsqueda de otras formas de seguridad. Debido a que no pueden confiar en puestos de trabajo indefinidos, están preocupados por la promoción y adquisición de nuevas habilidades para asegurarse de que siguen siendo comercializables en una economía que cambia rápidamente.
"No es ninguna sorpresa que han redefinido lo que significa la seguridad para ellos porque no pueden contar con una empresa que les proporcione seguridad", dice ella. Cuando los jóvenes se sienten estancados porque no están aprendiendo nada nuevo, comienzan a buscar nuevos empleadores, añade.
La generación del milenio no es huidiza ni busca libertades como la mitología nos quiere hacer creer. Cuando renuncian, probablemente es porque quieren más seguridad laboral, no menos.
www.df.cl
Publicar un comentario