2016/04/04

Rodrigo Valdés: "Me preocupa que nos habituemos a menor PIB potencial y nos alegre crecer a 2,5%"

Secretario de Estado plantea “preocupación” por el deterioro en el PIB potencial, ve que el crecimiento irá “mejorando” y advierte que las medidas son necesarias pero “insuficientes” para impactar la actividad en el corto plazo.

Por S. Valdenegro y R. Lucero
Rodrigo Valdés: "Me preocupa que nos habituemos a menor PIB potencial y nos alegre crecer a 2,5%"
De buen ánimo está Rodrigo Valdés. El desempleo volvió a caer en su medición en doce meses en el trimestre diciembre-febrero, las cifras sectoriales del segundo mes del año sorprendieron al mercado (anticipando incluso un Imacec sobre 3%) y el gobierno anunció un paquete de 22 medidas para apuntalar el crecimiento, dando respuesta a una solicitud transversal del sector privado y de la misma Nueva Mayoría.
Sin embargo, a medida que profundiza en el escenario que llevó al Ejecutivo a dar este golpe de timón en materia económica, el tono de Valdés cambia: reconoce cierta frustración por el débil crecimiento de la actividad y se muestra “cansado” de algunos debates, como el impacto de las reformas en el clima de incertidumbre en el país.
Eso sí, se muestra convencido de dos cosas: primero, que la actividad repuntará y que el Imacec de 0,5% en enero será el más bajo del ciclo; y segundo, que las 22 medidas -más las que se anunciarán a futuro- lograrán sentar las bases para un crecimiento sustentable de la economía a futuro.
- ¿Qué tan apremiante es el escenario macro?
- Estamos pasando por un momento en el mundo que para los mercados emergentes es particularmente difícil. Y, en ese cuadro, estamos muy bien preparados. Tenemos una situación macroeconómica que ya se lo quisieran otros países. Pero lo que más me preocupa es que nos vayamos acostumbrando y bajarnos la vara respecto del PIB potencial, como que de a poco nos vayamos acostumbrando a un menor PIB potencial y nos pongamos contentos si crecemos 2,5%. No, Chile necesita más crecimiento de tendencia. Necesitamos buscar o reencontrarnos con nuestra estrategia de desarrollo que anduvimos perdiendo con el boom del cobre. Chile puede crecer con una estrategia que asimile a la de los países exitosos, muchos países asiáticos lo hicieron, tenemos que volver a eso.
- ¿Nos dormimos mientras el cobre estaba alto?
- El cobre escondió algunas debilidades que arrastrábamos desde la crisis asiática. Tenemos que tener la flexibilidad para hacer otras cosas y preocuparnos de elevar la productividad para poder seguir creciendo.
- ¿Estamos hablando de un cambio de paradigma?
- No es un cambio de paradigma, sino volver al paradigma que Chile conoce bien y que sabemos hacer. Necesitamos a la gente mirando más al mundo y menos negocios internos. Nadie está pidiendo un shock de política macro de corto plazo. En general, veo un país muy maduro en su discusión económica, que estamos discutiendo que de verdad el crecimiento está en la productividad.
- La primera reacción de la gente es que son bienvenidas las medidas pero que son insuficientes.
- Son insuficientes, sin ninguna duda, para este cambio de switch. Estas no son un conjunto de medidas al vacío, ha habido otros esfuerzos del gobierno. Hay una agenda de crecimiento, productividad e innovación que se está implementando. Nos falta avanzar en productividad y para eso nos faltan medidas como las anunciadas, pero muchas más. No hemos tocado cosas de capacitación, temas digitales y de telecomunicaciones. Estamos buscando ideas. El lunes (hoy) la Comisión de Productividad dará a conocer su primer informe. El 14 la CPC hará lo mismo. Me encantaría tener otro conjunto de medidas acordadas con estas instancias en algún momento en el año. Hay que cambiar la mentalidad, este no es un paquete reactivador, este es un conjunto de iniciativas que nos permiten elevar la capacidad de crecimiento de la economía.
- Varios miembros del comité del PIB potencial han deslizado que ya no es 3,6%, sino 3%. ¿Usted se está anticipando a eso?
- Hace un par de años estábamos en 4,8% y años atrás sobre 5%. Eso está pasando. Pero también hay que tener cuidado: las estimaciones de PIB potencial son peligrosamente cíclicas, en tiempos buenos suben mucho y en tiempos malos bajan mucho. Debemos tener un poco más de templanza en esto y mirar más la capacidad que tiene Chile de crecer. El crecimiento se ha convertido en una prioridad política para la Nueva Mayoría.
- ¿Eso le vino bien a usted?
- No sé si me vino bien, porque quizá sería más fácil estar creciendo harto y que esto no fuera tema. Pero sería peor que estuviéramos creciendo poco y que a nadie le importara.
- ¿Efectivamente hubo un cambio de switch en la clase política?
- Completamente. Hay dos cambios muy significativos en lo que hemos conversado con la Nueva Mayoría: primero, viene una etapa de consolidación, que hay que preocuparse de ir terminando bien algunas cosas y tenemos que ser más cuidadosos con los nuevos proyectos; y segundo, el crecimiento tiene que subir en la lista de prioridades, porque ha bajado y es un tema que debería preocuparnos.
- Usted va a cumplir un año en el gabinete. ¿Le frustra que las cifras no repunten?
- Yo partí el 11 de mayo con un precio del cobre en US$ 2,9 la libra. Ha sido duro digerir que el precio del cobre se cae a US$ 1,95. Ha sido duro trabajar para perfeccionar varias cosas que estábamos haciendo, que requerían ciertas simplificaciones. Y claro, me hubiera gustado que el crecimiento repuntara por eso, pero la realidad es que no lo ha hecho y debemos trabajar con lo que tenemos.
- Usted señaló que “lo peor ya había pasado”. ¿Cómo se puede sostener esto cuando el Banco Central hizo un recorte tan fuerte en las estimaciones de crecimiento?
- Eso lo mencioné respecto del Imacec de 0,5% de enero, que yo esperaba que sea el más bajo de este ciclo. Siempre hay riesgos, en el mundo pueden pasar cosas, pero en nuestro escenario base esperamos que los Imacec sean mejores, que la economía empiece a subir. En esto siempre hay escenarios complejos que se podrían desarrollar, lo de Brasil es un tema al que hay que hacerle monitoreo. Pero la mejor estimación que tenemos es que el crecimiento va a ir hacia el alza. Febrero será mejor por un tema estadístico, pero así como no hay que sobreleer el Imacec de enero tampoco hay que hacerlo con el de febrero. Espero que haya menos mortificación por parte de todos y más trabajo.
- ¿Está enojado, ministro, con ciertos temas? Por ejemplo, le respondió al Banco Central sobre ser “autocomplacientes”.
- Hay un par de temas que me empezaron a cansar. Uno, es dedicarle tiempo y reflexión a si es muy distinto una proyección de 1,25%-2,25% hecha un mes después que una de 2% con sesgo a la baja. Dije que concuerdo plenamente con el escenario macroeconómico del Banco Central. La segunda cosa que también me ha cansado es esta discusión de cuánto es externo y cuánto es interno, con algunos locos diciendo que el mundo está igual que hace cuatro años y, por lo tanto, todo es interno y con algunos también diciendo ‘aquí todo es externo’. Desde que llegué, he dicho que hay de las dos cosas. Lo que me gustaría es que dejáramos de darnos vuelta en lo mismo.
- ¿Fue poco oportuno volver a poner el tema en la discusión?
- No sé si fue poco oportuno, pero ese tema está saldado.
- ¿Ha sentido un cambio desde la clase empresarial, que está muy pegada en terminar o retrotraer las reformas?
- Eso no da para cansarse, porque es uno de los temas más importantes. Es legítimo tener visiones distintas sobre las reformas y es legítimo también discutir que la reforma tributaria hace menos rentable mi negocio, la reforma laboral también puede ser un problema y tratar de minimizar esos efectos, etc. Pero de ahí a decir -y voy a ridiculizar- que los problemas de confianza no se arreglan a menos que se metan en el cajón las reformas, es una discusión inútil. Ahora, si un empresario requiere que no haya reforma laboral en Chile para invertir, eso no es parte de lo que este gobierno va a entregar, porque tenemos un compromiso de hacer las cosas que dijimos que íbamos a hacer.
"MÁS QUE AJUSTE FISCAL EL PRÓXIMO AÑO, EL ESPACIO DEL GASTO VA A SER POCO AMPLIO"
- Sobre el tema fiscal, dijo que se iban a hacer esfuerzos adicionales en la contención del gasto y que se podían ver afectadas la creación de nuevos servicios. ¿Qué significa eso?

- Habían algunas subsecretarías que se había pensado hacer que iban a colgar del Ministerio de Desarrollo Social y hubo una conversación –ni siquiera mía- de otros ministros que dijeron 'ok, no la lancemos". Y no está mandado el proyecto de ley, pero estaba en el carrito de los cientos de proyectos que estamos manejando y eso es lo que tenemos que ir consolidando. Y así hay otros temas que estamos viendo cuáles se hacen y cuáles no, porque no se puede hacer todo al mismo tiempo.

- Analistas han dicho que los parámetros estructurales se van a deteriorar y que no debiera ser el último ajuste fiscal, ¿usted puede descartar que será el último?

- Puedo descartar que nos flaquee el compromiso con el balance estructural. Ajustes adicionales este año los veo muy difíciles, porque ya no tiene mucho sentido dado lo avanzado del año y más que ajuste fiscal el próximo año o no, el espacio del gasto del próximo año va a ser poco amplio. Y eso hay que reconocerlo y trabajarlo. En esta vuelta, hicimos un ajuste del precio del cobre de largo plazo, por parte del comité, en un momento que el precio del cobre era inferior a los US$ 2, en el peak de los problemas del mercado. Entonces, me extrañaría mucho que si el precio del cobre se recupera algo, no tengamos noticias ahí. Y segundo, hicimos un supuesto en nuestros cálculos de balance estructural, de la brecha, un poco más pequeña de lo que nos dan los cálculos con el PIB potencial del año pasado, que también nos da cierta maniobra. Estamos en un momento en nuestra historia del balance estructural, que es primera vez donde estamos "estresando" de verdad a la baja los parámetros estructurales.
REFORMA LABORAL: "TRANQUILO"
- ¿Qué mensaje se le envía al sector privado y los mismos actores políticos, cuando se aprecian ciertas diferencias de interpretación, por ejemplo, con la ministra Rincón con la norma de adecuaciones necesarias?

- Con la ministra Rincón nos pusimos de acuerdo y con el ministro Eyzaguirre, que nos ayudó muchísimo y fue clave en la última etapa de este proceso. Quiero reconocerlo públicamente porque fue por lejos el proyecto más difícil que me ha tocado ver en el Congreso. Y tenemos una interpretación y que quedó por escrito en el Congreso. La reforma laboral tuvo un largo proceso de discusión, de reequilibrios, de buscarle vueltas de tuerca para poder hacer que sea lo más compatible posible en términos de sus efectos en crecimiento y en equidad. Hicimos un esfuerzo muy grande y creo que se logró mucho más equilibrio y me deja tranquilo lo que se logró. El proyecto sigue teniendo los mismos objetivos iniciales, es un cambio muy importante del balance de poder en las negociaciones.
EL ATERRIZAJE DE LAS MEDIDAS
- AFP y aseguradoras en infraestructura: "Hoy las compañías de seguros tienen topes muy bajos para cuánto pueden invertir en esto, y las AFP tienen que buscar vehículos distintos para poder entrar. Es entrar directo a formas de inversión en el mundo de la infraestructura. Los superintendentes están trabajando y viendo cómo terminamos los proyectos de ley para implementar esto".

- Medidas pro pyme: "Chile ha avanzado mucho en factoring, con la factura electrónica se ha avanzado más todavía, pero no hay plazo para hacer acuse de recibo. Un chico le vende a otro chico, y ya lo vendió y la factura nueva no puedo ponerla como garantía para algo dado que es título ejecutivo. Queremos poner límites de tiempo para el acuse de recibo. Para reducir el tiempo de que pueda usar la factura para poder descontarla y hacerla plata".

- Exportaciones de servicios: "Si uno exporta una manzana, hay una glosa específica, pero en servicios no pasa eso, hay que trabajar en eso. Le tenemos mucha fe a la exportación de servicios".
www.df.cl
Publicar un comentario