2016/04/26

El desafío logístico de Falabella tras su ingreso al mercado de México

Grupo selló acuerdo con Soriana, la segunda cadena de supermercados más grande de ese país

El 15 de abril, el grupo Falabella, controlado por las familias Solari y Del Río, cumplió su anhelo de concretar su arribo a México, tras la firma de un acuerdo de entendimiento con la familia Martín, dueña de Soriana, la segunda cadena de supermercados más grande de ese país. Juntos desarrollarán una cadena de tiendas de mejoramiento del hogar con la marca Sodimac y el negocio de servicios financieros vía CMR. Cada firma aportará US$ 300 millones en capital y bienes raíces en cinco años, para abrir 20 tiendas.

De este modo, México será el séptimo mercado regional en que el grupo está presente, incluyendo Chile: Argentina, Brasil, Colombia, Perú y Uruguay.
Respecto de este importante acuerdo comercial se refirió Carlo Solari, en una entrevista publicada en el diario La Tercera.

Hoy, ¿cuál es el principal desafío que tienen?
Uno de nuestros principales desafíos es ser el mayor operador de comercio electrónico de la región. Para eso estamos invirtiendo US$ 1.000 millones para los próximos cuatro años en logística y tecnología. Eso requiere de mucho trabajo y esfuerzo y es nuestro foco. En 2015, las ventas en comercio electrónico crecieron 30% como grupo y considero que eso no es suficiente. Tenemos que crecer más rápidamente.

¿Cuál es el peso on line en las ventas totales?
Esa información la manejamos en forma privada, para no beneficiar a nuestra competencia. Lo relevante es que nuestro dinero está yendo a invertir en la regionalización de la empresa y a internet. El cambio más importante en el comercio en las últimas décadas se dio con el tema de omnicanalidad: los clientes quieren comprar 24/7 y quieren comprar en la tienda, en la web o por celular. Eso tiene cambios brutales para nuestra industria y es prioridad para la compañía.

¿Se transformarán en una firma de logística más que de venta al detalle en lugares físicos?
Son canales distintos, pero al final hay una integración. Obviamente, cuando dejas de despachar cajas y pallets a tiendas y tienes que despachar ítems y órdenes, la logística cobra más relevancia. Lo que estamos haciendo es ocupar la red y la capilaridad que tenemos en todas las tiendas del grupo en la región para que el despacho sea mucho más conveniente y más rápido.

A futuro, ¿Falabella será una compañía más de comercio electrónico que de tiendas?
Cuando estás en Latinoamérica puedes ver lo que ha ido pasando en mercados más desarrollados, donde la penetración de internet es más alta. Te das cuenta de que internet crecerá y será muy relevante en algunas categorías, pero nunca podrá reemplazar a la tienda física. La gente quiere sociabilizar, se entretiene de shopping, la interacción con el vendedor es distinta. La presencia física es muy importante; lo que cambia es la forma en que el cliente compra.

¿Amazon es su principal competidor en esa área?
Por supuesto. Los competidores son todas las tiendas físicas y on line. Estamos compitiendo contra todos, porque han llegado acá todos los retailers del mundo. Hace mucho tiempo que competimos con los mejores jugadores.

¿Han evaluado entrar a otras categorías?
No, tenemos grandes marcas y cada una permite vender una alta gama de productos. Estamos expandiendo la oferta de cada marca. En el caso de Falabella hay muchos productos que eran una oferta muy pequeña en las tiendas, porque no teníamos espacio, pero han sido relevantes en la venta on line, como los coches y máquinas de ejercicio. En Sodimac, los productos de oficina eran categorías que en general no abordábamos. Ahora abordamos categorías afines a nuestras marcas, pero no hemos pensado en ir más allá.

¿La llegada de Mauricio Macri a la Presidencia cambió sus expectativas sobre Argentina?
La semana pasada estuve dos días allá, en una delegación de Sofofa, y tuve la oportunidad de estar con el gobierno, los empresarios y oír de primera fuente qué están haciendo. Fue positivo y llegué optimista, pero la tarea es difícil.

¿Imprimirán otro ritmo a las inversiones?
Nunca paramos de invertir en Argentina. En la medida en que haya menos restricciones para flujos de capitales, más flexibilidad para importar bienes y que baje la inflación se hace más atractivo invertir. Siempre hemos sido activos y creemos en Argentina a largo plazo.

¿Y a Brasil le creen en el largo plazo?
Brasil está en un momento económico difícil, pero es demasiado importante como para no recuperarse. En el negocio de homecenter la penetración del formato es bajísima y el mercado es sumamente fragmentado. Los mayores cinco jugadores son menos del 10%. Independiente de eso, la oportunidad para abrir ese formato es alta. Estamos abriendo la tercera tienda Sodimac, aunque hay momentos de cautela y prudencia. Hoy, como la economía está mucho más lenta, hay más oportunidades, por ejemplo, para comprar o arrendar terrenos. Estamos tomando las oportunidades.

¿Brasil está subponderado en el portafolio?
Por supuesto, porque aunque somos sumamente agresivos en lo comercial, somos sumamente prudentes al hacer inversiones.
Fuente: La Tercera
Publicar un comentario