2016/03/01

Revelaciones de su vida personal complican situación de Evo Morales

Morales pidió ayer a familia de ex pareja que confirme reportes de que su hijo sigue vivo.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, luego de su primera gran derrota electoral la semana pasada, se enfrenta ahora a un creciente escándalo sobre su relación con una mujer que fue detenida por la policía el fin de semana.
Gabriela Zapata fue encarcelada el domingo acusada de enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias al ayudar a la empresa en la que trabajaba a obtener lucrativos contratos por parte del gobierno.
Morales, que no está casado, reconoció que tuvo una relación con Zapata, pero las preguntas sobre si ha contado toda la verdad sobre la relación han pesado en la popularidad del presidente.El asunto fue probablemente un factor significativo en la derrota que sufrió la semana pasada en un referendo sobre si la Constitución debía ser cambiada, lo que le hubiese permitido buscar un nuevo mandato en 2019.
Primer presidente indígena de Bolivia y líder desde 2006, Morales ha ganado elogios por su prudente gasto de las ganancias procedentes del gas natural, que ha ayudado a combatir la pobreza.
Pero las acusaciones de corrupción y amiguismo en el partido socialista de Morales han ido en aumento, erosionando su apoyo. La semana pasada, después de la derrota, Morales acusó a la oposición de discriminación racial y de llevar a cabo una campaña de trucos sucios. Sin embargo, cuando la confusión sobre cuándo terminó su relación con Zapata y si el hijo que tuvieron juntos está todavía vivo han dado lugar a preguntas sobre si Morales habría engañado al público.
Morales ha dicho que la relación terminó en 2007 y que el hijo que tuvo con ella hace ocho años había muerto joven.
Pero en los medios se han publicado fotos donde aparecen juntos el año pasado, mientras que la tía de Zapata aseguró que el niño “está vivo y bien”, provocando conmoción en Boliva.
En una conferencia de prensa celebrada ayer, Morales dijo que desconocía que su hijo estaba vivo y pidió a la familia de su ex novia que le permita saber la verdad.
“Tengo derecho a conocer a mi hijo, a cuidarlo, a protegerlo, es mi obligación. Espero que me lo traigan en las próximas horas”, dijo.
Gobierno imparcial
Morales comunicó al público que su hijo había fallecido al día siguiente de que un periodista revelara el certificado de nacimiento del niño, del que hasta entonces el país desconocía su existencia. También señaló que desde la muerte de éste ya no había tenido contactos con Zapata, que en ese momento se desempeñaba como gerente comercial de CAMC, una empresa china de ingeniería que tiene contratos por alrededor de US$ 500 millones con el gobierno boliviano.
El presidente argumentó que se trataba de un asunto personal y que la antigua relación no había comprometido la imparcialidad del gobierno al conceder estos contratos.
www.df.cl
Publicar un comentario