2016/03/01

Argentina confirma acuerdo con fondos buitres y comienza a cerrar la era del default

Anuncio representa un histórico triunfo para Macri que prometió devolver al país a la comunidad internacional.

Por Renato García J.
Argentina confirma acuerdo con fondos buitres y comienza a cerrar la era del default
El fin de una dolorosa era está llegando en Argentina, luego de que el principal negociador trasandino, Daniel Pollack, anunciara ayer un acuerdo para pagar a los fondos buitre, el principal obstáculo que aún estaba pendiente para sacar al país de un default que se ha prolongado por quince años.
El domingo por la noche se firmó un principio de acuerdo con Elliot Management, el fondo de inversiones de Paul Singer que ha liderado los reclamos de los inversionistas internacionales contra el país. El pacto incluye también a Aurelius Capital Management, Davidson Kempner y Bracebridge Capital, y considera un pago de US$ 4.650 millones en efectivo, lo que representa 75% del principal de la deuda más intereses.
El anuncio representa un histórico triunfo para el nuevo gobierno de Mauricio Macri, que podrá cumplir su promesa de campaña de devolver a Argentina a la comunidad internacional, luego de caer en impago en diciembre de 2001 y después de que doce años de gobiernos kirchneristas aumentaran el aislamiento económico del país.
El gobierno de Néstor Kirchner concretó en 2005 un canje de la deuda con sus acreedores que incluyó un descuento de cerca de 70%, el mayor de la historia, se ufanó en ese entonces el mandatario. Pero lejos de ser la victoria que se pintó en la época, el 7% de acreedores que no aceptó el duro trato y demandó a Argentina, se mantuvo como un frente abierto que impidió la recuperación de la economía.
Momento crítico
El anuncio llega en un momento crítico para el país. A los pocos días de asumir, una de las primeras medidas de Macri fue levantar los “cepos” que restringían la compra de dólares impuestos por su predecesora, Cristina Fernández, y devaluar el peso. Aunque las medidas inyectaron dinamismo a la golpeada economía, las autoridades ahora necesitan desesperadamente atraer nuevas inversiones extranjeras para repletar las debilitadas reservas internacionales, en mínimos de nueve años.
El impacto tras el anuncio de ayer fue inmediato, con el índice Merval de Buenos Aires disparándose más de 3%, aunque finalmente cerró con un alza de 1,44% por la cautela de los inversionistas. El rendimiento del bono argentino con vencimiento a 2033, en tanto, cayó tres puntos.
En conferencia de prensa, el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, destacó que el país quedó ahora en la línea de largada para recuperar el crecimiento. “Podemos decir por primera vez que Argentina empieza a salir del default”, subrayó el secretario de Estado.
Argentina espera emitir en abril deuda por hasta US$ 15 mil millones en dos otres bonos para cumplir el acuerdo con los holdouts y acceder luego a créditos internacionales, dijo Prat-Gay.
Acuerdo en el Congreso
Pollack puntualizó que, junto con los anteriores acuerdos, el nuevo pacto resuelve 85% del total de reclamos, y que seguirá trabajando hasta que se resuelvan las demás demandas. Aunque lo calificó como “un paso gigante”, resaltó que “no es el paso final”, ya que las negociaciones deben ser ratificadas por el Congreso, que también debe levantar la “Ley Cerrojo” impuesta por Fernández.
Sin embargo, los observadores concuerdan en que Macri tiene suficiente apoyo en el Congreso para conseguirlo. Un reporte de Credit Suisse proyectó que los trámites legislativos pueden estar despejados para comienzos de abril. Pollack precisó que los planes para pagar a los acreedores contemplan emitir nueva deuda y que los fondos buitre prometieron no obstaculizar “de ningún modo” la búsqueda de financiamiento. El “special master” destacó asimismo que, tras el pago, se habrá puesto fin al default y que “todos los pasos necesarios se pueden tomar en un período de seis semanas”.

EL ORIGEN DEL IMPAGO

En la década de los '90, Argentina fue la economía emergente que más se endeudó. En 1999, la devaluación de Brasil, el mayor socio comercial de Argentina, golpeó al país porque la convertibilidad uno a uno entre el dólar y el peso le restaba competitividad.

Para evitar el colapso de la banca ante la masiva salida de capitales el presidente Fernando de la Rúa ordenó el 2 de diciembre un "corralito" a los depósitos. La medida desató saqueos y protestas que dejaron 39 muertos y el 20 de diciembre De la Rúa renunció.

Tras cuatro años de recesión, en enero de 2002 el presidente interino Alfonso Rodíguez Saa declaró el default por US$ 95 mil millones. Días después, su sucesor, Eduardo Dualhe, puso fin a la convertibilidad.
Imagen foto_00000007

www.df.cl
Publicar un comentario