2016/03/16

Lula llega al gobierno para buscar apoyo del Congreso y frenar impugnación a Rousseff

Ayer se hizo pública la declaración del senador Delcídio do Amaral que involucra al ex presidente en la operación Lava-Jato. Rousseff sería investigada por tratar de interferir con la Justicia.

Por Isabel Ramos J.
Lula llega al gobierno para buscar apoyo del Congreso y frenar impugnación a Rousseff
La teleserie en que se ha convertido la escena política en Brasil sigue sumando capítulos. El ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva aceptó sumarse al gabinete en un intento por recomponer la base de apoyo del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y evitar la impugnación de la presidenta Dilma Rousseff, pero también para recibir un fuero que le entregaría protección en el marco de la operación Lava-Jato, el esquema de corrupción en Petrobras. Rousseff, por su parte, sería investigada por la Procuraduría General de la República por la nominación de un ministro al Supremo Tribunal Federal (STF) en un supuesto intento por liberar a los detenidos de Lava-Jato.
Lula asumiría como ministro de Secretaría de Gobierno, un rol clave para negociar apoyo en el Congreso. Fuentes del gobierno explicaron al diario local Valor Económico que las protestas históricas del domingo, que elevaron significativamente la presión para la impugnación de Rousseff, hicieron que el ex presidente repensara su posición.
La evaluación del Palacio de Planalto es que la llegada de Lula fortalecerá la defensa contra la impugnación, funcionando casi como una bala de plata o la última opción del gobierno para evitar que la presidenta sea destituida.
Lula -que anunció que será candidato a presidente en 2018- tiene el manejo político necesario para negociar en el Congreso y evitar deserciones, especialmente con el PMDB, que amenaza con abandonar el gobierno.
El riesgo de la estrategia, que es la pérdida de autoridad de la presidenta y de llevar la operación Lava-Jato al corazón del gobierno, son vistos hoy como un mal menor ante el debilitamiento del gobierno y la perspectiva de que Rousseff sea destituida.
Bolsa cae
La reacción de la bolsa no fue positiva. En un día de mucha volatilidad, el índice Bovespa cerró con una caída de 3,56%, a 47.130 puntos. Las acciones que más bajaron fueron las de las empresas estatales. Los inversionistas vendieron acciones por el recelo que genera la llegada de Lula al gobierno, y el temor de que pueda interferir en la conducción de la política económica y monetaria, adoptando medidas más expansivas.
De hecho, una de las primeras acciones de Lula será reunirse con la bancada del PT en la Cámara de Diputados y el Senado para respaldar su nominación. En el encuentro, además, el ex mandatario pretende discutir con el partido cambios en la política económica del gobierno.
Ayer se conoció además que la tasa de desempleo nacional subió a 8,5% en 2015, desde un 6,8% el año anterior. Esto representa la cifra más alta desde que la agencia de estadísticas, el IBGE, inició la serie de datos hace tres años. La población desempleada del país subió a 8,6 millones en promedio en el año, desde 6,7 millones en 2014, según el IBGE.
Lula bajo ataque
El regreso de Lula a Brasilia podría comprar tiempo al gobierno, pero podría ser insuficiente para su plena recuperación, dijo Harold Trinkunas, senior fellow de Brookings Institution, a Bloomberg.
“Se están quedando sin opciones, porque casi cualquier cosa que hacen en este punto empieza a verse como que están obstaculizando las investigaciones judiciales que se han vuelto bastante populares con muchos en Brasil”, aseguró Trinkunas. “Así es que se están quedando sin espacio de maniobra para mitigar el daño del caso” Lava-Jato.
Antes de viajar a Brasilia a reunirse con la presidenta, Lula se reunió con su abogado, Roberto Teixeira. El escenario político se vio remecido ayer cuando el STF aceptó el acuerdo de delación compensada del senador Delcídio do Amaral. Con esto, sus declaraciones pasaron a tener validez jurídica y pueden ser usadas para iniciar nuevas investigaciones.
La decisión permitió además que se hicieran públicos sus testimonios, donde involucra a Lula y a otros referentes políticos en el caso Lava-Jato.
Do Amaral atribuyó a Lula el mando de una supuesta operación para comprar el silencio del ex director de Petrobras Nestor Cerveró, que terminó llegando a un acuerdo de delación compensada. Fue la interferencia en el proceso de delación de Cerveró lo que resultó en el arresto del senador.
Asimismo, afirmó que el senador Aécio Neves (ex candidato presidencial del PSDB) fue beneficiado por corrupción en Furnas, subsidiaria de la estatal Eletrobras. El PT también habría recibido dinero.
Ayer la revista Veja difundió una grabación en que el ministro de Educación, Aloizio Mercadante, ofrece ayuda a un asesor del senador Delcídio do Amaral para que el parlamentario no llegara a un acuerdo de delación compensada. Esto fue negado ayer por el ministro, quien aseguró que le ofreció ayuda al senador, pero en otro contexto. Afirmó además que cuenta con la confianza de la presidenta para permanecer en el cargo.
Rousseff, por su parte, negó estar involucrada en una “iniciativa personal del ministro Aloizio Mercadante”.
www.df.cl
Publicar un comentario