2016/01/21

Nolberto Díaz: “El debate laboral está agotado, los senadores deben sincerar sus posturas y votar”

Vicepresidente de la CUT critica a los senadores que buscan “moderar” el proyecto con reemplazo interno y extensión universal de beneficios.

Por Narayan Vila
Nolberto Díaz: “El debate laboral está agotado, los senadores deben sincerar sus posturas y votar”
La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) observa con preocupación y molestia el debate de la reforma laboral. Les inquieta el desenlace de las negociaciones para alcanzar un “acuerdo político” que permita una aprobación transversal del proyecto. También alarma qué resolverá el Congreso en materia de huelga, extensión de beneficios y negociación interempresa.
Existe fastidio en la multisindical con el papel que han jugado el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, y de Trabajo, Ximena Rincón, y los senadores de la DC, Ignacio y Patricio Walker, Andrés Zaldívar, Jorge Pizarro y Manuel Antonio Matta; y del PPD, Eugenio Tuma, Felipe Harboe y Ricardo Lagos Weber, a quienes el vicepresidente de la CUT, Nolberto Díaz, acusa de “soberbios e ignorantes”.
El militante de la DC no se reserva adjetivos para criticar a sus correligionarios y al sector “más moderado” de la Nueva Mayoría en materia laboral.
-¿ Qué opina que la NM no logre aún alcanzar un acuerdo?
- Es lamentable y no hace más que confirmar el evidente problema de conducción del gobierno, que se ha manifestado durante toda esta administración. No hay que olvidar que la reforma laboral no estaba en el programa original y que, por presiones de la CUT y parlamentarios de la Nueva Mayoría, terminó ingresando como uno de los pilares del gobierno. Al interior del oficialismo hay quienes siempre se han puesto del lado del empresario.
-El proyecto aprobado por la comisión de Trabajo del Senado, ¿es lo que esperaban?
-Queremos ser claros: este proyecto de ley es un proyecto del gobierno, no de la CUT. Desde el primer día dijimos que este proyecto no sólo era insuficiente, sino que además el original contenía evidentes retrocesos, graves omisiones y la tonta idea de criminalizar la huelga.
- ¿Cuáles son las principales deficiencias de la propuesta del gobierno?
- Los pactos de adaptabilidad, la prohibición arbitraria del derecho a huelga de las empresas denominadas estratégicas y la criminalización de la acción sindical.
-¿Quién es el responsable de estas falencias?
- Toda la Nueva Mayoría es responsable. Lo grave de las diferencias del oficialismo es que nos tienen atados a leyes laborales de la dictadura, que llevamos esperando 25 años que cambien, para que cumplan con lo que prometieron el año 89: devolver derechos arrebatados hasta el día de hoy. Y en este debate hay un actor clave: Rodrigo Valdés, que es amigo de los empresarios.
- Varios senadores PPD y DC se han opuesto a un eventual acuerdo.
- Eso es penoso y lamentable. Una vergüenza que 8 senadores de la centro izquierda, a 25 años del retorno a la democracia, aún no entiendan que hay una deuda pendiente con el mundo del trabajo. Qué les pasa a estos señores que no escuchan ni ven que 1 de cada 2 trabajadores chilenos gana menos de $350.000.
- Algunos legisladores acusan “falta de decisión” por parte del gobierno. Dejar de acercar posturas y hablar con sus indicaciones.
- Efectivamente, a nosotros nos hubiera gustado más claridad desde un principio por parte del gobierno, respecto del camino que estaba dispuesto a avanzar, y creo que en parte por falta de definiciones del gobierno algunos senadores creyeron que podían imponer su mirada.
Nosotros creemos que el debate ya está agotado. Hemos estado más de 5 meses discutiendo en el Senado, nos parece que ha llegado la hora que se sinceren las posiciones y que los senadores voten.
Nadie en la CUT está disponible para ser parte de una cocina en el Senado, como pasó con la reforma tributaria.
- ¿Cómo evalúa el papel de la Presidenta Bachelet en la discusión?
-Nosotros esperamos que la Presidenta Bachelet zanje de una buena vez este debate eterno y muestre los caminos por los cuales quiere salir el gobierno.
Creemos que la falta de claridad del Ejecutivo y el ánimo de buscar consensos al estilo “cocinería” es un error. El oficialismo tiene mayoría en ambas cámaras. No necesita ningún voto de la derecha y prometió al país una reforma laboral que dejaría a Chile cerca de los estándares OCDE en materia laboral. Creemos sinceramente que este proyecto está aún lejos de acercarse a ello.
www.df.cl
Publicar un comentario