2016/01/04

Copec notifica a Glencore interés por comprar mina en Chile y lista corta se definirá en enero

De concretarse el negocio, sería el ingreso del grupo Angelini a la gran minería del cobre. Eso sí, la chilena competirá con fondos extranjeros que, también, hicieron ofertas iniciales a la suiza por Lomas Bayas en Antofagasta.

Por Hernán Vargas S.
Copec notifica a Glencore interés por comprar mina en Chile y lista corta se definirá en enero
El grupo Angelini perseverará en su deseo de ingresar a la gran minería. Pese a que estuvo cerca de hacerse con el 50% de Zaldívar que puso a la venta Barrick, la opción le fue arrebatada por una mejor oferta hecha por los Luksic a través de Antofagasta Minerals (AMSA). Ahora, Empresas Copec comunicó a la suiza Glencore su interés por adquirir Lomas Bayas, faena de cobre ubicada en la Segunda Región.
Fuentes de la industria comentan que la empresa contrató al estudio Philippi, Prietocarrizosa & Uría como asesores legales en el proceso y ya habría hecho su oferta inicial por la mina, la que serviría para “filtrar” a los interesados y armar una lista corta con potenciales compradores.
Aunque Glencore puso en marcha la enajenación de la mina recién en octubre, conocedores de las negociaciones esperan que antes del 15 de enero ya se defina el grupo más a firme de interesados.
Pero tendrá competencia. Las mismas fuentes señalan que al menos dos fondos de inversión extranjeros presentaron ofertas iniciales por Lomas Bayas, apostando a que, dado el actual escenario del cobre y la alta deuda de la suiza, puedan comprar barato.
De acuerdo a estimaciones de consultoras internacionales, el precio estimado de este activo iría de US$ 1.100 millones a US$ 1.500 millones, aproximadamente. Sin embargo, agentes del mercado local dicen que la transacción estará muy por bajo esas proyecciones, apostando que se pagará menos de US$ 1.000 millones por la faena.
Otras fuentes señalan que en Copec ven en este momento del mercado como la opción para dar el salto y operar una faena de la gran minería de cobre, y no sólo minas medianas como es hasta el momento (ver recuadro).
Agregan que la intención de Copec es que, precisamente, no ocurra lo mismo que con Zaldívar, que por el 50% AMSA pagó US$ 1.005 millones. En esas negociaciones, la empresa controlada por el grupo Angelini informó en julio a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) su interés por la mina, dado que el directorio había autorizado un importante monto de dinero para que, a través de su filial Inversiones Can Can, la firma participara del proceso.
Venta durante primer semestre
La enajenación de Lomas Bayas se enmarca en el proceso de reducción de la alta deuda que mantiene la minera, pero desde Glencore, a través de una conferencia con inversionistas realizada hace algunos días, también recordaron que la operación se inició como “respuesta a numerosas expresiones de interés no solicitadas”.
Eso sí, esta vez los máximos ejecutivos de la empresa agregaron información adicional: a mediados de mes recibieron las ofertas iniciales, tanto por Lomas Bayas como por Cobar, mina australiana también puesta a la venta.
Entre los interesados por los activos -que pueden comprar los dos juntos o solo uno- están empresas e inversionistas “australianos, asiáticos y sudamericanos”, señala la presentación hecha por los ejecutivos.
Agregaron, además, que esperan cerrar la transacción en el primer semestre de 2016
De vender esta mina, Glencore se quedaría en Chile con el 44% de las acciones de Collahuasi, la fundición Altonorte y la pequeña faena Altos de Punitaqui. En energía, heredaron de Xstrata la participación del proyecto eléctrico en Aysén, Río Cuervo.

LOMAS BAYAS REGISTRA PÉRDIDAS
La caída en el precio del cobre se hizo sentir en los resultados de Lomas Bayas. A septiembre de 2015 la faena -todavía en manos de Glencore- registró una pérdida de US$ 3,9 millones, lo que se compara negativamente con las utilidades por US$ 25,3 millones a igual periodo de 2014.
Los ingresos por venta de cátodos alcanzaron US$ 282,7 millones durante los nueve primeros meses de 2015, lo que representa una caída de 19,3% si se le compara con los US$ 350,7 millones que recibió la mina en mismo lapso del ejercicio anterior.
La faena comenzó a operar en 1998 y se ubica a 120 kilómetros al este del puerto de Antofagasta, en la comuna de Sierra Gorda. Produce cátodos y en 2014, de acuerdo a información de Cochilco, alcanzó de 66.400 toneladas de cobre. Entre trabajadores propios y contratistas, posee alrededor de 2.000 empleados.

LAS FAENAS DE ANGELINI
Empresas Copec controla sus activos mineros a través de Camino Nevado, sociedad creada en 2011 con el objetivo de entregar, a través de una única entidad, una administración especializada a las sociedades que la empresa tiene en el sector, según explica la firma en su memoria.
Angelini está presente en la minería nacional del cobre, oro y plata, a través de su filial Can Can, y
en la minería del carbón y su transporte, mediante sus coligadas Mina Invierno y Naviera Los Inmigrantes.
Cuentan con propiedades mineras -operadas por Can Can- en las regiones de Arica y Parinacota, Atacama y Valparaíso. Éstas comprenden las faenas El Bronce y Botón de Oro, en la provincia de Petorca; y los proyectos Choquelimpie, en la provincia de Arica y Parinacota, y Diego de Almagro, en la Provincia de Chañaral. Además, poseen una planta de lixiviación en Copiapó, destinada a la producción de metal doré a partir de la recuperación de finos de oro y plata contenidos en minerales y relaves.
La apuesta más importante que hace el grupo en esta área es en cobre, con el proyecto Diego de Almagro -que obtuvo su permiso ambiental en julio-, el que demandará una inversión aproximada de US$ 600 millones y permitirá producir más de 4 mil toneladas de cátodos y 30 mil toneladas de concentrado al año.

www.df.cl
Publicar un comentario