2015/12/03

Triunfo de Pizarro: inminente acuerdo con trabajadores contratistas de Codelco

Se incluiría un bono anual de productividad por cerca de $ 400 mil y mejoras de los beneficios de salud, educación y vivienda.

La postura firme de la administración de Codelco, liderada por su presidente ejecutivo Nelson Pizarro, de no ceder a las pretensiones de bonos millonarios por parte de los trabajadores contratistas está cerca de rendir frutos.
Tras resistir las paralizaciones y muestras de fuerza -que llevaron incluso a la toma de faenas desde fines de julio- por parte de personal subcontratado, la mesa de negociación entre los trabajadores y sus empleadores, en la que la estatal actuaba como garante, estarían muy cerca de cerrar un acuerdo definitivo, señalan altas fuentes de la firma.
Eso sí, agregan otras fuentes, el primer paso se daría con dos de las tres agrupaciones de subcontratados que formaban parte de las conversaciones: la Coordinadora Nacional de Trabajadores Contratistas del Cobre (CNTC) y la Asociación de Sindicatos Base (ASIB), mientras que con la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC), la facción más dura, no saldría humo blanco aún.
La propuesta que está en la recta final de ser aprobada consistiría en un bono anual por cerca de $ 400 mil condicionado a asistencia y productividad, además de mejorar la cobertura de “beneficios nobles”, como becas educacionales, beneficios de salud y habitacionales.
Además, se habría acogido la solicitud de estos sindicatos a considerar como dentro del horario laboral el tiempo de traslados desde la casa de cambio hasta la faena, como su posterior regreso.
La negociación, por parte de Codelco, está siendo liderada por el vicepresidente de Productividad y Costos, José Robles. Quienes lo conocen señalan que su rol ha sido fundamental para allanar el camino del acuerdo, aunque otras fuentes dicen que no se puede celebrar hasta que se oficialice el documento.
Un conocedor de la interna de la minera cree que este es un gran triunfo de la administración al, por un lado, resistir las paralizaciones y toma de faenas y, por otro, no dejarse influenciar por el lobby político. “Citaron a los ejecutivos a las comisiones de la Cámara de Diputados para tratar este tema, pero la empresa siempre mantuvo su posición, eso es bien único en la historia de la Corporación”, sostiene la fuente.
Conocedores de las tratativas dicen que la estrategia de la empresa es alcanzar un acuerdo con estas dos organizaciones para “forzar” que la CTC se una al acuerdo.
Visión de la CTC
Eso sí, desde la CTC no dan su brazo a torcer y han señalado que seguirán pidiendo mejoras al acuerdo marco firmado en 2013.
A través de una declaración pública dada a conocer el martes, la suprasindical señaló que se ven “indicios claros y precisos de actos promovidos por Codelco, destinados a incumplir el Acuerdo Marco y dejarlo sin efecto suprimiendo unilateralmente los beneficios sociales y remuneratorios establecidos en el mismo y, además, por una serie de conductas impropias y poco serias de los negociadores de Codelco Chile”.
“En el escenario antes descrito, los trabajadores subcontratados del cobre mantendremos, irrenunciablemente, la lucha por nuestros justos derechos, sólo con las armas de la conciencia, la unidad y la organización”, añadieron.
En julio de este año, el presidente de la CTC, Manuel Ahumada, entregó un petitorio a la administración de Codelco para mejorar los beneficios otorgados a los trabajadores. El dirigente, cuando dejó el documento en el edificio de la minera, señaló que están “preparados para el peor escenario”. “Si no es aceptada nuestra solicitud, no descartamos movilizaciones”, explicó.
Finalmente sí ocurrieron las movilizaciones, que incluyeron la detención de faenas como la destrucción de equipos. En su oportunidad, la estatal cifró en US$ 15 millones las pérdidas.
Costos de las paralizaciones
Pero los costos por conflictos laborales con subcontratados no ocurrieron solo este año. Según cálculos que la estatal entregó a la Cámara de Diputados, entre 2006 a 2013, si se suman las mermas de producción por paralización de contratistas (US$ 516 millones) a los bonos por término de conflicto (US$ 362 millones), se llega a US$ 878 millones de costos incurridos por la empresa. En 2013 el BTN ascendió a $ 1,5 millón, repartido a unos 40 mil empleados.
El actual Acuerdo Marco, firmado en 2013, se estableció un bono cuatrimestral de asistencia de
$ 150 mil, además de un “incentivo anual por cumplimiento de metas” que puede llegar hasta los $ 550 mil. También se contempla una gratificación mensual garantizada.
Trabajadores propios
Los trabajadores propios de la empresa también han vivido la austeridad de la administración en materia de bonos en un contexto de declive en el precio del cobre que ha afectado los excedentes que entrega Codelco al Estado.
Una muestra es la disminución de los gastos por bono por término de negociación entregados por la compañía. Si a septiembre de 2014 los pagos por este concepto ascendieron a US$ 240 millones, a igual periodo del año en curso bajaron a US$ 32,2 millones, equivalente a una baja de US$ 207,8 millones o 87%.
www.df.cl
Publicar un comentario