2015/12/16

Segunda agencia de calificación tilda a Brasil como "bono basura" por crisis económica

Standard & Poor's le quitó el grado de inversor en septiembre, tras rebajarle la nota y colocarla en perspectiva negativa.

Fitch rebajó hoy la nota de Brasil de BBB- a BB+ y le quitó el grado inversor, informó la agencia calificación estadounidense este miércoles. Esta es la segunda agencia que ubica al país sudamericano en grado especulativo, conocido como "bono basura". En septiembre fue Standard & Poor's la que le quitó el grado inversor tras rebajarle la nota y colocarla en perspectiva negativa. La agencia menciona como razones para la decisión la recesión más profunda de lo esperado en la que está inmersa la séptima mayor economía del mundo, el agravamiento del escenario fiscal y la creciente incertidumbre respecto a las posibilidades reales del Gobierno de Dilma Rousseff de implementar medidas tendentes a sanear la economía y frenar el crecimiento de la deuda. 


La primera consecuencia directa de que una segunda agencia le haya quitado al país el grado inversor es que algunos inversores se verán obligados a dejar de operar en el país. Además, la pérdida del certificado de buen pagador que representa el grado inversor dificulta el acceso al crédito internacional para el país y sus empresas, y se desvaloriza la moneda local frente al dólar. Para hacer el diagnóstico de la situación del país, Fitch cita los últimos datos económicos que indican que las inversiones y el consumo siguen cayendo en Brasil. En base a ese diagnóstico, la agencia prevé una retracción del PIB para este año de 3,7% y de 2,5% para 2016. 

Los últimos datos del desempeño de la economía brasileña relativos a este año dan cuenta de una contracción del PIB de 3,2% entre enero y septiembre, un desempleo que afecta a casi nueve millones de personas y una inflación que se ubica en 8,49% según un informe reciente del Banco Central (casi el doble de la meta oficial, que es de 4,5% al año). La agencia destaca asimismo las constantes modificaciones de la meta fiscal del Gobierno, que contaminaron la credibilidad de la política económica. 

De hecho, al resolución de Fitch se da a conocer un día después de que el Gobierno enviara al Congreso un proyecto para reducir la meta fiscal para 2016, de 0,7% a 0,5% del PIB, con la posibilidad incluso de acabar el año con un superávit primario igual a cero. El proyecto contempla la posibilidad de descontar 30.580 millones de reales (unos US$ 7.942 millones) del superávit propuesto, en caso de que se vean "frustrados" algunos ingresos previstos. La única agencia que mantiene a Brasil dentro del grupo de países confiables es Moody's, que no obstante, la semana pasada avisó que mantendrá la nota brasileña en observación, y en tres meses evaluará si mantiene el grado de inversión. Gobierno reconoce "gravedad" de la rebaja La pérdida del grado de inversión de Brasil es "grave" y muestra que el Gobierno no ha hecho todo lo necesario para responder a la crisis que vive el país, dijo el ministro de Hacienda, Joaquim Levy. 

El ministro guardó silencio cuando los periodistas le preguntaron si permanecería en su cargo. En un comunicado, Levy destacó que cumplir con el objetivo de superávit fiscal primario era "indispensable" y añadió que seguía confiado en que la economía de Brasil retomará la senda del crecimiento. "En el actual escenario el Ministerio de Hacienda reitera su confianza en la capacidad de la economía brasileña de retomar un ciclo de crecimiento. Pese a los indicadores de corto plazo y a la incertidumbre actual, la economía brasileña tiene fundamentos positivos y sólidos", afirmó.

Fuente: Emol.com  
Publicar un comentario