2017/12/14

El éxito en el e-commerce de Walmart y Jet

Fuente: Entrepreneur
Las historias de éxito pueden estar arropadas en los espacios menos imaginados. Un ejemplo es el caso de Walmart y su rápido crecimiento en el e-commerce luego de adquirir Jet.com. Una operación por la que gastó una fuerte suma de dinero y que generó desconfianza entre los inversionistas.
A pesar del gran éxito comercial de la tienda, el mercado electrónico era completamente desconocido para ella. Una desventaja en un mundo comercial que cada vez más se sumerge por esa vía. Aunque tarde, sus directivos tomaron la decisión que cambiaría su historia, al comprar esta startup, a pesar de las críticas. Sobre todo de Amazon, un gigante competidor.

Jet.com tenía solo dos años de antigüedad, pero la firma estadounidense aceptó pagar hasta 3,300 millones de dólares por ella. Fue la operación más grande en la historia del comercio electrónico.

“Se aprovecharán las soluciones tecnológicas innovadoras de ambas compañías para desarrollar nuevas ofertas que ayuden a los clientes a ahorrar tiempo y dinero“, explicaron ambas firmas.  Los resultados de esa transacción devinieron en un ganar-ganar para ambos negocios, acallando todas las voces escépticas.
Y es que Walmart, de ser una empresa ajena al e-commerce, logró impulsarse gracias a esta transacción –realizada a mediados de 2016- y ganar tal terreno, que le genera dolores de cabeza al fundador y CEO de Amazon, Jeff Bezos.
¿Pero cómo fue que esta gigante del comercio minorista se arriesgó con una joven startup y que los críticos no consideraban aún un caso de éxito? Mucho era su deseo de llegar a esta nueva generación millennial y no quedarse fuera dentro de las nuevas tendencias.
Y Jet ofrecía un bonnus muy atractivo: la dirección de Marc Lore. Un genio dentro de este comercio que ahora encabeza estas operaciones en la tienda. Los beneficios para él fueron un bono de hasta 700 millones de dólares y seguir dirigiendo su creación.  El inventario de Jet consta de más de 12 millones de referencias con productos de todo tipo, desde refrescos a aparatos de tecnología, comida, ropa y juguetes, repartidos en almacenes propios así como una red de más de 2,000 comercios asociados.
Pero Lore no solo atrajo la atención de Walmart. Tiempo atrás también atrajo al mismo Amazon, que en 2011 compró la línea Diapers, que pertenecía a la compañía Quidsi.
¿Por qué Amazon estaría interesado en una empresa de pañales? El secreto es que Lore había encontrado una fórmula de vender de pañales (y otros productos para bebés). Resulta que el negocio de Quidsi no estaba en lo que vende. El motor del negocio de Quidsi no era lo que vendía, sino la logística, el haber sido capaz de convertir el envío de productos de muy, muy poco margen de forma rentable a casa del consumidor.
Diseñó robots propios para gestionar los pedidos dentro de su almacén e invirtió también en un software propio para estudiar cuál era la mejor forma de empaquetar los pedidos, de tal forma que fueran en las cajas más pequeñas posibles para que se pudieran enviar más productos y más cajas en un mismo contenedor y aprovechar costos. Resulta que un operario podía llegar a controlar hasta veinte robots. Cuando entraba un pedido, su software estudia todas las combinaciones para dar con la caja más óptima para el envío.
Ese ingenio fue la clave para lograr la atención de dos grandes monstruos. Uno en el e-commerce y el segundo, apostó sus cartas a pesar de las resistencias en el mercado, logrando un gran éxito.  Y, a un año de esta adquisición, Walmart logró subir sus ventas en Estados Unidos en un 63% en su último trimestre y las acciones han ganado un 10% en el último año.  Además, tanto Wal-Mart como Jet han realizado una serie de mejoras en sus negocios que les permiten crecer a largo plazo y competir con Amazon.
Fuente: Entrepreneur 
Fuente Fotográfica: Entrepreneur
Publicar un comentario