2017/12/05

CDF en el radar de la libre competencia: el paso clave que definirá la venta del fútbol chileno

A_UNO_049652
María José Tapia  www.pulso.cl
En enero, la transacción ingresaría a la FNE. En la industria concuerdan en que el organismo debiera aprobar la venta, pero no exenta de mitigaciones. El no “paquetizar” el CDF y cláusulas de no discriminación podrían estar entre las obligaciones.
Hace unos días ingresó un nuevo actor a la carrera por los derechos del fútbol nacional. A los interesados por quedarse con el CDF, BTG Pactual, abogados y clubes se sumó un órgano adicional. “Habrá que notificar esta operación a la Fiscalía Nacional Económica (FNE)”, dijo el miércoles el presidente de la Universidad Católica y miembro de la comisión evaluadora del canal, Juan Tagle. La libre competencia aparecía así en el panorama y se convertía en la pieza clave para concretar la operación; un visto bueno decisivo para el término de la transacción. Y así está en las bases.
La última modificación a la ley de libre competencia obligó a que se informaran a la FNE todas las operaciones de concentración donde una de las partes vendiera en Chile más de US$11 millones o que ambas sumaran ingresos por US$70 millones en el país. Sólo el CDF entregó excedentes por más de US$55 millones en 2016, por lo que sus ingresos ya imponían la obligatoriedad de informar. Será a fines de diciembre o más probablemente en enero -con el ganador ya listo- el mes de presentación de la transacción al organismo. Y los expertos ya hacen sus apuestas.
Si bien, abogados de libre competencia concuerdan en que la operación debiera obtener el check de la FNE, subrayan que el escenario no se ve fácil. Hoy los principales actores en carrera son FOX, uno de los mayores proveedores de contenido del mundo, con una decena de canales y que además tiene los derechos de la Copa Libertadores y de la Sudamericana; y Turner que en Chile es dueño de CNN y Chilevisión, cuya matriz Time Warner, tiene HBO y que está en negociaciones para ser adquirida por AT&T, dueña de DirectTV. Más atrás, estaría la matriz de VTR, Liberty, y el fondo Citi Venture Capital.
“La FNE debe ponerle atención a la integración vertical entre operadores y dueños de canales, y a la posibilidad de que esta competencia por la cancha se dé de manera efectiva y no con nombre y apellido”, subraya un abogado de la plaza.
Según explican, dado que el CDF es un monopolio en sí mismo, la Fiscalía debiera analizar primero la competitividad del proceso, es decir, que haya sido una licitación abierta; lo que ya estaría cumplido con el trabajo de BTG. Lo segundo sería resguardar la competencia en la adjudicación, pero ¿de qué mercado?.
Las voces consultadas coinciden: el espectro más acotado es el de los derechos de transmisión del fútbol chileno, sin embargo, hay otros dos mercados a estudiar: el de los proveedores de contenido y el de cableoperadores. “Hay que evaluar si hay algún producto o servicio que se topa o algún mercado verticalmente relacionado, y ahí está el tema de Fox que provee contenidos o Liberty que está vinculado a operador de cable (VTR)”, dice un abogado. “Los tres hay que analizarlos y ver el trade off, porque a alguno le puede afectar y a otros no”, complementa otro experto.
Más allá de ello, concuerdan en que la resolución debiera tener mitigaciones. La más probable apunta a que la FNE los obligue a no “paquetizar” el CDF, es decir, que se comercialice a los cableoperadores -y de ahí al usuario final- de manera independiente del resto de los productos para no alterar el precio. Eso, con todos los bemoles que conlleva el hecho de generar ciertas promociones que permitan rentabilizar el negocio. Un abogado de libre competencia lo resume así: “tu puedes no ‘paquetizar’, pero si se lo adjudica un operador de cable, podría generar promociones para que sea más económico tener el CDF en su plataforma que en la de la competencia”. Y eso también debe ser visto por la FNE.
Todo ello, derivaría a que el análisis de la Fiscalía se profundizara. Si inicialmente, el plazo es de 30 días hábiles, esto puede pasar a una segunda etapa que puede tardar hasta 90 días adicionales; situación que avizoran se dé en esta transacción. Así, si ingresara en enero, podría estar visada recién en mayo.
Pero en el entorno del CDF hay tranquilidad. Ya existen resoluciones que sustentan tal optimismo.

El fallo de Turner

El 30 de agosto, la FNE aprobó la operación entre AT&T y Time Warner. Mientras en EEUU, la transacción ha sufrido una serie de cortapisas -desde la orden de vender Turner o DirectTV y el bloqueo por parte del Departamento de Justicia- en Chile, la Fiscalía le dio el visto bueno, exigiendo sólo cláusulas de confidencialidad en acuerdos con cableoperadores o proveedores no afiliados; compromisos de no discriminar, vía cláusulas menos favorables a las que tiene DirectTV y recurrir a una instancia arbitral como mecanismo de solución de controversia.
Tal resolución es la que hoy tienen a la vista los interesados en el CDF. Cercanos a uno de ellos, aseguran que si la FNE le dio el pase a tal nivel de operación, la compra de los derechos debiera aprobarse rápidamente.
“La FNE le exigió a AT&T que cualquier disputa se someterá a un arbitraje independiente. En el caso del CDF, esta medida es precisamente la que la FNE probablemente le pedirá a cualquier adquirente de la señal”, añade una fuente de la industria. Agrega que en ese sentido Turner ya tendría ese camino hecho. Lo mismo con la no discriminación entre operadores.
Por ahora, los competidores ya se preparan para esta segunda etapa. Fox trabaja con el estudio Philippi, además de un staff que tienen en Londres, mientras Turner también avanza en el análisis.
A la fecha hay una cosa clara: las condiciones para los clientes actuales del CDF no debieran variar. Aún hay contratos vigentes, por lo que cerca del millón de usuarios mantendría sus valores inalterables al menos hasta nuevo aviso.
Publicar un comentario