2017/11/21

Piñera realiza autocrítica, busca potenciar comando, pero insiste en que no se derechizará

Sebastian Piñera realizo punto de prensa
A. Sepúlveda / J. M. Ojeda  www.pulso.cl
El comando del ex Presidente ya inició acciones para reforzar la campaña. Comenzar un intenso trabajo en la calle con alcaldes y concejales, sumar rostros como Felipe Kast, Francisco Chahuán o Cathy Barriga, aprovechar el apoyo de J. A. Kast y tratar de sumar a Ossandón son algunas de las apuestas.
Una dura autocrítica hizo ayer el comando del candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera, a lo que fue su campaña durante la primera vuelta. El ex mandatario reconoció que su desempeño electoral fue una dura sorpresa y por eso aseguró que “es verdad que hubiéramos querido obtener un resultado mejor”. No obstante, aseguró que siempre supo “que esta elección no se resolvía en primera vuelta y que la segunda vuelta iba a ser estrecha” y que siempre apuntó a evitar “todo tipo de soberbia y de triunfalismo”.
Este análisis fue compartido en la reunión que tuvo el candidato con los presidentes y secretarios generales del bloque. A la salida, el senador RN e integrante del comando de Piñera, Alberto Espina, también secundó esta visión. “En sectores de nuestros partidiarios sí hubo una sensación de exitismo, de que esta era una carrera corrida, de que la elección estaba ganada”, precisó Espina.

El comentario apuntaba a lo que en el piñerismo denominaron como errores torpes de líderes que comenzaron a hablar sobre la composición del gabinete antes de lo que correspondía.

El rol de alcaldes y concejales

Fue el secretario general de RN, Mario Desbordes, quien comentó lo deficiente que estuvo el apoyo territorial de los alcaldes y concejales de Chile Vamos. Su visión fue compartida por el mismo Piñera y por toda la mesa directiva de la oposición. Algunos dirigentes resintieron de forma especial el poco compromiso en comunas como Maipú y Puente Alto. Representantes del bloque detallaron que esto se debe a que muchos de los alcaldes son “caudillos” que les cuesta solidarizar con la campaña del sector y dejar de centrarse exclusivamente en sus proyectos personales.
Por eso el primer cambio que hará la campaña de Piñera será reforzar “la calle”. Chile Vamos evaluó mal lo que fue el despliegue territorial ya que, según comentaron, no sirve hacer un banderazo cada semana en ciertos lugares. La crítica fue más profunda ya que consideraron que la campaña de su candidato fue muy de manual, de libro y que por tanto había que “chasconearla”. Espina lo confirmó y dijo que tendrán que volcarse “a un trabajo en la calle para tener más trabajo en terreno y, a veces, menos teoría y academia”.
El énfasis en la calle implica transmitir el mensaje de Piñera con más sentimiento, no desde el tecnicismo programático. Esto principalmente porque la coalición y el comando sintió que la gente no entendió el contenido real de sus propuestas y la forma en cómo eso le puede solucionar sus problemas cotidianos. Por eso uno de los focos será explicar mejor ideas como la “Red clase media protegida” y desmentir tajantemente la idea de que el ex Presidente terminará con programas o beneficios sociales.

La llegada de Kast y el interés por Ossandón

Luego del importante resultado electoral obtenido por José Antonio Kast -quien logró el 7,93% de los votos- se encendieron las alarmas en Chile Vamos, sobre todo en Evópoli por la posible tentación de que la candidatura de Piñera haga un giro hacia la derecha. Esto a pesar de que el ex mandatario ha velado por hacer una campaña de unidad. Por eso ayer insistió en el punto. “Vamos a mantener el norte y el rumbo de nuestra campaña, no nos vamos a izquierdizar ni derechizar. Vamos a apelar a la sabiduría y el sentido común de los chilenos, eso es lo que llamamos el centro social”, dijo Piñera. Dicho grupo lo caracterizaron en el comando como sin ideología, no partidista, que tiene poco interés por los “temas valóricos” y que le importa que quien le solucione sus necesidades sea capaz y competente.
Hasta el momento ese es el diseño y no se contemplan cambios profundos. De hecho, integrantes del comando confirmaron que no se esperan modificaciones al programa ya que se descartó comenzar a hacer “ofertones políticos”. Por eso valoraron la adhesión sin condiciones de Kast. El diputado UDI, Arturo Squella, quien es parte del equipo del ex candidato presidencial independiente aseguró que el respaldo es “sin pedir nada a cambio” ya que sienten cierta comodidad de sus ideas en la campaña de Piñera y que lo importante es hacer todo lo posible “para evitar que la izquierda llegue otra vez al poder”.
El timonel de RN, Cristián Monckeberg, además pidió considerar evaluar la forma en cómo sumar al senador Manuel José Ossandón a la campaña de Piñera. Por eso será él mismo quien lidere las gestiones con el legislador. Se espera que el resultado de eso se traduzca en la presencia del senador en las calles, sobre todo en Puente Alto y La Florida, apoyando al ex Presidente. El alcalde de La Florida, Rodolfo Carter, aprovechó de emplazar a Ossandón y dijo esperar que “cambie de actitud y se ponga a disposición de un proyecto un poco más amplio que él mismo”.
Con todo, el comando de Piñera inició una serie de reuniones y gestos con grupos considerados relevantes para ampliar su base electoral como los evangélicos, los militares en retiro y empleados públicos. Además, están en conversaciones para incorporar nuevos rostros al equipo, dentro de las cuales se apunta al senador Francisco Chahuán, el diputado Felipe Kast -por la gran votación obtenida en la parlamentaria- y también a figuras como la alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga. Respecto de Felipe Kast, se espera que hoy se oficialicen detalles de cuál será su nuevo rol en el comando.
Publicar un comentario