2017/09/04

Los tres puntos sobre el sistema de prepago que complican a los posibles emisores

Mariana Marusic  04/09/2017
La industria no bancaria es positiva a la hora de hablar de estos plásticos, sin embargo, aún tienen interrogantes: el costo que tendrá para quienes los emitan, las exigencias en seguridad y la red por la que operarán.
En los detalles está el diablo, dice un actor de la industria. Si bien la normativa para la emisión de tarjetas de prepago del Banco Central (BC) ya fue publicada, y la de la Superintendencia de Bancos (SBIF) se encuentra en consulta hasta el viernes, aún hay algunas dudas que podrían definir si el prepago es un boom en Chile, o no.
En la industria no bancaria están felices con esta normativa, pero aún no han definido por completo su participación en el sector. Estas son tres de las preguntas que intentan responder para tomar la decisión final:
1. Costo
La demanda de cuatro bancos contra BancoEstado ha dado de qué hablar. ¿La razón? Acusan abuso de posición dominante de la entidad estatal al cobrar una tarifa interbancaria más alta que a bancos de mayor tamaño por cada transferencia. Entre los interesados para emitir prepago esta también es una duda patente: el instituto rector dijo en su normativa que una persona va a poder hacer una transferencia desde su banco a una tarjeta de prepago, pero cuánto le va a costar al emisor es algo que se desconoce. Javier Etcheberry, presidente ejecutivo de Multicaja, detalla que pese a que el Central permite hacer transferencias, “hay que ver cuán engorroso va a ser el sistema. También se puede sacar plata de Redbanc, pero no sé cuánto va a costar, y si el prepago le cobra a la gente todos sus costos, tal vez no le interese a la gente sacar una tarjeta“, detalla. La tarifa por depósito no es el único costo que tendrán que enfrentar los emisores, ya que la puesta en marcha del sistema será uno de los mayores desafíos y uno de los principales temas que mira hoy la industria para decidir si incursiona en prepago.
2. Seguridad
“Los temas de seguridad pueden terminar de matar este negocio”, dice Etcheberry, y explica que hay un tema del grado de seguridad que se están exigiendo para las transacciones de tarjetas de prepago, cuestión que estarían asimilando a transacciones bancarias, “entonces yo creo que si tratan de exigir una seguridad muy grande para las transacciones, lo va a encarecer, y si los prepagos son montos pequeños, no hay que ser tan estrictos en la seguridad“, agrega. Eso sí, la preocupación por la seguridad del sistema vendría por parte de la Unidad de Análisis Financiero (UAF), y buscaría evitar, por ejemplo, que se utilicen este tipo de tarjetas para el lavado de activos.
3 . Carretera
Toda tarjeta necesita una red para poder operar: en Chile, débito tiene una, y crédito otra. Sin embargo, la normativa del Central no definió si las tarjetas de prepago van a funcionar en una u otra red. Conocedores del tema señalan que, considerando que es más barato, lo lógico sería que funcione por la carretera transaccional de débito de Transbank (dos interesados ya se han contactado con ellos por el tema), por lo que la industria está a la espera de que lo mencione la normativa de la SBIF. De lo contrario, el sistema no podría funcionar, advierten.
Publicar un comentario