2017/03/02

Debate al interior de Consejo del B. Central anticiparía dos recortes adicionales de la TPM

Carlos Alonso www.pulso.cl

La División de Estudios del ente rector puso sobre la mesa de opciones: recortar la TPM en 25 puntos base (pb) o bien mantenerla en su nivel actual de 3,25%. Expertos afirmaron que en el IPoM de marzo se entregará una trayectoria más expansiva.
La decisión del Consejo del Banco Central de mantener la tasa de interés en 3,25% en febrero fue unánime. Así se desprende de la minuta de la Reunión de Política Monetaria que ayer publicó el Banco Central. No obstante, dentro de las opciones que puso la División de Estudios del ente rector sobre la mesa estaban recortar la TPM en 25 puntos base (pb) para situarla en 3% o bien mantenerla en su nivel actual de 3,25%.
De acuerdo a la minuta, la División de Estudios afirmó que “desde la reunión de enero, las noticias habían ido confirmando que el adelantar los recortes de TPM delineados en el Informe de Política Monetaria, (IPoM), era una medida adecuada, en particular, la actividad se percibía algo más lenta y la inflación evolucionaba en línea con lo previsto”.
En ese sentido, se argumentó que “la trayectoria de TPM que se desprendía de las distintas medidas de expectativas de mercado consideraba bajas hasta 2,75%, lo que ocurriría alrededor de septiembre de este año. Luego se iniciaría una normalización de la instancia de política monetaria hacia el segundo trimestre del 2018”. Esto, a su vez, “implicaba que para los próximos doce meses el mercado esperaba una tasa promedio en torno a 2,9% y para los doce meses siguientes, una del orden de 3,1%. Es decir, el impulso monetario esperado por el mercado no difería en lo sustancial de lo que se derivaba del supuesto de trabajo planteado en diciembre y las observaciones sobre la conveniencia de cierto adelantamiento del mismo realizadas durante las subsecuentes reuniones”,
Sin embargo, el factor a considerar sobre recortar o no la TPM en febrero implicaba “aspectos comunicacionales”, específicamente relacionados con el sesgo que se iba a establecer, ya que si se decidía recortar en febrero y mantener el sesgo a la baja podía ser interpretado como que el Consejo estaba considerando una ampliación del estímulo monetario materialmente mayor que lo previsto previamente, escenario que, si bien no era descartable, no era el escenario base. Por otra parte, se añadió que “el cambiar a un sesgo neutral después de la baja podía ser interpretado como que se descartaba la posibilidad de transitar a una TPM algo por debajo de 3% en los meses que seguían, escenario que, a juicio de la División Estudios, tenía una probabilidad razonable de ocurrencia”.

Debate

Los economistas, en su mayoría, coincidieron en que tanto la visión que entregó la División de Estudios como el debate que se dio entre los consejeros da luces que auguran que el ente rector se abrirá a realizar dos recortes adicionales, es decir, uno más que lo delineado en el IPoM de diciembre y de esa manera llevar la tasa de interés a 2,75% en 2017.
Desde BBVA señalaron que “la discusión de política monetaria al interior del Consejo evolucionó rápidamente en un mes desde la necesidad de adelantar el estímulo de 50 pb a la necesidad de incrementar el estímulo a más de 50 pb”. Asimismo, Martina Ogaz, economista de Euroamerica, sostuvo que en la minuta “se reafirmó la visión estratégica del BC que era el postergar la baja para marzo para luego en el IPoM de marzo añadir un nuevo escenario de tasa incluyendo un recorte adicional de 25 pb” . A su vez, Antonio Moncado, economista de BCI, apuntó que el ente rector debería plantear como supuesto de trabajo un recorte adicional de la TPM.
Mientras que Nathan Pincheira, economista de Banchile, afirmó que “seguimos considerando que hay espacio para una baja adicional de las dos que tiene prevista ya el BC, e incluso si se confirma la debilidad de la actividad, se podría incluir una recorte más para llevar la tasa de interés a 2,5%”.
En la otra vereda, Andrés Osorio, de Econsult Capital, se alejó de la visión de la mayoría de los consultados, puesto que dentro de su visión hay dos elementos importantes a considerar para mantener la cautela monetaria: “Las expectativas de inflación no se han alejado de la meta del BC en el medio plazo, y hay un aumento de la inflación externa, lo que podría generar presiones inflacionarias internas, por ello, no vemos necesario que el BC cambie su escenario en el IPoM de marzo”.
Publicar un comentario