2016/10/13

Mercado ve por primera vez un recorte de la tasa de interés entre enero y marzo de 2017

La Encuesta de Expectativas Económicas (EEE) del Banco Central subió por primera vez la expectativa de crecimiento de la actividad para 2016 de 1,6% a 1,7%. Para 2017, la previsión de PIB se mantuvo en 2% y para 2018 pasó de 2,7% a 2,8%.Carlos AlonsoCARLOS ALONSO | ECONOMÍA 

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de 0,2% de septiembre sorprendió al mercado detonando un ajuste en las expectativas de inflación para 2016, las que pasaron de 3,4% a 3,2%. Esto, a su vez, generó un cambio en la perspectiva de consenso que había para la Tasa de Política Monetaria (TPM), ya que antes de conocer el dato de septiembre se esperaba una mantención prolongada de este instrumento durante todo 2017. 
En cambio, ahora tanto la Encuesta de Expectativas Económicas (EEE) como la Encuesta de Operadores Financieros (EOF) esperan, por primera vez, un recorte de 25 puntos base en el tipo rector en el primer trimestre del próximo año. Ahora bien, para el plazo de 23 meses, la encuesta de expectativas muestra una dispersión en sus proyecciones, ya que si bien la mediana se ubica en 3,5%, un 30% ve que la TPM esté entre 3% y 3,25%, mientras que un 41% la sitúa entre 3,75% a 4%. De acuerdo a los economistas consultados, el cambio responde principalmente al IPC de septiembre. 
Felipe Ruiz, economista de BCI sostuvo que “esta encuesta recoge el sorpresivo IPC de septiembre, generando un cambio en el consenso de las expectativas sobre la trayectoria de la política monetaria para el próximo año. Sin embargo, existe una importante dicotomía sobre el nivel de la TPM hacia plazos más largos, como el de 2 años”. 
Desde BBVA señalaron que “ambas encuestas muestran un ajuste a la baja en las expectativas de inflación tras el sorpresivo IPC de septiembre y confirman o incorporan expectativas de al menos un recorte de 25 puntos base en la TPM en los próximos meses”. En ese sentido esperan que “se introduzca un sesgo a la baja en la reunión del Banco Central de noviembre, y seguimos esperando que el próximo paso de la política monetaria sea un recorte, y que éste ocurra en diciembre de este año”.
Asimismo, Felipe Alarcón, economista de Euroamerica, puntualizó que “se va consolidando la visión de un recorte de la TPM para el primer trimestre del próximo año, ya que en ese entonces la Reserva Federal (Fed) habrá subido su tasa de interés y se conocerá el impacto sobre el tipo de cambio y por ende en la inflación”. Nathan Pincheira, economista de Banchile, acotó que “desde hace un tiempo, si bien primaba una mantención, se había comenzado a levantar la opción de una baja en la tasa de interés el cual, el IPC de septiembre fue clave para que los agentes internalizaran dentro de su escenario base una rebaja en la tasa de interés”. 
En ese aspecto Pincheira dijo que “dentro de sus proyecciones ahora también incorporaron dos recortes de 25 puntos base para los próximos 12 meses”. 
Expectativas de actividad
“Señales primaverales”. Esa fue la frase que ocupó el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, para comentar el 2,5% que registró el Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) de agosto ubicándose muy por sobre las expectativas de mercado. Dichas señales al parecer se reflejaron en la previsión que los agentes de mercado entregaron para el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 2016, ya que por primera vez desde que existen proyecciones para este año, el ajuste fue al alza pasando de 1,6% a 1,7%. Para el próximo año, la previsión se mantuvo en 2% mientras que para 2018 subió de 2,7% a 2,8%.

En este punto, Alarcón sostuvo que “la leve alza que tuvo la expectativa de PIB para 2016 se debió principalmente al mejor Imacec que mostró agosto, mientras que para 2018 se puede relacionar con el cambio de Gobierno, pero es difícil aventurarse a una expectativa para dos años más”. Pincheira también ve como responsable el Imacec de agosto, sin embargo, “no cambia la visión de mediano plazo donde la economía seguirá creciendo en torno al 2%”.
Publicar un comentario