2016/06/13

Latinoamérica se contraerá entre 0,5% y 1,2% este año según principales bancos de inversiones

Brasil y Argentina cerrarán 2016 con desempeño negativo. El próximo año, el crecimiento sería de, al menos, 2,1% en la región.

Por Ignacio Gallegos F.
Latinoamérica se contraerá entre 0,5% y 1,2% este año según principales bancos de inversiones
Golpeada por la caída en el precio de las materias primas, América Latina no logrará escapar este año de su segunda contracción económica consecutiva, según esperan los principales bancos de inversiones del mundo. Tras un crecimiento negativo de 0,1% en 2015, en 2016 la región se desaceleraría aún más: los más optimistas espera una caída de 0,5%, mientras que los más pesimistas apuntan a una baja de 1,2%.
Los últimos reportes de Bank of America, BNP Paribas, Nomura, Barclays y JPMorgan coinciden, sin embargo, en que 2017 verá una recuperación rápida. Según esas proyecciones, la economía de la región retomaría el crecimiento y se expandiría entre 1,7% y 2,4% el próximo año.
“Estamos viendo una tendencia de convergencia en torno a políticas más ortodoxas y amigables para el mercado en toda Latinoamérica”, dijeron analistas de Eurasia en un reporte. “No es una sorpresa. Los buenos años de crecimiento económico y pocas restricciones presupuestarias y externas se acabaron. Los gobiernos tienen dificultades para mantener el desempleo bajo y el gasto fiscal alto, los dos pilares de su éxito durante el superciclo de los commodities, al tiempo de mantener la estabilidad macroeconómica”.
Para varios de los países de la región, el primer trimestre ya ha traído resultados débiles. Ejemplos son Brasil, que se contrajo 5,4% entre enero y marzo, en comparación con el mismo período del año anterior, y Colombia, que creció 2,5%, por debajo de las expectativas del mercado, que apuntaban a 2,8%.
La caída de los grandes
Las grandes economías latinoamericanas han liderado la desaceleración regional. Brasil es el mejor ejemplo: el país que en 2010 logró expandirse más de 7%, cerraría en 2016 su segundo año consecutivo de crecimiento negativo con una contracción de entre 3,1% y 4%.
El país atraviesa un período de turbulencia política, cuando el partido del gobierno interino -dirigido por Michel Temer, mientras la presidenta Dilma Rousseff enfrenta un juicio político, acusada de manipular las cuentas fiscales- es cercado por las investigaciones por corrupción en la petrolera estatal Petrobras. Temer impulsa reformas económicas que incluyen un límite al gasto fiscal y cambios al sistema previsional. El mercado espera que en 2017 la situación del país mejore hasta una expansión de entre el 0,5% y el 2%.
Argentina, en tanto, acaba de salir del default y espera recuperar la confianza del mercado internacional. No obstante, según las proyecciones, no logrará evitar una recesión de entre 0,5% y 1,4%. El próximo año, sería de fuerte aceleración: los bancos internacionales esperan que la nación logre crecer entre 3% y 4%.
Como uno de los países más estables en la región, México podría crecer entre 2% y 2,8% en 2016. Eurasia considera que la carrera política de Andrés Manuel López Obrador es aún un factor de incertidumbre: ”El hecho de que sea competitivo seguramente creará temor en los inversionistas el año antes de la elección”, sostienen.
Golpeados por el metal
Perú y Chile son ejemplos de naciones que han visto decaer su crecimiento económico por el bajo precio de sus principales productos de exportación: el cobre y el oro.
En el caso de Chile, los bancos concuerdan en que el crecimiento este año estará bajo el 2%, el límite superior del rango que maneja el banco central. En 2017, la recuperación económica permitiría una expansión de entre el 2% y el 2,4%.
En el caso de Perú, que en el primer trimestre logró expandirse un 4,4%, el rango de crecimiento estaría entre un 3,8 y un 4% este año. El próximo, podría llegar hasta un 4,5%.
A futuro, según Eurasia, “los gobiernos probablemente intentarán hacer ajustes rápidos, para minimizar los costos políticos, con la promesa de cambios más profundos en el futuro (...) Si la inversión privada no responde rápidamente, los gobiernos terminarán por enfocar sus esfuerzos en el gasto en infraestructura como herramienta principal para impulsar el crecimiento (...) Ya estamos viendo señales de esta estrategia en Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Perú”.
 Imagen foto_00000008

www.df.cl
Publicar un comentario