2016/04/14

Gobierno define fórmula para bajar producción salmonera en el país pero no establecerá cuotas

En la industria han estado pidiendo cambios legales de fondo, pero en el corto plazo -dicen cercanos- eso no está en los planes del Ejecutivo.

Por Andrés Pozo B.
Gobierno define fórmula para bajar producción salmonera en el país pero no establecerá cuotas
La crisis de la industria salmonera vivirá un día clave hoy en Valparaíso, ya que el gobierno finalmente mostrará sus cartas e informará el mecanismo para restringir la producción y evitar inconvenientes sanitarios.
Pese al llamado de empresas, como la gigante Marine Harvest, de fijar cuotas globales de producción a nivel país y luego dividir eso entre las licencias disponibles, por el momento parece ser una idea descartada en los planes del gobierno. ¿La razón? Éste aún es un debate que no ha madurado lo suficiente y faltan temas por resolver como el efecto que un diseño de esas características tendría en materias de libre competencia y su concordancia con normas internacionales. Un tema no menor es que una medida de este tipo tiene que pasar por el Congreso, lo que a su vez tendría una serie de derivadas.
En ese plano, está claro que las fichas de la autoridad estarán puestas en el reglamento de densidades máximas, normativa que surgió tras la crisis del virus ISA a fines de la década pasada, pero que está en análisis desde fines del año pasado.
Hoy la Subsecretaría de Pesca presentará a la Comisión Nacional de Acuicultura, organismo público-privado que asesora al gobierno, la fórmula con la que pretenden normar el crecimiento de la producción.
En la industria hay expectación frente a la revelación, porque hasta el momento han tenido pocas señales concretas de cómo viene la mano. Lo que se tiene claro es que la normativa, que establece una producción máxima de kilos por metro cúbico de producción, será más estricta, bajando los niveles y estableciendo premios para ir incrementando esa porción, por ejemplo si la mortalidad del barrio analizado se mantiene en buenos niveles.
En este punto tendrá un rol clave el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) pues establecerá los parámetros y definirá cuánto podrá producir cada centro, explica una fuente.
La formulación de esta normativa tiene un buen grado de avance, dado que se espera que pudiera estar operativa hacia el segundo semestre de este año, para lo cual tendría que entrar pronto a toma de razón ante la Contraloría.
Efecto reputacional
Un director de una de las salmoneras más importantes del país, explica que la industria está buscando una cirugía mayor para tener un mejor marco de acción, dado que la legislación post ISA ha evidenciado falencias, como que los sesenta barrios conformados para el cultivo comprenden áreas muy pequeñas y además están muy próximos unos de otros, lo que impide un correcto manejo sanitario.
Por esto último los privados han propuesto la conformación de “macrobarrios” o un cambio a la normativa respecto de los períodos de descanso simultáneo, que impiden manejar los peak de producción.
Sin embargo, en el gobierno ven que este debate aún es incipiente y al mismo tiempo ven el riesgo del tránsito por el Congreso donde, dicen fuentes de la autoridad, el trámite podría no ser tan expedito como se requiere, dado que proyectos más “simples” se han demorado. Sin embargo, lo que más preocupa es que dado que la imagen de la industria no es la mejor entre los parlamentarios, ello pudiera suscitar cambios más allá de lo presupuestado.
Además, hay otro tema que abordar. Esto, porque aún no hay consenso en la industria respecto a qué modelo de regulación adoptar.
Así como grandes jugadores han pedido establecer una cuota a nivel país, para luego dividirla entre el número de licencias otorgadas, esa idea no provoca consenso a nivel de actores más pequeños que ven ese modelo como un intento para disminuir el flujo de inversiones necesarias, con el consiguiente efecto a nivel de la presión financiera, y sin perder participación de mercado.

BANMERCHANT: EL SECTOR SALMONERO ES UNO
DE LOS MÁS SENSIBLES PARA CONCRETAR FUSIONES Y ADQUISICIONES

Las empresas, de todos los sectores económicos, deberán comenzar a internalizar el bajo crecimiento que se ha registrado en los últimos años y que se sigue proyectando por un tiempo más. Dado que esto afectará la capacidad de crecimiento y los planes de negocios de las compañías, muchas de ellas tendrán que ir más allá de su capacidad propia y analizar seriamente posibilidades de concretar operaciones de fusiones y adquisiciones (M&A, por sus siglas en inglés) dice Rafael Wilhelm, socio y director ejecutivo de Banmerchant Asesoría Financiera.

"Curiosamente, pese a la baja económica, la actividad de M&A no decae. Esperamos que hayan oportunidades para las empresas más consolidadas de adquirir eventuales actores internacionales que pueden entrar. Las empresas se amoldan a este nuevo escenario y lo aprovechan", dice, aunque reconoce que la dificultad es que cuesta más cerrar este tipo de operaciones, dado que el precio de las transacciones ha bajado en general.

Wilhelm explica que el sector salmonero es uno de los que está más sensible a este tipo de operaciones, por lo que es probable que se vea mayor actividad en él. "Al sector que le llueve sobremojado es el salmonero, donde ya ha habido una consolidación fuerte, pero aún quedan espacio para profundizar esto y para reordenarse", añade.

Esto porque se ha visto que algunas empresas han perdido parte de su producción, dado que no tienen una diversificación geográfica adecuada, por lo que este tipo de operaciones pueden permitir bajar los riesgos.
"Es un sector que se ha visto afectado por todos lados: desde la competencia afuera, la mano de obra, temas de riesgo. Creemos que el sector se seguirá reordenando", explica.

Consultado sobre si el momento por el que atraviesa la industria fuerza a estas empresas a tomar una definición, señaló que "las circunstancias van forzando las decisiones", donde hay muchos factores que influyen, pero es un momento de definiciones. Banmerchant visualiza que el momento de la industria hace vislumbrar una nueva necesidad de reorganización de pasivos y una natural consolidación.

El ejecutivo agrega que otros sectores que tendrán que tomar definiciones similares son las energías renovables y los proveedores de minería, los que también pasan un momento complejo.
www.df.cl
Publicar un comentario