2016/02/02

Países golpeados por caída del petróleo piden ayuda externa para apuntalar presupuestos

Mientras los productores sufren, un informe de Bank of America estima que el derrumbe de precios traspasará US$ 3 billones al año a los consumidores globales, una de las mayores transferencias de riqueza en la historia humana.

Por Ainhoa Murga
Países golpeados por caída del petróleo piden ayuda externa para apuntalar presupuestos
El fin del auge petrolero está ahogando a las economías de países en desarrollo que dependen de la exportación de esta materia prima para sostener sus presupuestos.
Después de que Azerbaiyán, que en diciembre impuso controles para frenar la salida de capitales y sostener su moneda, iniciara en enero la negociación de un potencial rescate con el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), el descalabro del precio del crudo se cobra otra víctima: Nigeria.
El gobierno del país africano está en conversaciones con el Banco Mundial y el Banco Africano de Desarrollo (ADB, su sigla en inglés) para obtener un préstamo de urgencia por US$ 3.500 millones.
Según la ministra de Finanzas nigeriana, Kemi Adeosun, las negociaciones están activas, pero no se ha presentado una propuesta formal ni al Banco Mundial, por US$ 2.500 millones, ni al ADB, por US$ 1.000 millones. El gobierno planea vincular estos préstamos a proyectos específicos, apuntó Adeosun a Bloomberg.
Las conversaciones tienen lugar “antes de obtener la aprobación del presupuesto” y “no son parte de un paquete (de ayuda) del FMI”, dijo Adeosun. Que Nigeria acuda al exterior en busca de ayuda para tapar el agujero que está dejando en sus arcas el bajo precio del crudo eleva el temor sobre las perspectivas para otros países exportadores. Si Azerbaiyán es finalmente el primero en recibir un rescate el FMI, la duda que asalta a los expertos es quién será el siguiente. Ecuador, Venezuela y Brasil están entre los señalados.
Déficit récord
El gobierno Muhammadu Buhari, que asumió como presidente en mayo de 2015, busca una salida a la crisis económica provocada por el colapso del precio del petróleo.
La petición de estos préstamos llega en un momento en que la mayor economía de África enfrenta un déficit presupuestario de unos
US$ 15.000 millones, un agujero que se ha profundizado en lo últimos meses a medida que el crudo perdía valor y el gobierno trataba de estimular la decaída economía a través del gasto público.
Nigeria es el principal productor de crudo del continente, con alrededor de 1,8 millones de barriles al día, y el 35% de su Producto Interno Bruto se sustenta en el sector energético (petróleo y gas). El 90% de los ingresos por exportaciones del país provienen de la venta de crudo, según la OPEP, y se espera que este año caigan a solo un tercio. El precio del petróleo se ha hundido alrededor de 46% desde junio del año pasado y ayer se cotizaba a alrededor de US$ 34,9 el barril en Londres, según datos de Bloomberg.
Buhari pretende impulsar este año un presupuesto récord de 6,1 billones (millones de millones) de nairas (US$ 30.700 millones). La ministra Adeosun, que adelantó en enero la intención de acudir a agencias multilaterales y al mercado de deuda internacional en busca de US$ 5.000 millones para afrontar el déficit récord, indicó a Financial Times que Nigeria planea volver al mercado de bonos por primera vez desde 2013.
El déficit actual, de alrededor de 3% del PIB, supera ya el proyectado (US$ 11.000 millones o 2,2%), y con la incertidumbre que rodea al mercado petrolero para este año “es probable que el gobierno -que en su presupuesto contempla un valor de US$ 38 por barril- tenga que revisar al alza sus planes de endeudamiento”, consignó en una nota Teneo Intelligence.
OPEP dispuesta a negociar
Después de que los rumores de un posible negociación para reducir la producción impulsara el precio del crudo la semana pasada, un oficial de la OPEP afirmó ayer que Arabia Saudita “está preparada” para gestionar el mercado siempre que “todos cooperen”, productores miembros y no miembros, entre ellos Rusia.
Por el momento, no se ha decidido si se mantendrá esta reunión para discutir medidas para impulsar los precios, ni la solicitada por Venezuela.
No todos sufren
Pero mientras los países productores intentar mantenerse a flote en un ambiente de bajos precios, hay otro sector que se ha visto crecientemente beneficiado.
Según una nota a clientes de Francisco Blanch, economista de Bank of America Merrill Lynch, la caída sostenida de los precios del crudo, “transferirá US$ 3 billones (millones de millones) al año desde los productores petroleros a los consumidores globales, estableciendo las bases para una de las mayores transferencia de riqueza en la historia humana”.
Blanch y su equipo ya han visto evidencia de que la caída en el precio del crudo está teniendo un impacto positivo en la demanda, y argumentan que esto podría acelerarse aún más si los precios no repuntan.
“Alternativamente en un escenario de bajos precios, por ejemplo si los precios promediaran sólo US$ 40 en los próximos cinco años lo que está cerca de la actual curva, la demanda crecería en 1,5 millón de barriles diarios, lo que está 0,3 por encima de nuestro escenario base. Finalmente, en US$ 20 la demanda por petróleo crecería en un explosivo 1,7 millón de barriles diarios en promedio, 0,5 por encima de nuestro escenario base, en nuestras estimaciones”.
www.df.cl
Publicar un comentario