2016/01/26

Problemas de la banca italiana traen de regreso los temores de nueva crisis financiera en Europa

El gobierno está en conversaciones con la Comisión Europea para elaborar un plan que ayude a los bancos a liberarse de créditos dudosos. El premier Matteo Renzi afirma que en las próximas semanas lograrían crear un “banco malo”.

Por Ainhoa Murga
Problemas de la banca italiana traen de regreso los temores de nueva crisis financiera en Europa
La agitación de los mercados internacionales en las primeras semanas de 2016 ha dejado en un segundo plano algo que, en realidad, es un quebradero de cabeza para Bruselas: la estabilidad del sector financiero de Italia y su potencial peligro para la recuperación en ciernes de la eurozona.
En lo que va de año, las entidades italianas han perdido alrededor de 20% de media en valor bursátil debido al creciente temor de los inversionistas por el elevado nivel de morosidad. Monte dei Paschi di Siena, el tercer y más antiguo banco del país, se ha dejado casi la mitad de su valor. El sector bancario representa un 30% de la bolsa de Milán y constituye la principal fuente de financiamiento para pequeñas y medianas empresas en el país.
Los últimos datos de la Asociación de Banca Italiana elevan a más de 201.000 millones de euros (US$ 220.000 millones) los préstamos impagados, un nivel de morosidad histórico que representa más del 16% de los créditos totales, más del doble que en España (7%) y cuatro veces más que en Francia (4%). Además de este monto, el Banco de Italia afirma que hay más de 160.000 millones de euros en deuda problemática que podría convertirse en incobrable. En conjunto, representan alrededor del 22% del PIB anual de Italia. Los préstamos dudosos se han duplicado en toda la zona euro desde 2009, llegando a casi 1 billón de euros (millón de millones) a fines de 2014, según datos del FMI.
La ola de ventas vivida la semana pasada subrayó la necesidad de que el premier Matteo Renzi alcance rápidamente un acuerdo que impida que el sector bancario se hunda con el peso de estas deudas incobrables, que son una carga para la concesión de nuevos créditos, que están sofocando la incipiente recuperación de la tercera economía de la región.
Conversaciones con la CE
Las tres jornadas de caída registradas la semana pasada, en las que Monte dei Paschi llegó a dejarse más de 20% en una sesión siendo necesario suspender su cotización, se produjeron tras la solicitud de información por parte del Banco Central Europeo (BCE) a seis entidades italianas. La medida hace ya imposible para el gobierno de Renzi sostener que los problemas se reducen a un pequeño número de entidades como los cuatro bancos rescatados en noviembre.
Pese a que desde el BCE indican que se trata de un procedimiento “rutinario”, dirigido a evaluar la forma en que los bancos gestionan su cartera de préstamos en riesgo de mora, la petición hizo saltar las alarmas y avivó la especulación sobre la posibilidad de que se requiriera a las entidades asumir provisiones adicionales o sobre la superviviencia de algunas de ellas en solitario.
Para contener el pánico, el gobierno salió a insuflar seguridad al mercado. En entrevista con medios locales, Renzi aseguró que la solución para los créditos morosos es “relanzar la economía, facilitar que el mercado privado los compre, alentar las asociaciones, fusiones y consolidación de la banca”, dando un claro impulso a la consolidación de un sector muy fragmentado.
Al tiempo, desde el Foro de Davos, el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, aseguraba que el gobierno está manteniendo ya “una muy buena conversación” con la Comisión Europea (CE) para trazar un plan con el que ayudar a los bancos a librarse de la deuda mala, al tiempo que se toman las medidas nacionales necesarias para facilitar la venta de créditos en riesgo de mora.
El banco malo
Otros países europeos, como España o Irlanda, adoptaron rápidas medidas al principio de la crisis financiera para gestionar estos activos financieros estableciendo vehículos conocidos como “bancos malos”, que están diseñados para adquirir los préstamos incobrables a los bancos y tratar de venderlos. Italia, sin embargo, jactándose de la solidez de su sistema bancario, decidió seguir el ejemplo y, ahora se enfrenta a las estrictas normas de la UE y su plan para crear un banco malo para sanear a la banca privada de activos tóxicos lleva meses bloqueado en la CE. Según Padoan, que se reunirá hoy con la comisaria de Competencia de la UE Margrethe Vestager para tratar el tema, las negociaciónes están centradas en el valor de las garantías, pero no dio detalles sobre la estructura o tiempos de creación. El primer ministro italiano aseguró la semana pasada que “es cuestión de pocas semanas” el anuncio de medidas al respecto.
Imagen foto_00000001

www.df.cl
Publicar un comentario