2016/01/25

Jaime Ruiz-Tagle y debate laboral: “Los servicios mínimos pueden ser insuficientes en algunos casos”

En materia de desempleo, el director de Microdatos de la Universidad de Chile descarta aumentos significativos, siempre y cuando la economía mantenga su actual ritmo de expansión.

Por Narayan Vila
Jaime Ruiz-Tagle y debate laboral: “Los servicios mínimos pueden ser insuficientes en algunos casos”
Es crítico con la reforma laboral y precavido con el mercado del trabajo, ante las expectativas de aumentos en la cesantía este año. Para Jaime Ruiz-Tagle, director del Centro de Microdatos de la Universidad de Chile, hay un elemento clave: el desempleo -contra todos los pronósticos- no se ha disparado, pese a que la economía ha crecido al 2% durante los últimos dos años y se encamina hacia un tercer período con similar ritmo de expansión.
Sobre la reforma laboral que se tramita en el Senado, el economista tiene una posición clara en lo relativo a uno de sus pilares, que es la huelga efectiva. El reemplazo interno debe ser considerado por el gobierno, sostiene, en función de cautelar el correcto funcionamiento de las empresas.
Los servicios mínimos, advierte, pueden ser insuficientes, por lo que sugiere establecer “una escala de grises” y no una reforma laboral en blanco o negro.
- A mediados del año pasado, en una carta que firmó junto a 8 expertos, solicitó permitir el reemplazo interno en la huelga. ¿Mantiene esa posición?
- La reforma laboral y el reemplazo es bastante complejo. Lo que firmamos fue una carta donde la evidencia internacional muestra que hay una serie de países, y la misma OIT, que recomiendan fórmulas en que, si bien exista un poder negociador importante de los sindicatos, no implique costos desmedidos en el funcionamiento de las empresas y su capacidad productiva. Probablemente, los mismos trabajadores pueden perder su empleo, en una situación donde pueden hacer quebrar la empresa.
- ¿Eso no se asegura con los servicios mínimos y los ajustes en turnos y horarios que aprobó la comisión de Trabajo del Senado?
- Más allá de generar un marco regulatorio en blanco o negro, se debe establecer una escala de grises, donde efectivamente se puedan buscar mayores o menores posibilidades de reemplazo, dependiendo de las distintas situaciones que puedan tener las empresas y las características de sus trabajadores.
- Le insisto: ¿los servicios mínimos no aseguran eso?
- Depende de las empresas y de cómo se defina eso. Puede haber servicios mínimos que en algunos casos sean suficientes, en otros casos no, dependiendo de qué se entienda por servicio mínimo para cada una de ellas.
- ¿El proyecto considera todos esos incentivos de negociación para evitar la huelga?
-Por ley no se pueden arreglar todos los problemas. Acá lo que se requiere es una voluntad y trabajo permanente de trabajadores y empleadores. En la medida que a los trabajadores se les entregue, a través de una reforma laboral, una capacidad negociadora un poco más importante, se van a ir ganando espacios progresivos y permanentes, de manera de buscar un diálogo para evitar caer en la huelga. Más que pensar en cuáles son las condiciones en que se generan las huelgas, es cómo evitamos que se generen huelgas al interior de las empresas. Para eso tenemos que tener trabajadores bien pagados, bien capacitados, que trabajen en buenas condiciones, tengan turnos adecuados, espacios de trabajo con seguridad y con protección.
- ¿Qué opina de que la NM aún no logre un acuerdo y que la tramitación de la reforma lleve más de un año?
- Las incertidumbres en general no son buenas. No obstante, estamos hablando de cambios importantes y tendrán que tomarse el tiempo que sea necesario. Todos los cambios en las políticas públicas requieren de tiempo de discusión y en la medida que los actores participen, vamos a tener un mejor resultado.
Mercado laboral
- Las cifras de desocupación son buenas, pero hay dudas sobre la calidad del empleo. ¿Cuál es la realidad de esta variable?
- Una forma de aproximarse es mirar la composición. Lo que nosotros observamos es que los trabajadores por cuenta propia crecieron en el margen, pero los empleadores cayeron bastante. Por otro lado, los ingresos de los trabajadores independientes siguen siendo mayores -en general- a los trabajadores asalariados. Por lo tanto, no observamos un deterioro sistemático de la calidad del empleo.
- Estas cifras positivas de desempleo, ¿hasta cuándo se mantienen? En consideración de 2 y, eventualmente 3, años de bajo crecimiento.
- Según las proyecciones de los expertos, en 2016 vamos a tener un crecimiento bajo, similar o inferior al que tuvimos en 2015. La historia nos permite entender que, en circunstancias en que hay un crecimiento relativamente bajo pero positivo, el mercado laboral no ha tenido un deterioro particularmente importante.
Por lo tanto, uno no debiera esperar, si es que hay un crecimiento positivo, un deterioro muy importante del mercado laboral. Sí, probablemente, vamos a tener una situación no tan benevolente como en los últimos dos años, pero no tendría que ocurrir una situación catastrófica, como la de 2009.

EN CASEN 2015 "NO DEBERÍA HABER NINGÚN DUDA"

Este domingo 31 de enero concluye el trabajo de campo de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) 2015, etapa que está a cargo del Centro de Microdatos de la Universidad de Chile, que dirige Jaime Ruiz-Tagle.

Durante el levantamiento de información "han existido dificultades, pero que han sido superadas", reconoce el economista, quien evita entregar mayores detalles al respecto. Ruiz-Tagle también se desentiende de la presentación de los resultados y subraya que esto depende del Ministerio de Desarrollo Social. Eso sí, recuerda que "históricamente, los datos se publican en el segundo semestre".

Para Ruiz-Tagle, la publicación de la Casen 2015 no debería estar acompañada de ninguna duda, en ninguna de sus etapas, ya que el episodio de 2012 (cuando los datos de la medición 2011 fueron cuestionados por la inclusión de una pregunta que redujo las cifras de pobreza) está completamente superado.

- ¿Ese capítulo podría generar algún grado de desconfianza con la Casen 2015?

- El levantamiento de información nunca ha estado bajo cuestión, lo que generó problemas el 2012, con los resultados de la Casen 2011, fue la interpretación de las variables de ingreso, a utilizar en la medición de los datos de pobreza. En los resultados de 2013, se presentaron una serie de otros indicadores, se cambiaron ciertas metodologías y esa discusión se cerró. No tiene por qué haber una situación similar ahora.
www.df.cl
Publicar un comentario