2015/12/19

CASO LA POLAR: $700 MILLONES DE MULTA PARA EX EJECUTIVOS

Imagen foto_00000002

El Segundo Juzgado de Garantía de Santiago confirmó las penas de 5 años de presidio (remitidos) y el pago de millonarias sumas de dinero a los ex ejecutivos de La Polar, Pablo Alcalde, María Isabel Farah y Julián Moreno, quienes el lunes pasado se sometieron a juicio abreviado. 

Los tres fueron acusados por la Fiscalía Centro Norte de cometer diversos ilícitos con motivo de las repactaciones unilaterales que realizó la empresa del retail entre 2006 y 2011. 

Tras el juicio abreviado del lunes, en el que los acusados reconocieron responsabilidad en los hechos por los fueron acusados, el tribunal dictó hoy sentencia condenatoria y otorgó a los imputados el beneficio de la libertad vigilada. 

Luego de conocer la sentencia condenatoria, el fiscal a cargo del caso, José Morales, destacó que se trata de la primera condena por lavado de dinero proveniente de delitos contemplados por la Ley de Mercado de Valores. 

Además, señaló que es la primera condena por los delitos de declaración maliciosamente falsa (Ley de Mercado de Valores) y declaración maliciosamente falsa sobre la conformación del capital de una empresa (Ley general de bancos). 

Estas condenas que contemplan el comiso de bienes, bonos y dinero, permitirá además a los querellantes seguir adelante con las acciones civiles de indemnización de las víctimas. 

LAS CONDENAS 

Pablo Alcalde Saavedra, ex presidente de La Polar, fue condenado como autor del delito de entrega de información maliciosamente falsa al mercado; además, la Fiscalía obtuvo su condena como como autor del delito de lavado de dinero y como autor del delito de declaración maliciosamente falsa. 

Por estos ilícitos el tribunal concedió la pena solicitada por la Fiscalía Centro Norte y lo condenó cinco años de presidio y al pago de $220 millones, que fue lo que el imputado recibió por concepto de bonos. 

Durante la audiencia del lunes, Alcalde entregó voluntariamente de $155 millones para reparar el mal causado a las víctimas. Accediendo a la solicitud de las defensas, el tribunal le concedió la libertad vigilada. 

Por su parte, María Isabel Farah fue condenada por los delitos de entrega de información falsa al mercado, uso de información privilegiada, lavado de dinero y declaración maliciosamente falsa sobre la conformación del capital de una empresa. 

Por estos delitos fue condenada a 5 años de presidio y el comiso de $228 millones que la imputada recibió por concepto de bonos más el mayor valor que recibió por medio de la venta de acciones. 

Julián Moreno, en tanto, fue condenado por los delitos de entrega de información falsa al mercado, uso de información privilegiada, lavado de dinero y declaración maliciosamente falsa sobre la conformación del capital de una empresa. 

La pena para Moreno fue de 5 años de presidio y el comiso de $228 millones, que correspondían a dineros que recibió por concepto de bonos más el mayor valor que recibió por medio de la venta de acciones. También se le concedió la libertad vigilada. 

OTROS CONDENADOS 

En este caso también fue condenado el ex gerente Nicolás Ramírez, quien fue sentenciado a la pena de cinco años de cárcel por los delitos de entrega de información maliciosamente falsa al mercado; uso deliberado de información privilegiada; declaración maliciosamente falsa en la escritura de emisión de valores de oferta pública y obtención fraudulenta de créditos suministrando datos falsos o maliciosamente incompletos. 

Tras dictar la condena el tribunal le aplicó a Ramírez el beneficio de la libertad vigilada. 

Además, se suma el ex gerente de informática de la Polar, Pablo Fuenzalida May, quien fue sentenciado a la pena de dos años de presidio como autor del delito de uso de información privilegiada y cómplice de entrega de información falsa al mercado. 

Junto con la pena de dos años de presidio remitido, Fuenzalida fue sancionado con una pena que lo inhabilita por dos años para desempeñarse en cargos del mercado de Valores. 

Asimismo, fueron suspendidos condicionalmente los acusados con menor responsabilidad en el caso. La salida se aplicó a Ismael Tapia Vidal y Marta Bahamondes, acusados como cómplices del delito de entrega de información falsa al mercado, y a Martín González, acusado por el delito de declaración maliciosamente falsa para valores de oferta pública, para quienes se pedía una pena de 541 días de presidio. 

La suspensión condicional, que se fijó por el plazo de un año, establece como condiciones para los tres acusados cumplir 60 horas de trabajo comunitarios, colaborar con la investigación de la Fiscalía, no comunicarse con los otros acusados y fijar domicilio. 

Esta misma salida se aplicó a Santiago Grage.

Aton
Publicar un comentario