2015/11/27

Miguel Schweitzer: “Lo que tiene que hacer Insulza es demostrar que siempre Chile ha estado disponible para negociar”

El abogado cree que al nuevo agente le saldrá natural abarcar más el plano político comunicacional, a diferencia de su antecesor Felipe Bulnes.

Por Víctor Hugo Moreno
Ex canciller Miguel Schweitzer: “El cambio de agente por la naturaleza de los personajes, necesariamente va a conllevar un cambio en la forma de cómo se manejará el tema”.
En algún momento este problema histórico que se tiene con Bolivia debe tener una solución definitiva por medio de una negociación. Esa es una de las tesis centrales que maneja el ex canciller y ahora decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Finis Terrae, Miguel Schweitzer.

El abogado, en conversación con DF, entrega su visión sobre los elementos que el nuevo agente José Miguel Insulza debe tener en cuenta para su cometido, tanto en lo político-comunicacional como también en lo jurídico.

- ¿Qué señal está dando el gobierno con la llegada de Insulza como agente?
- Lo primero, no sé qué tengo que hacer: si lamentar el retiro de Felipe Bulnes o alegrarme por la designación de José Miguel. El ideal habría sido tener a los dos, pero no se puede tener todo en la vida.
Frente a su pregunta, si es una señal, no lo creo. Simplemente, las cosas ocurren y no tienen a mi juicio una gravedad sustancial. Siempre es mejor que las cosas no cambien cuando se están haciendo bien. Felipe Bulnes cumplió la etapa de la excepción preliminar, a mi juicio, muy bien. Es cierto que mejor habría sido que la corte acogiera nuestra objeción, pero nadie puede dudar que hoy día producto de la excepción, primero, Bolivia tuvo que cambiar el petitorio, porque si mantenía el petitorio de una salida soberana implicaba que perdía la causa a nivel preliminar. Allí, hay un punto positivo. Y lo segundo, es que logramos conocer más menos el pensamiento del tribunal, lo que permite una mejor y más adecuada defensa. Y naturalmente, que no se perdió nada, salvo el aspecto político comunicacional, donde Bolivia aparece triunfando y lo medios asimilando esto a un partido de fútbol que perdimos 14-2.

- ¿Qué le parecieron los argumentos esgrimidos por Felipe Bulnes para informar su renuncia?
- La carta de renuncia de Bulnes la habría mantenido en reserva. El hecho de haberla publicado no fue acertado. Dicho eso, se ha malinterpretado el dicho de Felipe Bulnes sobre la falta de cohesión. Lo que él reclama -o, más bien, hace presente- es que mucha gente no entendió el sentido del fallo. Él cree que eso no se entendió, y eso lo interpreta como una falta de apoyo. Y con una visión de Estado -no obstante lo que significa ser el representante del país, tener a su cargo la defensa de los intereses del país-, él está dispuesto a dar un paso al lado, porque encuentra que quien quiera que esté en la defensa debe tener el apoyo irrestricto de todos los sectores.

- ¿Hubo pleno consenso al momento de presentar las objeciones?
- Entre ex cancilleres hubo consenso. Originalmente, siempre fui partidario de interponer la excepción dada mi condición de litigante, soy abogado. Es decir, cuando uno tiene un recurso no ejercerlo es prácticamente no cumplir con la obligación. Ahora, no necesariamente cada vez que haya un recurso, uno lo ejercita, pero en este caso era ¡tan obvio! Los que efectivamente no eran partidarios fueron los abogados internacionales y eso a mí también me pasó, cuando he estado en otros asuntos internacionales, los abogados (internacionales) son muy cuidadosos y ejercen estos recursos cuando tienen la casi certeza de que ganarán.

- ¿José Miguel Insulza viene a dar un giro comunicacional, como desde muchos sectores se está pidiendo para esta etapa del juicio?
- El cambio de agente, por la naturaleza de los personajes, necesariamente va a conllevar un cambio en la forma de cómo se manejará el tema. Felipe (Bulnes) es un abogado de los mejores litigantes que hay en Chile, eso sin duda, y no pudo haberse hecho mejor la tarea de cómo se llevó a cabo, formalmente, sustancialmente. Pero no cabe duda que esa forma estructurada, esa manera formal, armada, no le va al carácter de Insulza, quien -al igual que Bulnes- es académico, posgraduado, y se agrega que Insulza ha tenido exposición política, fue ministro, estuvo en la OEA, y tiene además el agregado político y le va a salir natural ir a la cosa política y comunicacional.
También José Miguel Insulza tiene una ventaja: está en condiciones de poder dedicarle tiempo completo, dedicación exclusiva, lo que en definitiva puede terminar con un Insulza radicado en Bruselas.

- ¿Cuál es la principal tarea para Insulza en su labor de agente?
- La base fundamental que tenemos nosotros es seguir sosteniendo que una sesión de soberanía como un regalo o ceder soberanía, no tenemos por qué hacerlo. Tenemos un tratado que está vigente y que no se ha denunciado; además, ningún tribunal puede obligarnos. Hay que demostrar que Chile nunca ha dejado de estar disponible para darle a Bolivia una salida práctica, real, efectiva al mar. Es más, si Bolivia insiste en querer ver una salida soberana al mar, también podemos estar dispuestos, pero negociándola, porque regalarle terreno -porque eventualmente ese terreno fue de ellos-, es impensable.
Si lo que se pretende es que se regale soberanía, no lo van a encontrar y eso hay que estar dispuesto a defenderlo con un argumento simple: es título de Chile, hay un tratado vigente, lo que tiene que hacer José Miguel es demostrar que siempre Chile ha estado en disponibilidad de negociar.

- ¿Insulza puede opacar la figura del canciller Heraldo Muñoz?
- No, son dos personajes -tanto José Miguel Insulza como Heraldo Muñoz- que tienen pedigrí político, tienen currículo, exposición internacional; son absolutamente paralelos. Cuando uno es canciller hay muchas cosas, hay mucha gente que es igual o superior a uno, pero no por ello van a estar invadiéndoles las esferas de acción. Insulza lo que tiene que hacer es dar sugerencias, porque lo que se trata es de solucionar los problemas, no de agravarlos.
La ventaja que tenemos ahora es que podremos hacer una acción de defensa diferente de la que se hizo, que fue acotada a la competencia, no podíamos meternos en nada del fondo, porque si nos metíamos, la corte debía dejar todo al final.

"SE VA A TENER QUE EVALUAR EL ROL DE LA PRESIDENTA BACHELET"
La batalla comunicacional entre La Paz y Santiago ha tenido un sólo vocero desde Chile, el canciller Heraldo Muñoz. A esta tarea ahora se sumó José Miguel Insulza. Sin embargo, muchos todavía sostienen que la propia presidenta Michelle Bachelet debiese tener un rol más protagónico. En ese aspecto, Schweitzer piensa que se debe analizar su rol, pero sin caer en las estridencias de Evo Morales y, en ese aspecto, apuesta por tener una política más proactiva en algunas circunstancias.

- ¿Cómo se podría alcanzar una negociación real y con resultados para dar una salida al conflicto?
- Lo que falta acá es, primero, educación en ambos pueblos, en Chile para demostrar que la intangibilidad de los tratados si bien es cierta, pero al igual que los contratos puede modificarse de común acuerdo, los tratados también, pero no unilateralmente. En Bolivia también tienen que educar y decir: nosotros no podemos, porque en un momento fuimos los soberanos en ese territorio, pedir que nos devuelvan simplemente algo, nosotros también tenemos que entregar algo a cambio. Tiene que haber un doutdes "yo doy esto y tú me das lo otro", y allí el mayor punto que tenemos nosotros, y es una de las líneas que va a desarrollar José Miguel es de la cooperación regional, internacional y el hecho de buscar fórmulas que nos beneficien a los dos países.

- ¿Cómo se debe enfrentar de ahora en más la defensa jurídica chilena que impulsará Insulza como agente?
- Hay que preparar la defensa de la tesis chilena sobre la base de la demostración que Chile siempre ha estado dispuesto al diálogo, y que incluso ha propuesto negociaciones que han fracasado por culpa de Bolivia. Lo más trascendente que hay que hacerle presente a la corte es lo que significaría el precedente de darle valor de derecho a una negociación diplomática como acto unilateral. Si lo hiciera la corte, se acaban las negociaciones diplomáticas. Y, por último, está la educación, el tema con los vecinos se tiene que resolver y si es necesario modificar el tratado de 1904 enhorabuena, va a ser en beneficio de ambos pueblos, pero tiene que ser con beneficios recíprocos, no unilaterales. Y si tenemos que traer al Perú este también debe tener algún tipo de beneficios.

- ¿La presidenta Bachelet debe tomar más protagonismo en esta nueve etapa que se abrió este semana como se ha solicitado desde diversos sectores?
-Van a tener que evaluar en cancillería y en presidencia el rol de la Presidenta, porque evidentemente no se trata de bailar al son de la música de Evo Morales, ni ocupar los mismos requisitos pero hay maneras y maneras. El prestigio internacional de Bachelet e Insulza, comparado a los de los gobernantes bolivianos es mayor, hay más solvencia, más credibilidad. Se le puede sacar más el provecho a ese prestigio, de forma inteligente, pausada, no estridente y, en ningún caso reactiva, sino que proactiva a lo mejor proponiendo ciertas cosas en diversas circunstancias y no simplemente como respuesta a Bolivia.
www.df.cl
Publicar un comentario