2015/11/27

Gobierno monitorea proceso de quiebra de Abengoa: Bci y Bice serían los más expuestos

Desde la compañía señalaron que las plantas de continúan operando con normalidad y, en la actualidad, no está previsto detenciones.

Por A.Pozo y A. Astudillo
420 MW tienen Atacama 1 y 2. El primero estará listo en 2017.
Entre aplausos y palmoteos en la espalda terminó la adjudicación de contratos eléctricos durante la última licitación de suministro efectuada por el gobierno a principios de noviembre, donde uno de los ganadores, la española Abengoa, enfrenta hoy una compleja situación.

El miércoles, la firma se acogió al mecanismo de protección de acreedores, paso inicial del proceso de quiebra en la ley española, luego de que Gonvarri, filial del grupo industrial Gestamp, desistiera de invertir 350 millones de euros en la multinacional a cambio del 28% del capital tras no conseguir el apoyo de la banca para tomar el control.

El proceso, que de fallar llevaría a que la firma se constituyera en la mayor quiebra de la historia en España, compromete pasivos totales por 27.356 millones de euros (unos US$ 29.054 millones) a septiembre.
Aunque todo este proceso sucede a casi 11 mil kilómetros de distancia, en el plano local hay cierta preocupación por las implicancias que pueda tener en el país.

Desde el gobierno señalan que el tema está siendo monitoreado por la autoridad energética, a través de la Comisión Nacional de Energía, pues la filial local de la multinacional se adjudicó 25% de los 1.200 GWh subastados en la última licitación, los que deben comenzar a ser suministrados en 2017.

La firma tiene proyectos solares en desarrollo, los parques solares Atacama 1 (en construcción) y 2 (con permisos aprobados), que suman una capacidad de 420 MW, y en los cuales invertirá unos US$ 1.200 millones por cada uno.

Consultada la compañía, señaló que "las plantas de Abengoa continúan operando con normalidad y, en la actualidad, no está previsto que se lleven a cabo paradas en las mismas".

Cercanos a la compañía descartan que la situación en España pueda traer problemas a Atacama 1, que es la más avanzada. Esto, porque en esa sociedad participa un inversor en infraestructura y energía. Además, señalan las fuentes, el riesgo para que no se cumpla el contrato de suministro adjudicado por el gobierno es bajo, ya que la generación de Atacama 1 sería equivalente al contrato.

Pero Abengoa también tiene otros negocios en el país. Opera en el segmento de transmisión, y a mediados de mes se adjudicó -en licitación pública- contratos por US$ 180 millones adicionales para la construcción de dos nuevas líneas de transmisión, una subestación y la ampliación de una línea ya existente.

Cercanos a la compañía dicen que dado que estas son obras a terceros, es poco probable problemas de financiamiento.
Acreedores

Según información publicada en España por Expansión, Abengoa tiene dentro de sus acreedores a unos 200 bancos, entre los cuales se encuentran varios locales.

Los más expuestos son el Bci, con el cual mantiene una deuda por unos 130 millones de euros, seguido por el Bice, con 45 millones de euros.

Más atrás se encuentran CorpBanca (40 millones de euros) y Banco de Chile (5 millones de euros).
También figuran entre los mayores acreedores entidades que operan en Chile, como Santander (1.550 millones de euros) y BTG Pactual (415 millones de euros).

MOODY'S REBAJA CLASIFICACIÓN
El proceso de reorganización para evitar la que sería la mayor quiebra de la historia económica de España, no para de traer malas noticias para la firma. Esto porque ayer Moody's bajó dos escalones la clasificación de la firma, desde B3 a Caa2, según consignó Expansión. 

Esto se explica por "una alta probabilidad de impacto y pérdidas" para los acreedores. Esta no es la única baja en la clasificación de la firma andaluza, porque Fitch también hizo algo similar, dejándola en CC, equivalente a un alto riesgo de crédito con probabilidad de impago.

En la bolsa, dada la situación, el desempeño de los títulos ha sido paupérrimo. Ayer la acción bajó 40%, mientras que el miércoles cayó 53%. De esta forma, desde el peak de abril las acciones han caído 90%.

Expansión señaló que la capitalización bursátil se desplomó por debajo de los 350 millones de euros, menos que el capital que iba a inyectar el grupo Gestamp hace unos días -pero que finalmente no se concretó- a cambio del 28% del capital del grupo.
www.df.cl
Publicar un comentario