2015/11/24

Francia busca combatir el terror sin armas

En los últimos días, distintos intelectuales han empezado a exigir soluciones que vayan más allá de la seguridad y la defensa.
not_in_my_name_getty
El ministro de Economía de Francia, Emmanuel Macron, ha sido el primero en desmarcarse del tono marcial que el Ejecutivo francés ha utilizado en los últimos días, luego de los terribles ataques terroristas sufridos el viernes 13 de noviembre.
“Con el pretexto de que alguien lleva barba o tiene un nombre que suena musulmán, tiene cuatro veces menos posibilidades de tener una entrevista de trabajo”, dijo Macron.
“No estoy diciendo que esa sea la raíz del yihadismo, que es la locura humana y la mente totalitaria y manipuladora de algunos. Pero existe un caldo de cultivo, y ese caldo de cultivo es nuestra responsabilidad”, añadió.
En los últimos días, distintos intelectuales han empezado a exigir soluciones que vayan más allá de la seguridad y la defensa, capaces de paliar “una integración social que no funciona y una modernización social defectuosa”, como ha señalado el filósofo Jürgen Habermas en Le Monde.
En un plano simbólico, el atentado ha evidenciado el conflicto entre dos juventudes opuestas: los favorecidos y los marginalizados.
Por otro lado, los sondeos confirman que la inmigración ya no es solo percibida como un peligro económico, sino también como un síntoma de erosión de la identidad cultural francesa.
Además, según una encuesta realizada por el instituto público de estadística en 2008, el 42% de los inmigrantes se decían víctimas de discriminación. Entre los hijos de inmigrantes, el porcentaje se elevaba hasta el 58%.
Revise el artículo completo en El País.
Publicar un comentario