2015/11/29

China podría conseguir la inclusión del yuan en la cesta de divisas del FMI

Las perspectivas de que el Fondo Monetario Internacional tome la decisión en su reunión del lunes son buenas, después de que la directora gerente, Christine Lagarde, se pronunciara a favor.


Hubo que esperar, pero todo apunta a que mañana China conseguirá un objetivo que persigue desde hace tiempo: la inclusión de su moneda, el yuan, en la cesta de divisas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Las perspectivas de que el FMI tome la decisión en su reunión del lunes son buenas, después de que la directora gerente, Christine Lagarde, se pronunciara a favor. La moneda china pasaría así a formar parte de los Derechos Especiales de Giro (SDR, por sus siglas en inglés), la moneda nominal del FMI, lo que sería un aliciente para las exportaciones chinas.

El FMI basa sus cuentas también para sus ayudas financieras en estos SDR. Hasta ahora forman parte de la cesta el dólar estadounidense, el euro, la libra británica y el yen japonés.

"De esta forma, el FMI le otorga a China una mayor relevancia", señala el economista Mei Xinju. "Es un paso más que fortalece la confianza en el yuan como moneda internacional".

Sin embargo, incluso sin el apoyo del FMI China ha dado muchos pasos en los últimos años en dirección a su objetivo: quitarle al dólar su dominio como moneda en los mercados financieros y establecer al yuan como la otra gran divisa mundial.

Desde 2009, Beijing ha sellado en total 39 acuerdos Swap con otros países. Donde antes los negocios con los socios comerciales se hacían en dólares, ahora el intercambio es directamente en su propia moneda.

El yuan también se ve impulsado por el actual proyecto de la "Nueva Ruta de la Seda", una red comercial global que espera conectar en el futuro a más de 60 países.

Para ello, China invierte a nivel internacional miles de millones en carreteras, líneas ferroviarias y puertos. "Una parte cada vez mayor de estas inversiones ya no se hace en dólares, sino directamente en yuan", afirmó la experta en divisas china Zhang Monan.

El yuan se está instituyendo como moneda de inversión, lo que implica que los extranjeros invierten su dinero cada vez más en productos financieros que cotizan en yuan. La semana pasada, por ejemplo, empezó a funcionar la Bolsa Germano-China en Frankfurt, en la que se negocian 200 productos financieros en moneda china.

El intento de Pekín de mover a otros países a comerciar en yuan está dando frutos. En agosto de 2012 la divisa era la número 12 entre los principales medios de pago internacionales, mientras que en la actualidad es la número cuatro, por delante del yen japonés.

Pese a ello, ocupa un lugar pequeño en comparación con el trío principal: según las estimaciones más actuales, un 2,79% de todos los pagos internacionales se hacen en yuan, frente a un 44,8% en dólares, 27,2% en euros y un 8,5% en libras esterlinas.

www.emol.com
Publicar un comentario