2017/02/23

Aracoop, una apuesta por la economía social

El plan impulsado por la Generalitat de Catalunya aglutina a más de 100 instituciones públicas y privadas
Durante 2017 se dará apoyo y seguimiento continuo a 75 nuevas empresas
También se crea la figura del Ateneo Cooperativo, de los se abrirán diez este año
<Presentación del programa Aracoop, en Barcelona. No sabemos cómo será el futuro del empleo, pero lo que está claro es que la juventud –que protagonizará el empleo del futuro– ya no quiere trabajar como antes. Cada vez es más sabido que para muchos jóvenes ya no es una opción el típico modelo de ir a buscar empleo y golpear 50.000 puertas, hasta que –tal vez sí, tal vez no–, se abra una que permita obtener un salario precario.

Los jóvenes se están organizando. El cooperativismo en particular, y la economía social en general, se vislumbran cada vez más como una de las fórmulas de organización idóneas para los nuevos tiempos.
Aunque todavía queda mucho camino por recorrer en muchos lugares, los gobiernos están comenzando a verlo. Se está empezando a apostar por la economía social de verdad.
Catalunya es un ejemplo de ello. La evolución del dinero destinado a la economía social en esa comunidad autónoma ha pasado de 1,5 millones de euros en 2014 a  6 millones en 2016. Pero eso no es todo. Los presupuestos de 2017 prevén un gasto de 14 millones de euros para desarrollar proyectos durante 18 meses. Parte de ese dinero proviene del aumento de la partida en el anteproyecto de presupuestos de la Generalitat de Catalunya para gasto social, y están incluidos en el plan de choque contra la pobreza.
Las empresas de economía social son aliadas importantes contra la pobreza, según lo reconocen las mismas Naciones Unidas, que las han incluido como una herramienta de base para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
En España nunca antes ninguna comunidad autónoma había destinado tanto esfuerzo al desarrollo de la economía social. Además de los fondos de la Generalitat, se destinarán en Catalunya a la economía social otros 2 millones de euros, provenientes de presupuestos estatales para el desarrollo del sector, y se continuará con las líneas de subvención financiera en forma de avales que para 2016 ascendieron a otros 18 millones (normalmente este dinero no se gasta porque en general las empresas de economía social tienen bajos niveles de morosidad).
Una ambición muy social
El plan de trabajo es muy ambicioso: el programa Aracoop 2016-2017, que acaba de presentarse en Barcelona, reúne a más de 100 instituciones públicas y privadas implicadas en promover la economía social y tiene este año, como ningún otro hasta el momento, un sinfín de actividades programadas.
¿Por qué? "Por muchos motivos, pero principalmente por el hecho de que las economías más avanzadas se vertebran fomentando la economía social como modelo que promueve nuevas formas colaborativas de consumir, producir, gestionar y relacionarse", explica el director general de Economia Social, el Tercer Sector, las Cooperativas y la Autoempresa de la Generalitat, Josep Vidal i Fàbrega. "En los tiempos actuales han surgido con garantías muchos proyectos empresariales de economía social y cooperativos con valores que revierten en una economía adaptada a las nuevas necesidades, sostenible, de arraigo en el territorio y en donde todos ganan".
El programa Aracoop identifica y aglutina todas las actuaciones que se llevan a cabo por parte del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias para fomentar y promocionar la economía social y cooperativa en Catalunya. Aracoop no es nuevo, pero nunca se ha hecho como hasta ahora. Este año incluye novedades como la creación de un Consejo Asesor, formado por la Dirección General de Economía Social, el Tercer Sector, las Cooperativas y la Autoempresa, la Confederación y las Federaciones de Cooperativas y la Confederación del Tercer Sector.
Durante 2017 van a dar apoyo y seguimiento continuo a 75 nuevas empresas que tengan una idea de negocio y se amplía la oferta universitaria con créditos optativos sobre economía social y tercer sector. Además,  se ha lanzado un concurso que reconoce los mejores trabajos universitarios de final de grado y final de máster y se ha creado un nuevo postgrado en gestión de empresas de economía social.
Por otro lado, las empresas del sector en Catalunya pueden contar con un nuevo servicio de apoyo a la internacionalización: el servicio aracoop internacional. Se ayudará a las empresas a abrirse a los mercados internacionales a través del acompañamiento de las Oficinas Exteriores de Comercio e Inversiones del programa de apoyo empresarial Acció.
Otra de las actividades es el acompañamiento de expertos en los procesos de innovación mediante un apoyo estratégico individual en aspectos como la creación de valor, el modelo de negocio y el cambio organizativo. También se han multiplicado los recursos destinados a la comunicación y difusión de la economía social.
Ateneos Cooperativos
Otra de las novedades de Aracoop es la creación de la Red de Ateneos Cooperativos en toda Catalunya. Se trata de espacios de encuentro, coordinación, aprendizaje, innovación, creación y asesoramiento de empresas de economía social en cada territorio. Este año se prevé la creación de 10 ateneos cooperativos, que cuentan con un presupuesto global de 3,3 millones de euros.  Además, la Generalitat busca impulsar proyectos singulares que sirvan para fomentar la reactivación económica y el empleo con iniciativas innovadoras de alto valor añadido. Hay escogidos ya 15. Uno de ellos, por ejemplo, es el del Grup Cooperatiu Clade, que tiene como objetivo la transformación en cooperativa de empresas proveedoras de agua en varios pueblos catalanes. Existe ya una experiencia, el de la Comunitat Minera Olesana, una entidad fundada el 8 de diciembre de 1868. La idea es multiplicar esta experiencia.
Otra de las propuestas, que ya este año cumple su segunda edición, es Capitalcoop. Se trata de una iniciativa, impulsada por la Generalitat, el sector cooperativo y varias entidades financieras que facilita subvenciones a las personas físicas y a las cooperativas o sociedades laborales que hayan hecho una aportación de capital social en la empresa cooperativa o sociedad laboral de la que sean socias, siempre que esta aportación no sea retribuida. Con ello se facilita también la financiación de cooperativas y sociedades laborales, gracias al incremento de sus fondos propios y, por tanto, a una mejora de su solvencia financiera. La idea de Capitalcoop es capitalizar a las cooperativas.
Por último, desde Aracoop dan apoyo a las entidades representativas de la economía social y cooperativa; y presentan otros programas para facilitar y mejorar la financiación de la economía social. Esto se suma a las ayudas a la incorporación de personas socias en cooperativas y sociedades laborales, y a la contratación de jóvenes por parte de la economía social en el marco de la Garantía Juvenil.
http://www.eldiario.es/
Publicar un comentario