2016/06/09

NM explora vía de coexistencia entre sindicatos y grupos transitorios y relativiza la idea de la titularidad

La necesidad de consensuar la reforma constitucional obligaría al bloque a moderar el rol preferente de los colectivos sindicales. Oficialismo confía en poder convencer a la oposición.

Por N. V. Caviedes y K. Peña
NM explora vía de coexistencia entre sindicatos y grupos transitorios y relativiza la idea de la titularidad
Titularidad sindical “en la medida de lo posible” es el camino que explora la Nueva Mayoría, para la reforma constitucional que pretende otorgar “preeminencia” a los sindicatos en la negociación colectiva.
Así tiene que ser, según los líderes del bloque, porque la aprobación de una modificación constitucional debe tener el respaldo de parlamentarios de la oposición, que -hasta el momento- han mantenido inalterable su convicción de que sindicatos y grupos negociadores deben gozar de los mismos derechos y atribuciones, contraviniendo convenios internacionales y la legislación comparada.
Ayer, en la Secretaría General de la Presidencia, se reunió por primera vez el equipo técnico encargado de elaborar una propuesta constitucional. El encuentro contó con la presencia del diputado Matías Walker (DC); los senadores Juan Pablo Letelier (PS) y Andrés Zaldívar (DC); y el ministro Nicolás Eyzaguirre, quien toma cada día mayor protagonismo en la reforma laboral. También asistieron abogados de los ministerios de Trabajo, Hacienda y la Segpres; y asesores de los partidos de la NM.
Al término de la cita, el senador Letelier señaló que el objetivo es elaborar “una reforma que reconozca la importancia y el rol de los sindicatos en las relaciones laborales”. Un papel preferente, según complementó el diputado Walker, “sobre todo en las materias más sensibles”.
La fórmula que estaría explorando el gobierno con sus partidos, según actores que participaron en la cita de coordinación, es una reforma constitucional que establezca prerrogativas exclusivas para la negociación colectiva con sindicatos, como los pactos de adaptabilidad, la extensión de beneficios y los servicios mínimos. La facultad de tener fuero podría extenderse a los grupos negociadores, al igual que el ejercicio del derecho a huelga. Esto se sustentaría en el artículo quinto del Convenio 135 de la OIT, ratificado por Chile en 1999, que estipula: “Cuando en una empresa existan representantes sindicales y representantes electos (grupos negociadores), habrá de adoptarse medidas apropiadas para garantizar que la existencia de representantes electos no se utilice en menoscabo de la posición de los sindicatos interesados o de sus representantes”.
Así, se relativizaría la titularidad sindical del proyecto de reforma laboral -que permitía la negociación de grupos única y exclusivamente cuando no existía sindicato en la empresa- y se normaría la creación y procedimientos de los grupos negociadores.
Incluso, se podría entregar rango constitucional a estos colectivos transitorios. “No se descarta nada, en la línea de buscar un acuerdo para aprobar la reforma constitucional. Los grupos ya fueron reconocidos por el fallo del TC, que no nos gusta, pero lo tenemos que respetar. La semántica podrá discutirse, pero el principio es reconocer el rol preeminente de los sindicatos”, puntualizó el diputado Walker. Y es que conseguir 25 votos en el Senado, donde la NM tiene 21; y 8 en la Cámara, donde la titularidad sindical tiene el respaldo seguro de 71 parlamentarios, no es una tarea fácil. Pero, el oficialismo no pierde las esperanzas y tiene herramientas para intentar persuadir a la derecha.
“El fallo del TC abre el camino para que dos o tres trabajadores puedan negociar con huelga, fuero y sin exigencia de quórum, lo que provoca incertidumbre y judicialización”, expresó el diputado Walker.
Con esta inestabilidad en las empresas la NM intentará persuadir a parlamentarios de Chile Vamos e independientes. “Hay muchos actores de oposición que reconocen que el establecer un rol específico e importante para los sindicatos es fundamental para las relaciones laborales”, aseguró Letelier.
RINCÓN SE REÚNE CON EL EMPRESARIADO EN LA OIT
En Ginebra, Suiza, la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, dedicó ayer algunos minutos de su intensa agenda de actividades con autoridades para informar los avances de las negociaciones en torno al proyecto de reforma laboral.
En una reunión bilateral con la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), la secretaria de Estado habría mostrado los esfuerzos que están realizando para cerrar el debate prontamente. Si bien habría declarado que no hay definiciones, ya que los equipos técnicos del gobierno y los parlamentarios continúan trabajando intensamente en una propuesta, sus palabras habrían revelado la premura que tienen las autoridades para encontrar una solución que logre superar los obstáculos impuestos por el Tribunal Constitucional.
Esto, ya que el plazo de cerrar el tema dentro de diez días fue asumido como un imperativo en el Ministerio del Trabajo. Según habría comentado Rincón, la propuesta final (que debiera estar terminada en los próximos días) sería socializada tanto con el mundo de los trabajadores como el empresariado.
De hecho, en la misma línea, hoy la secretaria de Estado sostendrá un encuentro con la plana directiva de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) donde abordaría el devenir del articulado. En el marco de su intervención en la sesión plenaria de la Conferencia Internacional del Trabajo (OIT), Rincón se refirió al proyecto que moderniza las relaciones laborales, señalando que el texto "ha sido objeto de una ardua y profunda discusión que ya se encuentra en su etapa final.
El proyecto busca fomentar el diálogo social en la empresa, para ampliar y enriquecer la negociación colectiva". Asimismo, agregó que "queremos que los trabajadores organizados de manera permanente y estable en sindicatos, puedan conversar y negociar con sus empleadores, para hacer crecer juntos a la empresa en calidad y productividad".
www.df.cl
Publicar un comentario