2016/06/13

Inversión suavizó caída en 2015 gracias a energía e infraestructura

El registro realizado por el gremio fabril reveló que las iniciativas detenidas por obstáculos directos e indirectos disminuyeron 7,6%, revirtiendo la tendencia de los años previos.

Por Denisse Vásquez H.
Inversión suavizó caída en 2015 gracias a energía e infraestructura
El escenario para la inversión en Chile no ha sido el mejor en los últimos dos años: a un menor dinamismo económico e incertidumbre tanto externa como interna, se sumó el ajuste que enfrenta hasta hoy la minería debido al fin del súper ciclo de los commodities. Estos factores provocaron una baja en los planes de inversión, que en 2014 registraron una caída de casi dos dígitos (9,3%).
Y si bien el retroceso se repitió en 2015, la intensidad fue menor, como lo revela la edición 2016 del Catastro de Proyectos de Inversión realizado por la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa). De acuerdo al informe, el año pasado se registraron 849 proyectos de inversión valorados en US$ 173.210 millones, cifra que significó un descenso de 3,2%.
Al igual que en el ejercicio previo, la minería jugó un papel determinante en el retroceso de la inversión, ya que las iniciativas asociadas al sector -que representan 21,4% del total- disminuyeron 30,8% tras caer de US$ 53.645 millones a US$ 37.116 millones, superando así la baja de 24,8% del año anterior.
Este desempeño fue replicado por los rubros de industria, telecomunicaciones y turismo, cuyos montos a invertir cayeron 9,4%, 38,2% y 4,8%, respectivamente.
Sin embargo, dos de los sectores más importantes -que en conjunto representan el 67,5% de la inversión activa total- lograron evitar un descenso más profundo. Uno de ellos fue energía, que por segundo año consecutivo concentró la inversión en el país tras sumar US$ 82.174 millones distribuidos en 411 proyectos, lo que significó un alza de 8,4% en un año.
El otro rubro fue infraestructura. Los proyectos de inversión asociados a este sector sumaron US$ 34.730 millones, con un alza anual de 18%. Esto permitió que la inversión de este sector pasara de representar 16,5% a 20,1% del total en un año.
Servicios y comercio, aunque con un impacto menor, también ayudaron a contener las caídas al reportar un alza de 19,8% y 8,4% respectivamente en los montos asociados a sus iniciativas.
Bajan proyectos detenidos, ¿una señal positiva?
Independiente del rubro o monto involucrado, los proyectos de inversión pueden enfrentar diversas trabas desde su planificación hasta su conclusión. De hecho, en 2015 la inversión anual fue de US$ 243.662 millones, pero de ellos casi el 30% correspondió a inversión calificada como detenida, es decir, que está en pausa tras enfrentar obstáculos directos o indirectos, por lo que no es considerada para los efectos del catastro.
En 2015 las iniciativas de esta categoría disminuyeron 7,6% tras pasar de US$ 76.232 millones a US$ 70.452 millones. ¿La razón? El inicio de grandes proyectos mineros como la fusión que presentó “El Morro” y “Relincho”, que por sí solas registraban una inversión retenida de US$ 3.900 millones y US$ 4.500 millones, respectivamente. Y ahora, tras su restructuración, el proyecto rebautizado como “Corredor” prevé una inversión activa de US$ 3.500 millones.
“Dentro de las razones que propiciaron la baja de proyectos detenidos, pueden haber incidido los esfuerzos por destrabar proyectos por parte del gobierno, aunque esto solo contribuyó a evitar que la caída fuera más profunta”, señaló la Sofofa.
Dentro de los proyectos detenidos, 44,8% se clasificaron como postergados y 40,4% paralizados, mientras que el 14,8% fue finalmente desistido por las compañías.
¿Hay potencial?
Un factor importante al analizar los proyectos de inversión es su etapa de avance, ya que de ahí se desprende su impulso concreto a la economía. De acuerdo al catastro de la Sofofa, el año pasado 173 iniciativas fueron declaradas en construcción, por un monto total de US$ 30.923 millones, representando el 17,9% de la inversión total. En 2014, la cifra alcanzaba el 21,2%.
El grueso de la inversión se concentró en proyectos por ejecutar, con 580 proyectos que sumaron US$ 103.283 millones, el 59,6% de la inversión total. En esta categoría están las iniciativas que son presentadas al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) y los que impulsa la Coordinación de Concesiones del Ministerio de Obras Públicas. De las iniciativas presentadas al SEA, el 41,2% correspondieron a iniciativas aprobadas, mientras el 45,1% se encuentra en proceso de calificación ambiental y 9,8% fueron clasificadas como “otros” por el organismo estatal.
El restante 3,9% respondió a proyectos asociados a concesiones.
Entre los estados de avance también están los proyectos potenciales, que incluyen a las iniciativas anunciadas a diciembre de 2015, pero que no se encuentran registrados a tramitación ambiental o en la lista de concesiones. En esta categoría fueron calificados 96 iniciativas -principalmente de infraestructura, energía y minería- con una inversión estimada de US$ 39.003 millones, tras lo cual su representación dentro del total subió desde 20,4% a 22,5%.
De acuerdo a la Sofofa, en lo anterior también se notaron resultados positivos del esfuerzo de destrabar proyectos. Sin embargo, advierten que el problema es que ellos “no alcanzan a compensar la falta de nuevos proyectos de inversión”.
“Los proyectos potenciales son solo planes e ideas de inversión que las empresas tienen en el mediano y largo plazo, con estudios de prefactibilidad o factibilidad en curso. No obstante, la decisión final de invertir no está tomada y para su concreción dependerá de variados factores, tanto internos como externos”, sentencia.
 Imagen foto_00000002
Imagen foto_00000003

www.df.cl
Publicar un comentario